jueves, 29 de diciembre de 2016

Equipos de ajedrez históricos en Las Palmas.(1) El Ciudad Alta de Schamann.-

Equipos históricos de Ajedrez en Las Palmas. Ajedrez en Ciudad Alta.- Del C.A. Ciudad Alta al Voxson (1961-1983).-


         El ajedrez es un juego-deporte barato. Puede incluso, en un caso extremo, jugarse mentalmente, "ala ciega", aunque lo ideal es hacerlo lógicamente provistos de un tablero y piezas más o menos modestas... Por eso, el ajedrez ha triunfado tanto en los grandes salones como, y quizá más, en los garitos más modestos. En Las Palmas capital, tradicionalmente la rivalidad se dio entre los barrios populares portuarios y la ciudad antigua. Sin embargo, a partir de los años 50, también existió un buen nucleo de aficionados en los barrios altos y populosos de Ciudad Alta.

Blas Rodríguez.- 

El jugador de Schamann más carismático de todos los tiempos sin duda fue Blas Rodríguez González (8/10/29-5/5/2011). Aprendió tarde el juego, hacia los 25 años, pero le bastaron tres o cuatro años para, a fines de los años 50, empezar a hacer frente a los mejores. A principios de los 60, en pugna casi siempre con Juan Rafael Betancort, logró varios títulos de campeón provincial y regional.

Blas se había dejado caer por los ambientes del bar Fabelo y el parque San Telmo en el barrio de Triana, pero era de la calle El Audaz, y posiblemente no era ajeno al grupo que se reunía muy cerca, en el Bar Los Palmeros de la calle Los Ayacuchos, para jugar al ajedrez. Blas ya había colaborado con la naciente Federación de Pierre Dumesnil desde 1959, en aquel mítico torneo del Hotel Cairasco en que Juan Pedro Domínguez venciera a Arturo Pomar, y quedó bajo la protección de Joaquín Sarrautte, que le empleó en la Obra sindical de Educación y Descanso. Por ello, su equipo fue siempre en esos primeros años el de Joaquín Sarrautte, y no se incorporó nunca al más modesto que se gestaba en Ciudad Alta. Las costumbres desarregladas y bohemias de Blas causaban muchos quebraderos de cabeza a Joaquín, a Pierre, al propio Betancort, que aún así le buscaron trabajo de conserje en el club de la Caja de Ahorros a partir de 1967... Luego tuvo que ser cesado... Pero regresó. Abandonadas sus costumbres de aguardiente, el Blas senectó se reincorporó al juego con plena dedicación. El jugador de Schamann era una persona querida. Dicharachero, nervioso, romántico dentro y fuera del tablero, no pasó indiferente nunca por la vida.

David Henríquez recuerda en su blog su última época, el apoyo que le brindó Gregorio Hernández desde sus puestos en la nueva Federación. Estamos en 1992: Hace unos pocos años nos dejó su padre ajedrecístico Gregorio Hernández "Goyo". Recuerdo que siempre estaba pendiente de él y en cada Internacional de El Corte Inglés que arbitraba se interesaba por sus triunfos y era el primero que lo animaba en sus derrotas. Recuerdo que en el año 1992 después de jugar el Open Internacional de Benasque la expedición canaria tomó rumbo a Lanzarote. Cual fue mi sorpresa cuando vi que también jugaba Blas Rodríguez!!!. Seguramente Gregorio y los organizadores de la Sociedad la Democracia creyeron oportuno invitarle al evento. Recuerdo que estaba como un niño con zapatos nuevos, se sentía importante e incluso consiguió llevarse un trofeo que por desgracia se le quedó en una discoteca a la que fuimos al terminar el torneo. Al día siguiente se le comentó que ya se lo enviarían a Gran Canaria, pero Blas se empeño y antes de ir al aeropuerto quiso pasar por el local a llevarse el trofeo personalmente. Así era Blas, su amor por el juego. En 2005 a sus 75 años se le tributó un homenaje por medio de un torneo en el que él mismo participó. Y aún continuó participando en torneos hasta 2010, con ochenta años, siendo un ejemplo de pundonor y dedicación contínua al ajedrez.

Veamos a Blas en 1964, y sus declaraciones con motivo de su campeonato provincial que le valieron jugar el Campeonato de España celebrado en Las Palmas ese mismo año.


 El C.A. Ciudad Alta (1961-1964).- 


Pero al margen de Blas, a fines de los años 50 surgió como digo un nucleo de jugadores que se aglutinaban en el Bar Los Palmeros de la calle Los Ayacuchos. La nueva federación les instó a constituirse en equipo, y lo hicieron enseguida bajo la presidencia del médico D. José Ramos Guerra. El local provisional... ¡el propio bar!. Era un club muy entusiasta y de la calle, que programaba numerosas simultáneas en la plaza, los parques, que se enfrentaba en pruebas no oficiales a otros equipos como La Fraternidad de Telde. Y en 1961 compitieron nada menos que con dos equipos (Ciudad Alta A y B) en el II Interclub provincial, con buen éxito. El jugador más destacado era A. Sánchez, de primera.



Sin embargo, la falta de medios era muy habitual en los equipos de las barriadas populares, y el entusiasmo no bastó para mantener el club. A fines de 1964 dejó de existir. La prensa se hacía eco de su agonía...

El Club La Amistad (1967-1971) y el renacido Ciudad Alta (1973-1974) y luego el Chumberas-Casa de Madrid-Voxson.-


El ajedrez de club renace en los barrios altos sin embargo algunos años después, en 1967, a través de una sociedad juvenil parroquial, la Sociedad La Amistad. Los jóvenes se reunían en plena calle, en la plaza don Benito, y la parroquia les facilita un local pequeño para que puedan juntarse para sus tertulias, y también para jugar al ajedrez. Una simultánea ofrecida por el fuerte jugador J.Fco. Martín impulsó el entusiasmo de los jóvenes ajedrecistas, entre los que se contaban José González Lorenzo e Ildefonso Lasso Pérez. Posteriormente se incorpora Marco A. Campos, que asumirá la presidencia. A partir de 1970 el Amistad compite como club Federado, organiza también numerosas actividades, y hacia 1973 deciden recuperar el histórico nombre de Ciudad Alta. Pero la pérdida del precario local social les obliga a acogerse a una nueva sede facilitada por el barrio Chumberas, y deciden cambiar nuevamente de nombre. El equipo se mantendrá con ese nombre hasta que en 1975 consigan ser esponsorizados por Casa de Madrid, a cuyo local se trasladan. Finalmente, tras el cierre de la Casa de Madrid, Marco A. Campos logró un nuevo sponsor, la firma Voxson, que se mantuvo en competición hasta fines de 1983.

La figura emergente de este grupo será Ildefonso Lasso Pérez, no ya como jugador, sino como federativo y organizador, y especialmente como responsable del Open El Corte Inglés desde 1979 hasta su muerte en 2012.


Sirva este pequeño texto de recuerdo a este grupo de esforzados pioneros del ajedrez de los barrios más populares de la ciudad.



No hay comentarios: