viernes, 14 de septiembre de 2018

Diario del solitario 10. Chica de Formentera.


Diario del joven y el solitario. 10. Chica de Formentera.

Ricardo Moyano. Septiembre 2018.

Para M.C.




  Tardé unos meses en volver a ver al solitario, desde que me entregó el emocionante texto sobre su perrita Lía. Precisamente volvimos a entrar en contacto cuando me pidió que le alcanzara a las cumbres a su pequeña tumba; quería recordarla en silencio. Me explicó que no disponía de coche ni conducía apenas ya, y que recurría a mí en último término, porque sabía que estaba muy ocupado. 

    -Se que ya los jueces no se van a jugar al tenis a la una, como hacían algunos en mi época. Vaya escándalo. Entonces nos salían los problemas de la gente por las orejas, pero ahora parece que lo que les salen son los papeles. Es una pena. Antes poníamos cara al justiciable. 

     -Pues no se antes, pero ahora poner una sentencia es como echar una piedra al mar. No sabemos lo que pasa después, si ha sido un brindis al sol o ha valido para algo. Pero usted, solitario, puede llamarme siempre que yo le sea útil. Por las tardes, al menos, siempre tengo un rato.  Y para usted, más.

    Llegamos a los almendros, y yo me retiré con discreción. Vi como juntaba las manos sobre su frente, junto a la pequeña tumba. Al rato le vi venir, animoso. Sonreía. Parecía estar en paz consigo mismo, o con su querido animal, y me palmeó la espalda.

    -Podemos irnos, joven.

    Llevaba el solitario una gruesa carpeta que llamaba mi atención. Debió darse cuenta, y cuando ya llegábamos de vuelta a la ciudad, me invitó a tomar algo. Pero antes, después de aparcar, dimos un paseo largo por la ciudad vieja, por la Vegueta. Algunos turistas  curioseaban y se fotografiaban en la huella colombina de la ciudad. Hicimos un alto en la casa Regental, donde vivía el presidente de los jueces, y siglos atrás el regente.

  -Una casa con misterio. Dice la leyenda que existen grutas y pasadizos secretos que conducen al mar. Por los que el regente se cubría la huida en caso de asalto. Eran tiempos duros.

   -Sólo leyenda, usted lo ha dicho.

   -Nunca se sabe. Una ciudad se alza siempre sobre las ruinas de su pasado. Se excava un poco y aparecen momias, petroglifos, pinturas rupestres.

   -¿Es eso lo que lleva en la carpeta?

   -No, algo mucho más mundano. Son revistas viejas de cuando yo era joven. De las islas pitiusas.
   -¡Ibiza!
  -No, Formentera. A fines de los setenta cubrí un juzgado temporal, en la isla perdida. Ya ve, recién salido de oposiciones, con los ojos miopes y la cara aún de acelga, y me soltaron en el paraíso perdido de los hippis. Y ahora me dio por recordar aquellos tiempos, aquellos paisajes. Muchos gringos llegaron allí huyendo de la guerra de Vietnam.
  -No me dirá que se liaba porros y vendía baratijas en los mercadillos. Creo que aún quedan algunos de aquellos trotamundos por aquellas playas.



   -Sí, como en Goa o antes los beatniks de Tánger. Sólo los que no quisieron despertar del sueño- torció el gesto-. Pero no, yo nunca he fumado ni siquiera porros. Tampoco conocí a los King Crimson, que hicieron famosa a la isla en una canción, ya sabe, Formentera lady. Eso había ocurrido unos años antes, cuando el poeta Peter Sinfield componía letras flower-power para  Robert Fripp y ambos paraban por la isla en los veranos. Ya sabe, joven, poemas que hablaban del agua cristalina en las rocas, de paredes encaladas, del pinar recóndito y las higueras, de las lagartijas. Y por supuesto de amorosas muchachas semidesnudas y sol, mucho sol y mucha amistad.
    -Y mucho sexo.
   -El sexo tenía otra dimensión. Era un acto más de la naturaleza, una fusión con ella. No es lo que parece desde fuera.
   -Así que el solitario no fumaba, pero el joven juez sí tuvo sus romances.
    -Digamos que además de algún escarceo intranscendente, sí tuve mi chica de Formentera, como el título del tema de King Crimson. Supongo que es más bien su huella lo que yo buscaba en estas revistas de la biblioteca. Como si los amores perdidos quedaran atrapados en las litografías de los semanarios que uno rescata de las bibliotecas.





    Eché una ojeada.

  -Hum, estas chicas en bikini no estaban nada mal. Podría ser alguna de ellas, su amor.
  -Pero no es ninguna. Y si viven, ahora serán abuelas. Solo las piedras y los lagartos siguen igual. Y el cielo purísimo, y el agua verdemar, y la cal.  Sabe, joven, ese fue uno de esos momentos de la vida en que me hubiera gustado para el reloj, convertir la vida en una postal. Ella sí había conocido a Fripp y a Sinfield. No le daba importancia. Estuvo en algunas de las fiestas de los ingleses, y  no entró en muchos detalles, ni yo se los pedí. Se ganaba la vida sirviendo copas en un pub, y cantando y tocando la flauta en un grupo. Yo iba a verla, algunas noches. Vestía largos vestidos floreados. Nos bañábamos en las calas, en traje de Adán.
    -Y de Eva.
     -Y de Eva, ella.
     -Pero se terminó.
    -Sí, con la misma naturalidad con que había empezado. Se cerró el juzgado temporal, y regresé a península. No hubo grandes despedidas, ni promesas. Recuerdo su última caricia, en mi mejilla. Me dijo que se trasladaba a vivir a una cabaña, con el guitarrista del grupo. Que me cuidara. Y la olvidé. La olvidé muchos años, hasta que volvió de pronto a mi memoria. Me sucede recurrentemente.

El solitario me mostró la letra de la canción, que tradujimos con cierta dificultad al alimón:

El tiempo gris no me atrapará mientras el sol se oculte, 
desátame y libérame mientras las luces brillen. 
Formentera lady, baila tu danza para mí, 
 oscura amante”.





   -La cantábamos a menudo…- suspiró.
   -¿Nunca ha intentado localizarla, solitario?
   -Pertenece a la isla, a sus collares de conchas, al tiempo que viví allí, y a la música del Rey Carmesí. Igual que yo, juez joven e inexperto, le pertenezco, si es que aún me recuerda, que no creo.
   -Me extrañaría que ella buscara revistas viejas, la verdad. Pero a la mejor es de las que se quedaron. Debería repetir visita a Formentera, solitario.
   
    Se quedó pensativo.
   -Sigue sin haber aeropuerto… Tendría que tomar el ferry. Y como dice Rulfo, nunca regreses al lugar en que fuiste feliz. Aunque... ¡Estaría bueno que Patti siguiera allí!.
   -Y si no, habrá otra flautista en los garitos nocturnos.

    El solitario se echó a reír.

    -Allí no sé, pero conozco un sitio cerca de aquí donde la música es magia, joven. Vamos, que le invito. Tenemos que brindar a la memoria de Lía.




viernes, 17 de agosto de 2018

Galeria ajedrecistas grancanarios: Juan Antonio Valcárcel

Galeria ajedrecistas grancanarios: Juan Antonio Valcárcel


Ricardo Moyano y Juan Antonio Valcárcel. Agosto 2018.

Ultima versión 18/8/2018 se han añadido partidas e imágenes nuevas.



Retrato de Juan Antonio realizado por su madre (Matilde Valcárcel)



1. Introducción

        Dedico la galería de ajedrecistas en esta ocasión a Juan Antonio Valcárcel Valcárcel (1942), uno de los grandes del tablero grancanario de las décadas 1970 y 1980, preferente durante muchos años y participante de los campeonatos de España individuales de 1970 y de varios campeonatos de España por equipos en los años 70 y en 1986. Coetáneo de jugadores como el ex campeón de España Angel Fernández o Juan Rafael Betancort, ha sido uno de los mejores valedores de nuestro ajedrez en esa generación intermedia entre los más veteranos -los Pedro Lezcano, Juan Pedro Domínguez, Augusto Menvielle...- y los jóvenes de las generaciones posteriores -Fraguela, José García Padrón, etc.- nacidos en los años 50.


        Al igual que Menvielle, o después Alejandro Ortega, Valcárcel fue uno de los jugadores de nivel que se afincó en los años 60 en Las Palmas enriqueciendo la calidad de nuestro ajedrez. Aunque a diferencia de los dos citados Juan Antonio apenas había jugado ajedrez en la península, fuera de sus inicios escolares en Madrid.

            No se ha hecho justicia a esa decena de jugadores que eran la élite de nuestro juego cuando se produjo el “boom” escolar e internacional de los años 70 en Las Palmas. Porque ese pequeño grupo de preferentes era el espejo en que nos mirábamos todos los juveniles que empezamos a jugar en la nueva década, nuestro modelo. A los Tal, Smyslov, Bronstein, etc., podíamos admirarlos y verles jugar en los Torneos del Hotel Santa Catalina. Pero a Domínguez, Valcárcel, o Menvielle, podríamos tratarles en el día a día del ajedrez de club en aquel venerable club de la Caja de la calle Terrero, y luego en León y Castillo.

          Cada uno de estos jugadores tenía su propio modo de ser. Más o menos empático, dicharachero, sociable… Pero todos eran amables y accesibles. Juan Antonio, en concreto,  destacaba en el ambiente del club por su altura no sólo física -es muy alto, y de voz potente- sino intelectual: el ajedrez y su trabajo como arquitecto no le alejaban de sus grandes pasiones culturales, en especial la historia, la filosofía y la literatura. En el club de ajedrez representó junto a otros la llegada de las clases profesionales al ajedrez de club: los abogados, médicos, ingenieros, etc, convivían con ese ajedrez en clave más popular e izquierdista de los grandes jugadores de los tiempos de la posguerra. El club de ajedrez y el ajedrez en general era cada vez más una actividad normalizada e interclasista.

            Valcárcel era un excelente jugador, pero además fuera del tablero era un buen y culto conversador. De personalidad dinámica, su gran energía se proyectaba sobre su modo de juego, donde tendía a un juego activo que mezclaba la estrategia con los remates tácticos. Juan Antonio realizaba físicamente las jugadas siempre con gran determinación y convencimiento, como si quisiera ganar ya desde el escenario la batalla psicológica. Era de esos jugadores que, en la victoria y en la derrota, creen en su propio juego.



            Pero Juan Antonio siempre tuvo claro que el ajedrez ocupa mucho tiempo, y que era un mero aficionado. Por eso su trayectoria fue, como dijo con acierto el G.M. José Luis Fernández, estilo Guadiana, aparecía y desaparecía: tuvo unos primeros años muy activos, se retiró por completo del ajedrez de competición, volvió años más tarde, y otra vez se retiró, esta vez de forma definitiva.



         También hay un curioso paralelismo con la trayectoria de su coetáneo Angel Fernández, que participó intensamente hasta su retirada en 1975, y regresó en los años 80 para retirarse definitivamente en 1990, como Juan Antonio. 



       Trazaremos por separado pues las dos etapas del desempeño de J.A. Valcárcel. Para la confección de  este artículo he podido contar con declaraciones del propio Juan Antonio, por lo que el texto será desarrollado a modo de entrevista. También ha sido inestimable la ayuda de la esposa de Juan Antonio, la poeta en lengua inglesa María Castro Domínguez.



2. Primera etapa: 1968-1974.-

          La primera etapa en ajedrez de Juan Antonio abarca desde los años 1968 a 1974, cuando se retiró del juego por primera vez, aunque por supuesto sin dejar de practicar ajedrez informal, de acudir al parque Santa Catalina a echar partidas amistosas, o de presenciar los internacionales Ciudad de Las Palmas.


         Años 1968-1969:


          Con unos limitados antecedentes de ajedrez escolar, Juan Antonio Valcárcel se inició en el ajedrez de club en Las Palmas a fines de 1967, es decir coincidiendo con la apertura del club de la Caja de Ahorros. En 1968 ya ascendió a primera categoría y en 1969 disputó su primer torneo provincial. Pronto conseguiría la categoría de preferente. Pero dejemos que lo cuente él.

        -Según mi DNI nací en Badalona, Barcelona el 7-9-1942, aunque siempre me consideré madrileño,  porque, como decía el escritor español Max Aub  --nacido en 1903 en Francia de padre alemán y madre francesa, que se establecieron en Valencia al comenzar la primera guerra mundial—, “uno es de donde hace el bachillerato”- en mi caso en el Colegio de los Sagrados Corazones (SSCC) de Madrid-. Me aficioné al ajedrez en un campamento de verano, en la sede del Seminario que tenía su Congregación en Miranda de Ebro. Mi formación como jugador fue autodidacta como la de todos los  de mi generación. -Ricardo Calvo solía decir que nos quedaríamos en el 30% de lo que podíamos haber sido-. En abril de 1958, poco antes de acabar  el  curso preuniversitario, gané el Campeonato Nacional Escolar de ajedrez, una de las competiciones de los Juegos Escolares Nacionales; los campeones de esos juegos acudimos, como premio,  en aquel verano de 1958, a los juegos de la  FISEC (Fédération Internationale Sportive de l'Enseignement Catholique), una Asociación de Organizaciones Privadas Escolares Católicas de  varios países europeos, que se celebraron en Lovaina, aprovechando la presencia aquel año en Bruselas de la Exposición Universal e Internacional que dejó allí como recuerdo permanente el edificio del Atomium. A mí me adjuntaron al equipo de baloncesto (“el más alto el del ajedrez”). En julio de 1966 obtuve el título de Arquitecto en la ETSA de Madrid y al año siguiente saqué la oposición al Cuerpo de Arquitectos de Hacienda y fui destinado a Las Palmas de Gran Canaria. Yo no pensaba volver a jugar nunca más  al ajedrez pero a mi llegada a la isla, en septiembre de 1967, un funcionario de la Delegación,  Jorge Quintá, me invitó a jugar alguna partida amistosa en el Círculo Mercantil; poco después  se inauguraba el local de la Caja de Ahorros de la calle Terrero iniciando el boom del ajedrez canario tras la victoria de Ángel Fernández en octubre de ese año en el Campeonato de España y, casi inevitablemente, cedí a la tentación de medir mis fuerzas ajedrecísticas; que, según Pierre Dumesnil,  estaban casi al nivel de los  jugadores de primera preferente; pero yo carecía de práctica ajedrecística en torneos con jugadores fuertes y  comprobé enseguida que no era así. Yo había aprendido a jugar leyendo recopilaciones de partidas de ajedrez de Alekhine y  Capablanca en las que solo se comentaban, como es natural, las variantes esenciales de algunas jugadas e ingenuamente confiaba también en los libros de aperturas—como me demostró Pedro Lezcano que me ganó con facilidad en más de una ocasión-   . Recuerdo por ejemplo que  jugando  con blancas contra su defensa francesa,  tras sacrificar la calidad y quedarme sin enroque con el Rey en el centro,  obtuve la posición que, según el Manual de aperturas de  Pachmann- que  acababa de aparecer en España— me sería favorable, me encontré en el tablero, con problemas no previstos, sin saber cómo continuar y el reloj corriendo; nervioso y desmoralizado cometí errores groseros, que debía haber evitado con una mejor preparación casera. Solo jugando partidas amistosas sin reloj con el  preferente  Blas Rodríguez— al que, en busca de la verdad ajedrecística,  le gustaba volver atrás las jugadas para tratar de descubrir alguna mejor —empecé a entender que lo que figuraba en los libros era solo la decantación, a veces errónea, que había hecho el autor de los comentarios, de toda esa masa de cálculos y jugadas posibles y que hay que analizar minuciosamente todas ellas para evitar omisiones y equivocaciones. Así que intervine ya en 1968 esos torneos de la categoría, y ascendí a primera, con la ilusión de llegar a preferente, ¡ese era el cebo que me pusieron…! El primer año, en el provincial de 1969, no lo conseguí,  había que sacar 5,5 puntos, aunque jugué buenas partidas, gané a Menvielle, que era el líder,  también a José Miguel Fraguela, el joven del que todos hablaban en esos momentos, y que sí logró ese año la categoría de preferente… 


          A partir de ahora, Valcárcel será un canario más en nuestro ajedrez, un jugador muy distinguido, con un juego demoledor cuando está en vena.
  



Valcarcel en el provincial 1969. Recorte de prensa cortesía Francisco Román Barbero.


         Veamos por ejemplo la sorpresiva victoria sobre Menvielle en el provincial de 1969. Aunque Augusto ya era campeón, Juan Antonio acabó con su imbatibilidad en esas rondas finales. Valcarcel nunca sería un hueso facil de roer para el ingeniero Menvielle, al que arrancó algunas victorias y numerosas tablas. Betancort y Valcárcel fueron los "jugadores encontrados" de Menvielle en esos años.



 Menvielle,A - Valcarcel,J.A [C30]
Provincial Las Palmas, 19.06.1969

1.e4 e5 2.f4 Ac5 3.Cc3 d6 4.Cf3 Cf6 5.Ab5+ c6 6.Ac4 b5 7.Ab3 0–0 8.De2 De7 9.d3 Ae6 10.fxe5 dxe5 11.Ag5 Cbd7 12.Cd1 De8 13.Ce3 Cg4 14.Cf5 Af2+ 15.Rd2 Ac5 16.Taf1 a5 17.C3h4 Cgf6 18.Df3 Dd8 19.c3 [No calibra la fuerza del golpe ...Cxe4. Mejor era 19.Dg3 con posición compleja e igualdad. Por ejemplo 19...Axf5 20.Cxf5,a4 21.Ch6+ y 22.Cxf7+ o 21.Cxg7!? con igualdad.]

19...Cxe4+! 20.Dxe4 Dxg5+ 21.Rc2 a4 [Mejor era 21...Tac8 defendiendo el peón y el negro queda mejor]

22.Axe6 fxe6 23.Dxc6 exf5 24.Dxd7 Dxh4 25.Dd5+ Rh8 26.Dxc5 e4 [Menvielle ha recuperado el peón, pero Valcárcel crea un peligroso peón pasado a costa de nuevos peones.]

27.Dxb5 e3 28.Txf5 Dg4 29.Txf8+ Txf8 30.Rb1 Dxg2 31.Tc1 e2 32.Dxa4 Df1 33.De4 h6 34.d4? [Error grave que pierde. Había que jugar a tablas con mayor tranquilidad, por ejemplo 34.De7, reservándose el jaque continuo empezando con De8+. Ahora, la clavada sobre la dama decide.]







Posición tras 34.d4?
34...Df5! [Las blancas tienen que elegir entre permitir que el peón "e" corone, o un final de torre contra peones perdido. 1)35.Dxf5, Txf5 y 36...Tf1.2)35.Dc2, Dxc2+ 33.Rxc2, Tf1 34.Rd2, Txc1 35.Rxe2, Tc2+ y gana.] 0–1

Veamos también la lucha contra el juvenil Fraguela, futuro campeón de España.

Valcarcel,Juan Antonio - Fraguela,Jose Miguel [D36]
Provincial final 69 (3), 22.04.1969

1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.cxd5 exd5 5.Ag5 Ae7 6.e3 Cbd7 7.Ad3 0–0 8.Dc2 h6 9.Af4 c6 10.h3 Te8 11.Cf3 Cf8 12.0–0–0 Ce6 13.Ae5 Da5 14.g4 b5 15.Cd2 Cd7 16.Ag3 Ab7 17.Rb1 Tac8 18.f4 b4 19.Cb3 Dd8 20.Ca4 c5 21.Caxc5 Cdxc5 22.Cxc5 Cxc5 23.dxc5 Da5 24.Db3 Axc5 25.e4 dxe4 26.Ac4 Te7 27.Ah4 e3 28.Axe7 Ae4+ 29.Ra1 Axh1 30.Axf7+ Rh8 31.De6 Ab7 32.g5 b3 


Posición tras 32...b3


33.a3? [En esta compleja posición Valcarcel deja escapar un espectacular mate en tres: 33.Dxh6+!, gxh6 34.Af6+ y 35.g6]

Posición tras 33.a3.


33...Axe7 [Ahora Fraguela hubiera quedado  mejor con 35...Ad4!. Y si 36.gxh6 Dd2!. A partir de aquí el ataque negro queda frenado y en cambio el rey de Fraguela queda muy expuesto.]

34.Dxe7 Ad5 35.gxh6 Axf7 36.Dxf7 gxh6 37.Df6+ Rh7 38.Tg1 Dg5 39.fxg5

1–0


       En este tiempo, en navidades de 1969, comenzaron las visitas a la isla del gran ajedrecista danés Bent Larsen, y Valcárcel participó en la simultánea con reloj que ofreció el G.M., entonces en la lucha por el campeonato del mundo. Valcárcel, que siempre sería un duro contricante en simultáneas, logró obtener el empate.  

Valcarcel,Juan Antonio - Larsen,Bent [E45]
Simultánea a 10 tableros con Reloj, 27.12.1969

1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.e3 b6 5.Cge2 Aa6 6.a3 Axc3+ 7.Cxc3 d5 8.b3 Cc6.9.a4! dxc4 10.bxc4 Ca5 11.Cb5 c6 12.Ca3 0–0 13.Ad3 De7.14.Ad2 Cb7 15.0–0 e5 16.Ac3! exd4 17.exd4 Tad8.18.Df3 Dc7 19.d5!? Dd6 20.Df5 Dd7.21.Dg5 h6 22.Dg3? Dg4 23.Axf6 Dxg3 24.fxg3 gxf6 25.Txf6 cxd5 26.Txh6 Cc5 27.Af1 d4 28.Cb1! Cb3 29.Ta3 Ca5 30.Cd2 Tfe8 31.Rf2 Te6 32.Th4! Tc6. 33.Td3! Tf6+ 34.Cf3 Cc6 35.Td2 Ac8 36.Tf4! Tfd6 37.Cg5! Ce5 38.Cf3 Cc6 39.Cg5 Ce5 ½–½





Valcarcel se dispone a jugar el torneo de primera de 1970


1970: Pero el gran año de Juan Antonio llegaría en 1970. Incorporado desde el Mercantil, su primer equipo, al equipo Enroque-Schweppes, del que será un gran puntal, va cogiendo rodaje y se clasifica de nuevo para el provincial de 1970 (El Enroque fue en esos años 70, junto al Galdós-Grand Macnish, el tercer equipo de referencia nacional grancanario junto al líder Caja de Ahorros de Las Pamas; el Enroque cambió de nombre de acuerdo con sus distintos financiadores por Enroque, Enroque-Schweppes, Enroque-Inresa, etc., antes de desaparecer). En una entrevista de esa época Juan Antonio demuestra su entusiasmo: señala que no tiene claro poder conseguir los 8 puntos que precisa la categoría de preferente en el provincial, pero que sí piensa dar de sí todo su potencial "si da para jugador de primera me quedaré ahí; pero si da para campeón de mundo intentaré serlo" dice con humor.

 Lo cierto es que en el provincial consigue la cuarta plaza, tras derrotar en la última ronda -de hecho fue una partida pospuesta- a Angel Fernández. Con ello totalizó 6,5 puntos, no obstante, por renuncia de quienes le preceden -Menvielle y Betancort-, disputa en Las Palmas el campeonato regional de Canarias junto al subcampeón Pedro Lezcano. 

Veamos la decisiva victoria sobre Angel Fernández en una excelente partida.  Sin este triunfo no habría podido disputar el regional que ganaría pocas semanas después.


Valcarcel,J.A - Fernandez,Angel [D41]
Provincial Las Palmas, 17.04.1970

 1.d4 d5 2.c4 Cf6 3.cxd5 Cxd5 4.Cc3 e6 5.e4 Cxc3 6.bxc3 c5 7.Cf3 Ae7 8.Ad3 0–0 9.0–0 Da5 10.Ab2 Td8 11.De2 b6 12.d5 exd5 13.exd5 Af6 14.De4 g6 15.d6 Ad7 16.Ce5 Te8 




17.Dxa8! 

Con la dama negra desplazada, Juan Antonio opta por sacrificar la dama para potenciar sus torres y alfiles. 

17...Axe5 18.Tfe1 Ac6 19.Txe5 Tc8 20.Dxc6 Cxc6 21.Td5 Da4 22.g3 c4 23.Ae4 f5 24.Ag2 Td8 25.Tad1 Dxa2 26.Ac1 Td7 27.Ah6 Td8 28.T5d2 Da4 29.Ad5+

Juan Antonio impone la fuerza de sus alfiles.

29... Rh8 30.d7 Cb8 31.Ag5 Dxd7 32.Af6+ Dg7 33.Axg7+ Rxg7 34.Te1 b5 35.Te7+ Rf6 36.Txa7 Cc6 37.Taa2 Ce5 38.f4

1–0



Regional:  El veterano Lezcano era sin duda el favorito, es una liguilla a doble vuelta entre cuatro jugadores, dos de Las Palmas y dos de Tenerife, pero Valcárcel da la sorpresa, le vence en la primera de las partidas, se impone también a los dos tinerfeños -Darias y Rodolfo Gómez-, y se proclama inesperado campeón regional, lo que le vale plaza de clasificación para el campeonato de España en Llaranes (Avilés, Asturias). Como vemos, había recortado ya la distancia que le separaba de su admirado poeta Pedro Lezcano Montalvo, al que lograría ganar en más ocasiones en los siguientes años. Un premio de la obtención del título fue que se le asignó la anhelada categoría de preferente.


Prensa local da cuenta de la victoria de Valcárcel


Lezcano Montalvo,Pedro - Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio [B07]
Cto. regional de Canarias (1), 19.04.1970

1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Cc3 g6 4.Ag5 Ag7 5.Dd2 h6 6.Ah4 Cbd7 7.f4 c5 8.d5 a6 9.a4 Da5 10.Ta3 0–0 11.Cf3 Dc7 12.Ae2 b6 13.0–0 Ab7 14.h3 Rh7 15.g4 Cg8 16.Ac4 Tae8 17.f5 Ce5 18.Cxe5 Axe5 19.Cd1 Cf6 20.De2 g5 21.Ag3 Ad4+ 22.Rh2 e6 23.fxe6 fxe6 24.dxe6 Cxe4 25.Txf8 Txf8 26.Ad3 Dc6 27.c3 Ag7 28.Cf2 d5 29.c4 Rh8 


30.Axe4?

[En grave apuro de tiempo Lezcano se equivoca. Con 30.e7! (Pero no 30.cxd5 Cxg3! 31.Rxg3, Dxd5) conseguiría ventaja:
1)30...Te8 31.cxd5. Con la torre negra desplazada ya la variante 31...Cxg3 no tiene fuerza, pues el blanco juega 32.dxc6 y no existe 32...Txf2+
2)30..Txf2 31.Axf2 con ventaja, ya que si 31...Dc7+ 32.Rg2 ]

30...dxe4 31.Te3 Dxe6 32.a5



[En posición ya inferior la bandera de Lezcano cae. Tras 32...Ad4 33.Tb3, e3 el negro ganaría, por lo que el blanco debe resignarse a perder calidad.]

0–1


Campeonato de España individual de 1970. Asturias.

Llaranes 1970, Valcarcel detrás con corbata, se nota que es zona minera...

 Tras su triunfo inesperado en el regional, Juan Antonio se clasificó para el campeonato de España, que tenía lugar en Llaranes (Avilés), organizado por el club Ensidesa.

En ese torneo empezó fuerte, pero era una larguísima liga con partidas diarias, y Juan Antonio empezó a perder fuerza hasta acabar en los últimos puestos. Sin embargo, empieza de forma fulminante, demostrando buenas condiciones: gana al veterano Ribera -eso sí, tras un grave error de éste en apuros de tiempo-  y a Saborido, varias veces subcampeón de España, que tras ganar un peón no defiende bien y permite un fuerte ataque del blanco: no se le daban bien los jugadores de la isla.

Ribera Arnal, Angel - Valcárcel, Juan Antonio [D27]
Campeonato de España Individual Llaranes - Avilés (1), 03.08.1970

1.d4 d5 2.c4 dxc4 3.Cf3 Cf6 4.e3 e6 5.Axc4 c5 6.0–0 a6 7.Cc3 b5 8.Ad3 Ab7 9.dxc5 Axc5 10.a3 0–0 11.b4 Ad6 12.Ab2 De7 13.Tc1 Cbd7 14.e4 Ce5 15.Cxe5 Axe5 16.De2 Tfd8 17.Tfd1 Cd7 18.De3 Df6 19.Tc2 Ad4 20.De1 Tac8 21.Af1 Ce5 22.h3 Dg5 23.Rh1 f5 24.f4 Axc3 25.fxg5 Axe1 26.Txc8 Txc8 27.Axe5 Af2 28.exf5 exf5 29.Rh2 Te8 30.Ac3 [30.Axg7 Rxg7 31.Td2! Rg6 (31...Ah4 32.Td7+=) 32.Txf2 Rxg5 33.h4+ Rg6 34.Td2 Te7 35.Td6+=] 30...Te7 31.Ad3 f4 32.Af5 Ab6 33.h4 [¹33.Ag4] 33...Ac7 34.Rh3?? [Un error decisivo.] [¹34.Rg1] 34...g6 [34...Te3+] 35.Td7 Te3+ 36.Rh2 Txc3 37.Ae6+ Rf8 38.Txh7 f3+ 39.g3 f2 40.Tf7+ Re8

0–1

Valcárcel, Juan Antonio - Saborido Carre, Rafael [A68]
Campeonato de España Individual Llaranes - Avilés (2), 04.08.1970

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.f4 c5 6.d5 0–0 7.Cf3 e6 8.Ae2 exd5 9.cxd5 Ca6 10.0–0 Cc7 11.a4 Te8 12.Ad3 Ag4 13.h3 Axf3 14.Dxf3 Tb8 15.Ae3 Cfxd5 16.Ad2 Cb4 17.Ac4 Df6? [Esta jugada es un error, que permite un ataque del blanco con 18.e5 y 19.Ce4. Mejor era 17...Cc6] 18.e5 dxe5 19.Ce4 De7 20.f5 gxf5 21.Dxf5 Ce6 22.Ag5 [Ahora pese al peón de menos el blanco tiene un ataque fortísimo] 22...Df8 23.Cf6+ Axf6 24.Axf6 Cg7 25.Dg5 Cc2 26.Tf3 Cxa1 27.Tg3 Te6 28.Axe6 fxe6 29.Axg7 [Excelente remate de Valcárcel.]

1–0


Además el representante canario firma en estas primeras rondas dos tablas, y aún después gana al joven líder local, el campeón de Asturias José Carlos Menéndez Artime (21 años), que en su intento de evitar las tablas entrega calidad quedando en un final perdido que el canario conduce con precisión.

  Menéndez Artime, José Carlos - Valcárcel, Juan Antonio [C77]
Campeonato de España Individual Llaranes - Avilés (5), 06.08.1970

 1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Aa4 Cf6 5.d3 b5 6.Ab3 Ae7 7.c3 d6 8.Cbd2 0–0 9.Cf1 d5 10.De2 d4 11.Cg3 h6 12.0–0 Ae6 13.Axe6 fxe6 14.a4 Cd7 15.Ce1 Cc5 16.Dg4 Rh7 17.axb5 axb5 18.Txa8 Dxa8 19.h4 Cb3 20.Cf3 dxc3 21.bxc3 Cxc1 22.Txc1 Da3 23.Ce2 Db2 24.Te1 Db3 25.c4 Dxd3 26.cxb5 Dxb5 27.Dxe6 Ab4 28.Tc1 Dxe2 29.Txc6 Ad6 30.Txd6 cxd6 31.Dxd6 Tf4 32.Dxe5 Dxe4 33.Dh5 Rg8 34.Db5 Tg4 35.Db3+ Rh7 36.Dc3 Dg6 37.g3 Te4 38.h5 Dxh5 39.Dd3 Dg6 40.Rg2 Te6 41.Dd4 De4 42.Dxe4+ Txe4 43.Ch2 Rg6 44.Cf1 Rf5 45.Ce3+ Re5 46.f4+ Re6 47.Rf3 Ta4 48.Rg4 g6 49.Cc2 Rd5 50.Ce3+ Re4 51.Cg2 Ta2 52.Ch4 Ta6 53.Cg2 Tb6 54.Ch4 Tc6 55.Cg2 Ta6 56.Ch4 Re3 57.Cg2+ Re2 58.Ch4 Rf2 59.f5 Ta4+ 60.Rh3 Txh4+ 61.Rxh4 gxf5 62.g4 f4 63.Rh5 Rg3 0–1



En la sexta ronda hace unas nuevas tablas con el fuerte jugador Fanjul, lo que le sitúa tras seis rondas increíblemente arriba, luchando con Bellón y Calvo por el liderazgo, con 4,5 de 6 puntos.  En Las Palmas se generan todo tipo de expectativas. ¿Se repetirá la sorpresa de 1967 con la "Cenicienta"? Pero la liga es larga y Juan Antonio tiene poco rodaje: son 18 rondas, y de las 12 rondas siguientes Juan Antonio sólo va a conseguir ya unas pocas tablas, para quedar penúltimo con 5,5 puntos, sólo por delante del ya veterano Leuza. Sin embargo, varias derrotas de J.Antonio llegaron al caérsele la bandera en posición superior, muestra de su agotamiento.

 Para el alojamiento en Llaranes Juan Antonio se puso de acuerdo con otros dos jugadores jóvenes, Ricardo Calvo y Fernando Visier, para compartir un piso. Le pregunto por esta convivencia con dos grandes figuras de nuestro ajedrez nacional:

-Lo pasamos muy bien los tres. Después de cenar Calvo, Visier  y yo solíamos ir a algunos bares del pueblo; Visier con su guitarra se convertía siempre en un foco de atracción; en su repertorio estaba,  entre otras, la canción de Victor Jara sobre Che Guevara, “Hasta siempre, Comandante” que entonces resultaba algo subversiva. Los tres vivimos juntos durante unos veinte días y tuvimos entonces el mismo tipo de relaciones que tienen los compañeros de la mili o de un viaje organizado; al  final se intercambian las direcciones y luego, en general, no se vuelven a ver.  Visier es una persona encantadora que, a pesar de no ser físicamente muy agraciado, seduce a cualquiera con su enorme simpatía y con el que es imposible que nadie pueda llevarse mal nunca; como sabes estuvo unos años aquí como director y redactor de la revista Ajedrez Canario. Calvo era un hombre muy inteligente, que recordaba, con legítimo orgullo, que Botvinnik  le había dicho,  en Palma de Mallorca en 1967, que tenía buenas condiciones para el ajedrez. Estaba muy seguro de sí y alguno de sus comentarios podía herir el ego de los que le rodeaban. Cuando estuvo en Las Palmas en 1973 yo prácticamente había dejado de jugar al ajedrez y no tuve ocasión de saludarle.

-¿Me comentas algo más sobre el torneo de Llaranes, Juan Antonio?

-Claro. Fue en el verano de 1970, nos reunimos diecinueve jugadores, entre los que había cuatro campeones de España o futuros campeones - Visier, Bellón, Palacios y   Javier Sanz- y tres subcampeones–Ribera, Saborido y Calvo- para disputar una larguísima liga, con partidas diarias; cada uno de los participantes  descansaba uno de los días de competición, pero el sorteo no me favoreció, porque mi único día de descanso me correspondió  en la penúltima ronda después de jugar diecisiete días seguidos. Yo no estaba acostumbrado a un esfuerzo ajedrecístico tan continuado e intenso; muestra de mi agotamiento es mi despiste en la 12ª ronda: en una posición claramente  ganada contra Leuza tras realizar la jugada 30, cuando yo creía que me quedaba aún una hora más de reloj, me informan de que acabo de perder la partida. “No tuvo en cuenta el reloj y perdió por tiempo” se comenta en el boletín del torneo.  Y en la ronda 13ª siguiente en mí partida con Bellón tras obtener, yo con negras, una posición claramente superior  que refutaba su apertura b3, también acabé perdiendo por tiempo en una posición igualada.

Un buen enlace sobre el torneo:  https://www.ajedrez365.com/2015/07/xxxv-campeonato-individual-de-espana-de-ajedrez-llaranes-aviles-1970.html





Y no hay dos sin tres. En otoño, tardíamente, se disputaba el campeonato por equipos nacional en Valencia. Juan Antonio había logrado con el Enroque el campeonato regional batiendo al rival de Tenerife, y debía disputar su primer campeonato nacional por equipos. Además del Enroque acudía otro equipo canario, el Caja de Las Palmas. Valcárcel se batió bien, aunque el Enroque, bisoño, no logró la categoría nacional. Pregunto a Juan Antonio por alguna anécdota de ese desplazamiento.

-Pedro Lezcano, por entonces en el Caja de Ahorros, que había asistido ya a varios campeonatos de España, nos llevó a los integrantes de los equipos canarios  de visita turística a la zona de prostitutas de la ciudad —una versión del barrio rojo de Ámsterdam,  característica de lo rahez hispánico, heredera de lo que fue el mayor burdel de la Europa medieval. Creo que a Lezcano le gustaba el papel de "padre respetado" por los demás y quería compartir con nosotros su perplejidad porque el régimen franquista tolerase su existencia.  Uno de mis compañeros de equipo era Gonzalo Angulo, que se retiró del ajedrez pronto. Recuerdo que, años después, Gonzalo Angulo viéndome jugar una partida contra Luis García Caballero,  comentó que le parecía estar  contemplando “el enfrentamiento entre un orgullo sin pudor y un pudoroso orgullo”- una alegoría- como si fuésemos los protagonistas de un auto sacramental  (en los que personajes simbólicos encarnan conceptos abstractos o sentimientos humanos); una observación que me trajo a la memoria el curso preuniversitario de 1958 en el que nos pasamos un año entero estudiando a Calderón de la Barca 

En este tiempo Juan Antonio estuvo ciertamente muy activo. Dado que pertenecía al Enroque, cuando este equipo obtuvo el apoyo de la firma Schweppes y se fundó un club social en la calle Rafael Cabrera, Juan Antonio dió el discurso inaugural. Precisamente fue ese el club donde me inicié en el ajedrez en el II Cursillo de verano al año siguiente, en verano de 1971, impartido por buenos jugadores de primera como Gálvez y Manuel Alba.

1971.

En 1971 Juan Antonio continuó con su plena dedicación al ajedrez. En el fuerte Social del club Caja, primero de los que se desarrollaron a lo largo de estas décadas -eran sociales dotados con buenos premios- fue eliminado por J.R. Betancort en un marcador ajustado. En este año Larsen regresó a Las Palmas para impartir simultáneas, y después para jugar su match contra Ulhmann por el título mundial. En concreto las simultáneas fueron en enero de 1971:




En esta segunda simultánea de Larsen, Juan Antonio logró derrotarle. Pero la victoria en simultánea y los elogios tuvieron, según Juan Antonio, una consecuencia negativa, y es que cuando Valcárcel logró clasificarse para el I Internacional de Las Palmas en 1972, tuvo claro que Bent iba a hacerle un marcaje especial. Eso le llevó a no jugar su apertura habitual, no aceptando la nimzoindia; en su lugar jugó la india de dama, que conocía mal, con la funesta consecuencia de que salió muy mal de la apertura, su dama quedó fuera de juego, y perdió "de forma vergonzosa":

Larsen,Bent - Valcarcel,J.Antonio [B21] 
Simultanea 10  tableros con reloj, 21.01.1971

1.e4 d6 2.f4 c5 3.Cf3 g6 4.Ab5+ Ad7 5.Axd7+ Dxd7 6.0–0 Ag7 7.d3 Cc6 8.Cbd2 e6 9.Cc4 b5 10.Ce3 Cge7 11.Rh1 0–0 12.f5 exf5 13.exf5 Cxf5 14.Cxf5 Dxf5 15.Cd4 Dd7 16.Cxb5 Cd4 17.Cxd4 Axd4 18.c3 Ag7 19.Af4 Tab8 20.Dd2 Tb6 21.Tf2 Tfb8 22.b3 Te8 23.Te1 d5 24.Txe8+ Dxe8 25.Te2 Te6 26.Txe6 fxe6 27.h3 a5 28.Ae3 d4 29.cxd4 cxd4 30.Af2 Df8 31.De2 Df5 32.Df3 Dc5 33.Da8+ Rf7 34.Db7+ Rg8 35.Ag3 Ae5 36.Axe5 Dxe5 37.Dc8+ Rg7 38.Dc1 De3 39.Dd1 e5 [Tras una partida igualada Valcárcel se ha quedado con un final algo mejor, pero Larsen comete ahora un grave error] 40.Df3? 


 e4!! 41.Dg4 exd3  0–1



Valcarcel disputo con exito simutaneas contra Larsen en estos años 1969-1971. Esta foto corresponde a la simultánea de 1971


Veamos esa partida de 1972 que comenta Juan Antonio:


Valcarcel,Juan Antonio (2200) - Larsen,Bent (2625) [E15]
I Torneo Int. Ciudad de Las Palmas Las Palmas (5), 03.06.1972

 1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cf3 b6 4.g3 Aa6 5.Da4 c5 6.Ag2 Ab7 7.0–0 Ae7 8.Cc3 0–0 9.Td1 a6 10.a3 cxd4 11.Cxd4 Axg2 12.Rxg2 Dc7 13.Af4 d6 14.Cc2 Cbd7 15.Ce3 h6 16.g4 Ce5 17.Axe5 dxe5 18.Dc2 Ac5 19.Ce4 Dc6 20.Rf3 Ch7 21.Rg3 f5 22.Cxc5 f4+ 23.Rh4 bxc5

0–1


Larsen con el equipo Enroque 1971. Valcarcel de pie tercero izquierda.


Formación del Enroque quizá 1970 o 71


       Pero no nos adelantemos. Estamos en 1971 todavía. En el provincial de 1971, su tercer torneo de preferentes, Valcárcel estrenando su nueva categoría de preferente quedó quinto entre dieciseis jugadores, manteniendo sin problemas la categoría, aunque no quedó muy satisfecho de su juego. "Gané a quienes tenía que ganar, pero nada más".

        En esta partida se ve superado por el agresivo Blas:

             Rodriguez,Blas - Valcarcel,J.A. [E82]
Provincial Las Palmas 1971 (11), 12.04.1971

 1.e4 g6 2.d4 Ag7 3.c4 d6 4.Cc3 Cf6 5.f3 0–0 6.Ae3 b6 7.Ad3 Ab7 8.Dd2 c5 9.d5 Ca6 10.Cge2 Cc7 11.0–0–0 a6 12.g4 e6 13.Cg3 exd5 14.cxd5 Cb5 15.Ah6 Cd4 16.Tdf1 b5 17.h4 b4 18.Cce2 b3 19.Cxd4 bxa2 20.Cc2 c4 21.Axc4 Tc8 22.b3 Db6 23.Rd1 Txc4 24.bxc4 Db1+ 25.Re2 Axh6 26.g5 Db3 27.Dd3 Db2 28.gxh6 Cd7 29.Tc1 Cc5 30.Da3 De5 31.Rf2 f5 32.exf5 Ac8 33.Rg2 gxf5 34.Tce1 Df6 35.Ch5 Dxh6 36.Thg1 Dxh5 37.Rf1+ Rf7 38.De3 Ae6 39.dxe6+ Re8 40.e7 Th8 41.Dc3 Rd7 42.e8D+ Txe8 43.Txe8 Dxe8 44.Tg7+ Rc8 45.Da5 Dc6 46.Cd4 Ca4 47.Dxf5+ 1–0

        Ganó en cambio con extraña facilidad al joven J.A. Liñán, que se dejó colgada limpiamente la dama:


Valcarcel,J.A. - Liñán,J.A. [D30]
Provincial Las Palmas 1971, 07.04.1971

1.Cf3 Cc6 2.d4 d5 3.Af4 Cf6 4.e3 e6 5.c4 Ab4+ 6.Cc3 0–0 7.Ad3 a6 8.0–0 Ch5 9.Ag5 f5?? 1–0

Con el campeón Menvielle esta vez hizo tablas:

Menvielle,Augusto - Valcarcel,J.A. [B07]
Provincial 1971, 04.1971

1.e4 g6 2.d4 Ag7 3.Cc3 d6 4.Ae3 c6 5.Ac4 Cf6 6.f3 Cbd7 7.Ab3 b5 8.Dd2 Ab7 9.Cge2 Dc7 10.d5 a6 11.dxc6 Axc6 12.Ah6 0–0 13.h4 b4 14.Cd5 Axd5 15.exd5 a5 16.a4 Cc5 17.h5 Cxb3 18.cxb3 Dc5 19.Td1 Tac8 20.hxg6 fxg6 21.Axg7 Rxg7 22.Cf4 Rg8 23.Ce6 Da7 24.Cxf8 Txf8 25.Dd4 Dd7 26.0–0 Df5 27.Tfe1 Tf7 28.Td2 Dg5 29.Tc1 h5 30.Tc8+ Rh7 31.Ta8 h4 32.Txa5 Cd7 33.Ta8 Ce5 34.Rh1 Tf4 35.De3 h3 36.g4 Cxf3 37.De6 Dh4 38.Te2 Ce5 39.Dg8+ Rh6 40.Dh8+ Rg5 41.Txe5+ dxe5 42.Dxe5+ Rxg4 43.De2+ Rg3 44.De3+ Rg4 ½–½


Finalmente, una victoria sobre el buen jugador de primera Antonio López Machín:

Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Lopez Machin,Antonio [B54]
Provincial Las Palmas, 13.04.1971

1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cc6 5.c4 a6 6.Cc3 e5 7.Cc2 Cf6 8.Ae2 Ae7 9.0–0 0–0 10.Ae3 Ad7 11.f3 Tb8 12.Cd5 b6 13.Cxf6+ gxf6 14.Ah6 Te8 15.Ce3 Cd4 16.f4 Af8 17.Axf8 Txf8 18.Ad3 b5 19.fxe5 fxe5 20.Cd5 f6 21.Dh5 Tb7 22.Tf2 Ae8 23.Dh4 Ag6 24.cxb5 axb5 25.Taf1 Tg7 26.Txf6 Te8 27.Dh3 Rh8 28.T6f2 Ce6 29.Rh1 Cg5 30.De3 Af7 31.Axb5 Te6 32.a4 1–0

       Aunque por las consabidas bajas pudo disputar de nuevo el regional de Canarias, en esta ocasión sólo pudo quedar tercero, siendo campeón Angel Fernández, que retornaría al campeonato de España tras algunos años ausente...



      Juan Antonio jugó también con la selección grancanaria contra Tenerife, con éxito, y no tanto en su segundo año en el Enroque contra el campeón tinerfeño (con sus amigos Gonzalo Angulo, Manuel Fernández, Manuel Alba, etc.), que en esta ocasión les eliminó del campeonato de España por equipos.

      En la primavera de 1971 se disputó el match por el título mundial entre el danés Bent Larsen, que ya empezaba a sentir a Las Palmas como su segunda casa, y el alemán oriental W. Ulhmann. Valcárcel, como toda la élite del ajedrez grancanario, se implicó a fondo en ayudar en las labores de prensa, organización, etc., y a analizar las partidas.  Sus análisis fueron muy alabados por Bent, que incluso destacó en la primera partida una línea propuesta por Juan Antonio en la prensa local como una buena mejora sobre lo jugado en el tablero. Aquí le vemos analizando con entusiasmo una de las partidas:



Valcarcel, a la izquierda Pierre Dumesnil, analizan con Bent Larsen 1971
        Realmente, Juan Antonio, como otros ajedrecistas locales, se involucró en esos años en las crónicas de ajedrez local, e incluso ayudó en la naciente revista Ajedrez Canario, a la que aportó en los siguientes años revistas de ajedrez soviéticas, que adquirió en un viaje a Moscú.

1972

           En la temporada 1971-1972 las cosas empezaron bien, ya que ganó en el torneo pretemporada en brillante estilo a otro de los jóvenes preferentes de esos años, Luis García Caballero (aún en activo):


Valcarcel,J.Antonio - García Caballero,Luis [E02]
Pretemporada 71-72 (4), 08.12.1971


1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.g3 d5 4.Cf3 dxc4 5.Da4+ Cc6 6.Ag2 Ad7 7.Dxc4 Ab4+ 8.Cc3 Cd5 9.0–0 Cb6 10.Dd3 Ae7 11.e4 0–0 12.Af4 Cb4 13.De2 c5 14.dxc5 Axc5 15.a3 Cc6 16.Tfd1 Te8 17.e5 Af8 18.Ce4 Cd5 19.Cfg5 h6 20.Dh5! [Muy interesante, a 20...hxg5 21.Axg5!,Ae7 22.Axe7 con ventaja]

20...g6 21.Dh4 [Consolida ventaja, también era a considerar 21.Dh3.]

21...Cce7 22.g4 Cc8?? [Grave error, los caballos deben mantener su proteccion recíproca. Mejor era 22...Db6]

23.Txd5! [Ganando]

23...exd5 24.Cf6+ Rg7 25.Axd5 Ae6 [Permite un espectacular mate, pero la posición era ya desesperada, había que jugar Txd5 para evitar el mate con pérdida de material]




26.Dxh6+ Rxh6 27.Cxe6+ g5 28.Axg5+ Rg6 29.Ae4#

1–0



       El provincial de 1972 fue durísimo, ya que clasificaba a cuatro jugadores para el I Internacional Ciudad de Las Palmas. Valcárcel quedó sexto, lo que le permitió, gracias a las renuncias de Betancort y Lezcano que se reservaban como casi siempre para labores de organización, disputar este torneo internacional que se le quedó siempre en la memoria: lidiar con los Smyslov, Bronstein, Larsen... era todo un sueño. El puesto decisivo lo logró en empate a puntos con Angelito Fernández. Como en 1970, otra vez le había dejado fuera de una competición. Angel nunca tenía mucha suerte en torneos locales, jugaba mas encogido delante de su publico, se le resistia el provincial, y hasta 1975 no lograría disputar el internacional, en su IV edición.

     Veamos como en esta ocasión Juan A. logró batir a Blas Rodríguez:

(7) Valcarcel,J.A. - Rodríguez,Blas [B04]
Provincial 1972 Las Palmas (4), 07.04.1972

 1.e4 Cf6 2.e5 Cd5 3.d4 d6 4.Cf3 Af5 5.Ad3 Axd3 6.Dxd3 Dd7 7.0–0 h6 8.Te1 e6 9.c4 Cb4 10.De2 C8c6 11.a3 Ca6 12.b4 Cd8 13.b5 Cb8 14.Cc3 Ae7 15.Ce4 d5 16.cxd5 exd5 17.Cf6+ gxf6 18.exf6 Ce6 19.fxe7 Dxe7 20.De5 Tg8 21.Dxd5 c6 22.bxc6 bxc6 23.De4 Dd6 24.Axh6 Cd7 25.Tac1 Tc8 26.d5 Cf6 27.De5 Dxe5 28.Txe5 Cg4 29.dxe6 Cxe5 30.Cxe5 fxe6 31.Txc6 Txc6 32.Cxc6 Th8 33.Ae3 a6 34.f4 Rd7 35.Ce5+ Rc7 36.a4 Tb8 37.a5 Rd6 38.Ab6 Rd5 39.Cd3 Tc8 40.Cc5 Ta8 1–0

 Fernandez Fernandez,Angel - Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio [B41]

Provincial  Las Palmas 1972 (11), 07.04.1972

 1.e4 c5 2.Cf3 e6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 a6 5.c4 Cf6 6.Df3 Cc6 7.Cxc6 bxc6 8.Cc3 d5 9.exd5 cxd5 10.Ag5 Ae7 11.cxd5 Ab7 12.Ac4 Tc8 13.Ab3 Cxd5 14.Ad2 0–0 15.Cxd5 exd5 16.0–0 Af6 17.Ab4 Te8 18.Tae1 Dd7 0,5-0,5

Posición final


      Antes de disputar el internacional la Federación le nombró, junto a Alejandro Ortega, para disputar el regional de Canarias, pero en este torneo se mostró bajo de forma. Ortega estuvo a punto de ser campeón pero finalmente se impuso el tinerfeño Rodolfo Gómez.

Y en primavera llegó el gran momento del I Internacional, único que disputaría Juan Antonio. 




I Internacional Ciudad Las Palmas 1972.- Junio 1972.




      Aunque obviamente Juan Antonio no pudo con sus duros rivales, tuvo algunos éxitos, como sus sonadas tablas con el G.M. rumano Georghiu, o sus buenas partidas con Smyslov, que le alabó como uno de los más talentosos jugadores canarios de grandes cualidades tácticas (lo dejó escrito en la revista Jaque al comentar su partida con Juan Antonio, e incluyó la partida en uno de sus libros de juegos selectos). 




    -Fue una experiencia ilusionante para un aficionado como yo,  poder jugar de tú a tú contra auténticos profesionales del ajedrez de la categoría de Smyslov, Bronstein, Larsen, y Portisch. Ya te comenté mi mala partida con Larsen, tras haberle batido en una simultánea… pensé que se habría fijado en mí y jugué una mala India de Dama cambiando de mi apertura ordinaria, la Nimzoindia. Conservo algunos recuerdos muy vívidos de ese que a la postre fue el único torneo internacional cerrado que yo jugué. Y especialmente de mis partidas contra el G.M. al que hice tablas, Georghiu- sospecho que sabía que su caballo se quedaría encerrado pero no vio nada mejor-, Portisch –estuvo impecable-, el M.I.  Lehmann -al que debí  ganar -  Smyslov- que, al ver mis intenciones de atacar en el ala de rey, inventó, sobre la marcha, una nueva variante con enroque largo en una defensa Grünfeld, que estuvo de moda después durante unos meses–,y Benko- que se fue al baño cuando aún le  faltaban dos  jugadas para el control y menos de un minuto en su reloj; si yo juego en aquel momento se le hubiese caído la bandera y habría ganado la partida por tiempo; no lo hice porque estaba en posición perdida y hubiese sido antideportivo. Creo que hay mucha diferencia entre jugar contra un gran maestro y analizar sus partidas o verle jugar como espectador; porque, al no tener la responsabilidad ni la tensión del juego, no aprecias realmente lo que está pasando en el tablero, ni aprendes lo mismo. Solo recuerdo en este sentido dos excepciones en las que pude seguir mentalmente el juego porque conocía muy bien a los jugadores locales. Una de Visier contra Mecking  - quién en  una posición aparentemente perdida, dio una lección impresionante de precisión en el cálculo de variantes – y otra de Petrosian contra Ángel Fernández, en 1975, que tras quedar posicionalmente perdido tras la apertura – como le pasaba con frecuencia- casi termina ganando la partida al ex-campeón mundial.(NA: J.Antonio se refiere a dos internacionales de Las Palmas posteriores).





Juan Antonio logró hacer varias tablas, como con el M.I. Lehmann, o los locales Huguet, Visier y Domínguez, pero lo más destacado fue esta partida en que logró el empate con el G.M. rumano Florin Gheorghiu encerrándole un caballo:



Gheorghiu,Florin (2530) - Valcarcel,Juan Antonio (2200) [D38]
I Torneo Int. Ciudad de Las Palmas Las Palmas de Gran Canaria (2), 30.05.1972


1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.Cf3 Cf6 5.cxd5 exd5 6.Ag5 Dd6 7.Axf6 Dxf6 8.Db3 Dd6 9.e3 Cd7 10.a3 Axc3+ 11.Dxc3 a5 12.Ad3 0–0 13.0–0 Cb6 14.Tfc1 c6 15.b4 axb4 16.axb4 Ae6 17.Dc5 Txa1 18.Txa1 Dxc5 19.dxc5 Ta8 20.Txa8+ Cxa8 21.Cd4 Cc7 22.Rf1 h6 23.Re2 Rf8 24.Rd2 Ad7 25.Rc3 Re7 26.Rb3 Ca8 27.b5 cxb5 28.Axb5 Axb5 29.Cxb5 Rd7 30.Cd6 Rc6 31.Cxf7 Cc7 32.Cd8+ Rxc5 33.Cxb7+ Rc6 



Juan Antonio logra impedir que el caballo escape y el blanco imponga su peón de más.

34.Ca5+ Rb5 35.Cb7 Rc6 36.Cd8+ Rd7 37.Cf7 Re6 38.Cd8+ Rd7 39.Cb7 Rc6 40.Ca5+ Rb5 [Tiempo Blancas: 2 horas 48 minutos. Tiempo Negras: 2 horas 20 minutos. Fuente: Revista Ajedrez Canario número 12, página 17.]

½–½



    En este torneo fui espectador, ya que yo acababa de jugar mis primeros torneos juveniles meses atrás.


Firmas de todos los jugadores del I Ciudad Las Palmas cortesía de J.A. Valcárcel


    En verano de 1972 Juan Antonio viajó de nuevo a Lanzarote con su equipo Enroque, que ganó Torneo San Ginés, resarciéndose de la derrota que este mismo equipo había sufrido en 1970 :


El Enroque gana el III San Ginés en verano 1972 en Arrecife
El Enroque en el torneo San Gines 1972, Valcárcel de pie en la derecha, abajo Luis Garcia Caballero, a la izquierda Ricardo Hernandez, detrás José Fabelo, etc.


Añadir leyenda

San Gines 1972 equipo del Enroque. Cortesía de José Fabelo.


San Gines 1972 equipo del Enroque
Después, Juan Antonio marchó de nuevo con su equipo ahora denominado Enroque-Inresa (la marca del refresco se había retirado del ajedrez grancanario y Angel Lopez Torne su delegado habia conseguido nuevo patrocinador) al campeonato de España, pues en este ocasión lograron eliminar al campeón de Tenerife. Pero en Lanjarón esta vez tampoco lograron la categoría nacional y fueron eliminados en la fase previa (Valcárcel hizo medio punto de dos partidas). 

1973

     En 1973 Juan Antonio, saturado de ajedrez, apenas disputó otra partida que la simultánea contra Liubojevic. Valcárcel, pese a su alejamiento de los tableros, fue el único que logró vencerle. Era el segundo G.M. al que lograba imponerse.

Ljubojevic,L - Valcarcel,J.A [B41]
Simultánea Las Palmas , 08.05.1973

 1.e4 c5 2.Cf3 e6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 a6 5.c4 Cf6 6.Ad3 Cc6 7.Cc2 Ce5 8.0–0 Cxd3 9.Dxd3 Dc7 10.Ce3 Ae7 11.Cc3 0–0 12.Ad2 b6 13.a4 Ab7 14.f3 Tac8 15.Tfc1 Ad6 16.Cf1 Ch5 17.Ae3 Ac5 18.Tab1 f5 19.exf5 Txf5 20.Ce2 Tcf8 21.Cd4 Cf4 22.Dd2 Tg5 23.Cg3 Dd6 24.Td1 e5 25.Cdf5 Dxd2 26.Txd2 Tgxf5 27.Axc5 bxc5 28.Cxf5 Txf5 29.Txd7 Tf7 30.Txf7 Rxf7 31.b4 Cd3 32.Td1 e4 33.fxe4 Axe4 34.b5 axb5  


35.cxb5?? (Grave error, quiza pensando que los peones blancos son imparables; ahora el peón pasado de Valcárcel es fuerte; era mejor 35.axb5 con igualdad aproximada) c4 36.a5 c3 37.a6 c2 38.Tf1+ Re6 39.b6 Rd6 40.b7 Axb7 41.axb7 Rc7 42.h4 Rxb7 43.Rh2 Rc6 44.Rg3 Rd5 45.Rg4 Re4 46.Rg5 c1D+ 47.Txc1 Cxc1 48.h5 Re5 49.Rg4 Cd3 50.h6 g6 51.g3 Cf2+ 0–1

Pero este año 1973 lo pasó por lo demás en blanco, y ni siquiera coincidió con Ricardo Calvo, con el que había compartido algunas semanas en aquel piso de Llaranes, este año que el joven médico se residenció en Las Palmas recién casado, para dedicarse a la medicina y el ajedrez bajo la tutela del club Caja. 

1974

En 1974 se animó a volver brevemente para no perder la categoría de preferente -se perdía tras dos años sin jugar el provincial-. Valcárcel quedó octavo con 6,5 puntos, logrando los puntos suficientes para mantener la categoría, aunque lejos de su mejor forma. Pese a todo logro algunas victorias, como contra J.R. Betancort o el joven José García Padrón:


Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Betancort Curbelo,Juan Rafael [B07]
Provincial  Las Palmas, 01.03.1974

 1.e4 g6 2.d4 Ag7 3.Cc3 d6 4.Ae3 Cf6 5.f3 0–0 6.Dd2 e5 7.d5 Te8 8.Ac4 c6 9.dxc6 bxc6 10.0–0–0 Ae6 11.Ab3 Axb3 12.cxb3 Te6 13.Ch3 Ce8 14.Cg5 Te7 15.h4 h6 16.Ch3 Rh7 17.Cf2 Te6 18.f4 exf4 19.Axf4 Cd7 20.Cg4 h5 21.Cf2 Da5 22.g4 Ce5 23.gxh5 gxh5 24.Ch3 Tg6 25.Cg5+ Rg8 26.De2 Cg4 27.Dc4 Dc7 28.Thf1 Tf6 29.Rb1 Td8 30.Tf3 Td7 31.Tdf1 Db7 32.b4 d5 33.Db3 Af8 34.b5 d4 35.e5 Txf4 36.Txf4 Cxe5 37.bxc6 Dxc6 38.Cxf7 Dg6+ 39.Ce4 Cxf7 40.Ra1 Ah6 41.Cf6+ Cxf6 42.Txf6 Dg7 43.De6 Td6 44.De8+ Df8 45.Dxf8+ Axf8 46.Txf7 Ag7 47.Txa7 Ah6 48.Tff7 Te6 49.a3 Te4 50.Th7 Af4 51.Thd7 Ah6 52.Ta8+ Af8 53.Tdd8 Tf4 54.Txf8+ Txf8 55.Txf8+ Rxf8 56.Rb1 Re7 57.Rc2 Rd6 58.Rd3 Re5 59.a4 Rd5 60.b4 Re5 61.a5 Rd5 62.a6

1–0

Garcia Padron,Jose - Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio [D26]
Provincial Las Palmas, 29.03.1974

 1.d4 d5 2.c4 dxc4 3.Cf3 Cf6 4.e3 e6 5.Axc4 a6 6.0–0 b5 7.Ad3 Ab7 8.a4 bxa4 9.Cc3 c5 10.Cxa4 Cbd7 11.b3 cxd4 12.Cxd4 e5 13.Cf5 g6 14.Cg3 Ab4 15.Aa3 Axa3 16.Txa3 De7 17.Ta2 0–0 18.De2 h5 19.Tc1 h4 20.Cf1 h3 21.e4 hxg2 22.Cg3 Tfc8 23.Tac2 De6 24.Ac4 Dh3 25.f3 Ch5 26.Cxh5 Dxh5 27.Dxg2 Rg7 28.Td1 Ac6 29.Ad5 Axd5 30.Txd5 Txc2 31.Dxc2 Dxf3 32.Txd7 Dg4+ 33.Rh1 Dxd7 34.Cb6 Db5

0–1

 En este momento, tras disputar en julio el encuentro de selecciones de Las Palmas con la fuerte selección de Cuba (donde obtuvo empate con el M.I. cubano Silvino García FOTO),  Juan Antonio puso fin a su participación en el ajedrez de competición, al menos en esta primera etapa.


Contra la selección cubana julio 1974




Pregunto a Juan Antonio por su primera retirada:

-En 1974 dejé el ajedrez porque me perjudicaba en mi carrera de arquitecto y yo quería ser arquitecto y no jugador de ajedrez. Ortega  y Gasset explicaba en No ser hombre ejemplar que:  “El tirano de Siracusa que mandó fustigar a su hijo porque tocaba demasiado bien la flauta hizo lo que debía. Porque tocar sin defecto la flauta sólo puede conseguirlo quien haga de ello un oficio, y no es el de flautista oficio adecuado al hijo de un príncipe. Pero volví al ajedrez, una y otra vez, porque, quien ha probado su veneno no lo olvida nunca; caemos en la trampa de que cada vez jugamos mejor y acabaremos dominando  el juego, aunque, como escribió  Paolo Maurensig en su novela La variante Lüneburg: no somos nosotros quienes podemos decidir cómo y cuándo abandonamos el ajedrez, porque es él quien nos domina. Al volver la vista atrás añadiría que  “El que quiera vivir mucho tiempo que no lo pierda”  como decía el escritor Jardiel Poncela. Pude haber empleado esas horas de dedicación al ajedrez en otras cosas más interesantes,  productivas  o placenteras;  pero el pasado no se puede cambiar y lo asumo con un sentimiento de nostalgia por la juventud que se fue, pero sin ninguna  amargura, porque como exjugador de ajedrez-más aún,  precisamente por ello-soy muy consciente de que cualquier mínimo cambio de una jugada en una partida puede llevarnos a  variantes y posiciones muy diferentes—una demostración práctica en un sistema dinámico y complejo, como el ajedrez, de la teoría del caos y el efecto mariposa de Lorenz (“el aleteo de una mariposa, en un momento dado, puede alterar a largo plazo una secuencia de acontecimientos de inmensa magnitud”). Decía el filósofo DIlthey que “La vida es una misteriosa trama de azar, destino y carácter” que hay que entender “como un todo,  donde sus partes están en conexión y solo cobran sentido en esa relación”. En mi caso si yo no hubiese jugado al ajedrez de niño  probablemente mi situación personal seria  actualmente muy diferente: no habría sido atraído por el  excepcional ambiente ajedrecístico de Las Palmas de  Gran Canaria; quizá  hubiese obtenido en un concurso de traslados una plaza de Arquitecto de Hacienda en la Península hace muchos años, y, casi con seguridad, no hubiese  conocido nunca a mi  maravillosa mujer, la gran poeta en lengua inglesa María Castro Domínguez nacida en Inglaterra de padres canarios,  y no tendríamos tres hijos esplendidos, Pablo, Jacobo y Juan Antonio, de los que estamos tan orgullosos.



 La verdad es que a los federativos no les hacía gracia perder un valor como Juan Antonio,  uno de los mejores preferentes, y un jugador que suponía esa presencia de las clases profesionales en la élite local. El mismo me lo contó: "A Juan Rafael Betancort, por entonces secretario de la Federación, no le sentó bien. Le dije que no se preocupara, que ya volvería... Y me dijo, cuando nos haces falta es ahora, no más adelante".




    Curiosamente, en ese mismo otoño de 1974 yo me trasladé a Tenerife para cursar estudios universitarios, y también rechacé una beca federativa de Betancort, le dije que quería libertad para jugar cuando quisiera. En el mismo año el ajedrez local perdía jugadores consagrados y juveniles en ascenso. Pero el ajedrez aficionado es así.

       Juan Antonio no dejó por supuesto de interesarse por el juego, era un habitual como espectador de los Torneos Internacionales de Las Palmas, y se dejaba caer por el ajedrez informal del parque Santa Catalina, etc. Nunca dejó de admirar el despegue del ajedrez canario en estos años, y de la labor realizada por el equipo federativo de Pierre Dumesnil, Juan Rafael Betancort o Juan Marrero Portugués. Entendía que lo que consiguieron en los años 70 es un modelo organizativo que debería estudiarse en las escuelas empresariales, la fijación de objetivos, de estímulos, la creación de estructuras desde la nada, la publicitación... Sin duda el primer lustro de los años 70 fue la mayor edad de oro del ajedrez en Las Palmas. 



3. Segunda etapa.- 1981-1989.

1981-82.

Tras su retirada en 1974, Juan Antonio se dedicó a su trabajo como arquitecto y su vida privada. A fines de los años 70 contrajo matrimonio con la poeta y filóloga María Castro Domínguez. La estabilidad familiar y profesional le llevaron a retornar pausadamente a los torneos de ajedrez.

Juan Antonio Valcárcel  ya decide jugar torneos de blitz en 1980, pero no es hasta 1981 cuando formaliza su retorno a torneos oficiales, presa de ese veneno del juego del que hablaba él mismo. Y lo hace en el II Open Corte Inglés de 1981, por entonces un torneo puramente local, al que se aficionará especialmente Valcárcel. Curiosamente, este retorno coincide con el del legendario Blas Rodríguez, y también yo participé en él tras dos años de alejamiento.  En este Open Juan Antonio quedó muy bien clasificado, en 7º lugar, y 7 puntos sobre 9, por delante por ejemplo de preferentes como Pedro Lezcano Montalvo o José García Padrón.

Este año ya no juega nada más, pero en la primavera de 1982 se inscribe nuevamente para el III Open Corte Inglés, esta vez quedó algo peor, puesto 16ª con 6,5 puntos.

1983-1985:

En estos años, como luego hasta 1987, estuvo muy activo, tanto en torneos locales individuales como por equipos, incorporándose al Caja de Las Palmas. Aunque nos centraremos en los torneos más importantes jugó muchos otros, como torneos de navidad, memorial Petrosian, etc. 

 En 1983 nuestro protagonista decide sumergirse con plenitud en el ajedrez de competición. Curiosamente, yo también regresaba tras concluir las oposiciones, por lo que coincidimos en tres torneos, el primero el IV Corte Inglés, donde Juan Antonio quedó en la zona media,  19ª, después en un torneo de otoño, el V Open de Previsión Española, donde yo logré vencer. La prensa celebró este retorno y la partida de ambos: "el arquitecto y el juez". La partida fue tablas. A mi mayor dominio del centro Juan Antonio respondió con presión en el flanco de dama y la lucha se simplificó.



Moyano,R - Valcarcel,J.A [B07]
V open La Previsión Española (5), 25.10.1983


1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Cc3 g6 4.Ag5 c6 5.Dd2 Cbd7 6.f4 Da5 7.e5 [ Se ha jugado también 7.Cf3 b5 8.Ad3 b4 9.Ce2 Ag7 10.a3 Tb8 Etc.)

7...dxe5 8.fxe5 Cd5 9.Cxd5 Dxd2+ 10.Axd2 cxd5 11.Cf3 Ag7 12.c4 e6 [Se ha jugado en su lugar 12...dxc4 13.Axc4 Cb6 14.Ab3 Af5 15.0–0 a5 16.Cg5 f6 17.Ce6 Axe6 18.Axe6 Cd7 19.Tac1 Rd8 20.Tf3 fxe5 21.Tfc3 e4 22.Tc7 etc. Maier,C (2380)-Rochat,G (2135) Switzerland 1998]

13.cxd5 exd5 14.Ab5 a6 15.Ad3 Cf8 16.Ac2 Ad7 17.Ab3 Ac6 18.0–0 Ce6 19.Ae3 h6 20.Tac1 0–0 21.Tf2 Tfd8 22.a3 a5 23.a4 Td7 24.h4 Ta6 25.Ce1 Tb6 26.Ad1 Tb4 27.Cd3 Tc4 28.b3 Txc1 29.Cxc1 b6 30.Cd3 Af8 31.b4 axb4 32.Tb2 b3 33.Axb3 Ta7 34.Ta2 Rg7 35.Cf4 Cxf4 36.Axf4

½–½


 
Posición final






1984: Tras clasificarse en primera B, Juan Antonio disputó el torneo de Primera A (En el torneo de primera B nos enfrentamos por tercera vez, siendo tablas, y aunque yo también me clasifiqué no pude seguir jugando por un traslado profesional). Juan Antonio quedó tercero en su grupo y consiguió el pasaporte para el provincial, del que faltaba desde 1974. Lo jugaría durante tres años seguidos, hasta 1986 consiguiendo sin problema recuperar la categoria de preferente y luego mantenerla. Veamos una difícil victoria contra el buen jugador de primera Ricardo Hernández Déniz:


Hernandez Deniz,Ricardo - Valcarcel,J.Antonio [A41]
Primera A (1), 16.01.1984

1.d4 g6 2.Cf3 Ag7 3.e4 d6 4.c4 Ag4 5.Ae2 Cc6 6.Ae3 e5 7.d5 Cce7 8.Cc3 Axf3 9.Axf3 f5 10.g3 Cf6 11.Dd2 0–0 12.h4 h5 13.Ag5 Ch7 14.Ah6 f4 15.Axg7 Rxg7 16.g4 Cf6 17.gxh5 Cxh5 18.Axh5 gxh5 19.0–0–0 Cg6 20.Tdg1 Rh6 21.Ce2 Tg8 22.Cg3 Ce7 23.Cxh5 Txg1+ 24.Txg1 Rxh5 25.Dd1+ Rh6 26.Tg5 De8 27.Dg4 Df7 28.Dd7 Tf8 29.Dxc7 Cc8 30.Db8 b6 31.b4 Tg8 32.c5 bxc5 33.bxc5 dxc5 34.Dxe5 [Mejor 34.Txe5 segun Ricardo H. Pero la posición con ambas jugadas está igualada.]

34...Txg5 35.hxg5+ Rg6 



36.Rd2? [A partir de aqui las negras quedan menor. Era bueno 36.Dh8! y la amenaza de mate y de peligrosos jaques así como el avance de peones con 37.e5 obliga prácticamente a 36...Dg7 37.Dxc8 Dc3+ con empate.]

36...Cb6 37.Rc3 Dg7 38.Dxg7+ Rxg7 39.d6 Rg6 40.e5 Rxg5 41.e6 Rf6 42.d7 Re7 43.a4 a5 44.Rb3 f3 45.Rc3 Cxa4+ 46.Rc4 Cb6+ 47.Rxc5 Cxd7+ 48.exd7 Rxd7 49.Rd5 a4 50.Rc4 Rd6 51.Rd4 Rc6 52.Rc4 a3 [Las últimas jugadas están mal apuntadas, es el orden probable.]







El provincial de 1984 fue famoso por las turbulencias en la Federación y las algaradas contra su presidente Augusto Menvielle. De hecho sufrió un auténtico "escrache" mientras jugaba el provincial, y como consecuencia de ello... quien abandonó el torneo fue el más sensible Pedro Lezcano, mientras disputaba precisamente la partida con Valcárcel. El inexpugnable Augusto, en cambio, logró ganar el torneo.

Pero antes veamos  esta partida, cuando todo sonreía a Pedro Pérez, cometió un error que permitió a Juan Antonio un sencillo jaque doble:



Pérez,Pedro - Valcárcel,J.a [E69]
Provincial Las Palmas 1984 (3), 02.03.1984

1.Cf3 Cf6 2.c4 g6 3.d4 Ag7 4.g3 d6 5.Ag2 0–0 6.Cc3 Cbd7 7.0–0 e5 8.e4 c6 9.h3 Db6 10.d5 cxd5 11.cxd5 Cc5 12.De2 Ad7 13.Ae3 Tfc8 14.Tfb1 a5 15.Cd2 Dc7 16.a4 Ce8 17.g4 f5 18.f3 Af6 19.Af2 Ag5 20.Ta3 Axd2 21.Dxd2 fxe4 22.fxe4 Cf6 23.Ah4 Tf8 24.Tf1 Dd8 25.Dh6 De7 26.Ag5 Dg7 27.Dh4 Ce8 28.Txf8+ Dxf8 29.Ta1 Cg7 30.Ae7 Db8 31.Df6 Da7 32.Rh2 h5 33.Dxg6 Ae8 34.Dxd6 Cd3 35.Tf1 hxg4 36.Tf8+ Rh7


 37.Df6?? g3+!


0–1

Y ahora si, la partida en que Lezcano abandonó el torneo por los disturbios que se producían en la sala...


Lezcano Montalvo,Pedro - Valcárcel,J.A [B24]
Provincial Las Palmas 1984 (9), 23.03.1984

 1.f4 c5 2.Cf3 g6 3.g3 Ag7 4.Ag2 Cc6 5.0–0 e6 6.d3 Cge7 7.e4 d5 8.Cc3 0–0 9.Ce2 b6 10.c3 dxe4 11.dxe4 Aa6 12.Rf2 Ad3 13.Ce1 Ac4 14.Ae3 Dxd1 15.Txd1 Axa2 16.Cf3 Ac4 17.Td7 Tad8 18.Tfd1 Txd7 19.Txd7 Td8 20.Tc7 Tc8 21.Td7 Rf8 0–1


Esta posición es histórica.  Representa la última partida jugada por el veterano Pedro en los provinciales, siendo como era a estas alturas el único que venía disputando el torneo desde su inicio en 1960. 

-Lezcano estaba en inferioridad ya, con un peón de menos y sin damas en el tablero; y no era un jugador que resistiera numantinamente. De hecho, en una posición de menor desequilibrio también abandonó contra mí en otra ocasión, eso fue el provincial de 1972. Lo que yo no se es qué relación tuvo el abandono en mi partida con su retirada del torneo y los disturbios que se produjeron en él. 



Ese año ademas Juan Antonio también disputó el torneo del Corte Inglés.




Torneo Navidad 1985 ganó Ortega y Valcárcel al perder en la última ronda con el campeón quedó quinto







1985 fue un calco del año anterior, Juan Antonio jugó el provincial y el torneo del Corte Inglés, y otros nuevos como el torneo Johnny Walker. Fue su mejor clasificación en este Open Corte ingles, ya que quedó clasificado en cuarto lugar. Veamos su victoria sobre el ex campeón provincial Juan Pedro Domínguez.








Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Dominguez Sanz,Juan Pedro [B14]
VI Open Corte Ingles 1985 Las Palmas (4), 25.04.1985

1.e4 c6 2.d4 d5 3.exd5 cxd5 4.c4 Cf6 5.Cc3 e6 6.Cf3 Ae7 7.Ag5 0–0 8.c5 Cc6 9.Ab5 Ce4 10.Axe7 Cxe7 11.Dc2 Cg6 12.0–0 f5 13.Tad1 b6 14.cxb6 Dxb6 15.Ae2 Ad7 16.Cd2 Tab8 17.Cdxe4 fxe4 18.b3 Db4 19.Dd2 Cf4 20.Tfe1 a5 21.Af1 Tf6 22.g3 Cg6 23.Ag2 Ce7 24.Tf1 Tbf8 25.Db2 a4 26.Dd2 axb3?



 27.Cxe4!  

Juan Antonio gana calidad y conduce el resto con precisión. 

27... Dxd2 28.Cxf6+ gxf6 29.Txd2 bxa2 30.Txa2 Cc6 31.Td1 Tb8 32.f4 f5 33.h3 Tb6 34.Tad2 Rf7 35.g4 Rf6 36.Rf2 h6 37.Af3 Tb8 38.Rg3 Tb3 39.Td3 Tb2 40.T1d2 Tb1 41.Td1 Tb2 42.T3d2 Tb3 43.Rf2 fxg4 44.hxg4 h5 45.gxh5 Rf5 46.Rg3 Ae8 47.Td3 Tb8 48.Ag4+ Re4 49.Tf3 Cd8 50.f5 Tb7 51.Tf4+ Re3 52.fxe6 Axh5 53.e7 Cc6 54.Te1+ Rd3 55.e8D Axe8 56.Txe8 Cxd4 57.Rf2 Ta7 58.Te3+ Rc4 59.Ae2+ Rc5 60.Tc3+

1–0

     También de este mismo torneo su victoria sobre el veteranísimo Luis Martín Estupiñán, último representante del ajedrez de los tiempos de la II República, que fallecería tres años después.



Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Martin Estupiñan,Luis [A13]
VI Corte Ingles Las Palmas (8), 09.05.1985

1.Cf3 Cf6 2.c4 e6 3.g3 d5 4.Ag2 Cbd7 5.b3 b6 6.0–0 Ab7 7.Ab2 dxc4 8.bxc4 Ae7 9.Cc3 c6 10.d4 0–0 11.e4 Ce8 12.Te1 c5 13.d5 e5 14.Dc2 a6 15.a4 Cd6 16.Cd1 




16... f6? El veterano L.M.Estupiñan ha jugado de manera muy pasiva la apertura y queda en clara inferioridad. Algo mejor era 16...Af6.]17.Ah3 Te8 18.Ch4 Cf8 19.Cf5 Ac8 20.Cde3 Rh8 21.Cxd6 Axd6 22.Axc8 Txc8 


[El flanco de dama negro es muy débil y sin contrajuego en el centro ni el flanco de rey la partida está perdida.]

23.Ac3 a5 24.Tab1 Cg6 25.Tf1 Dc7 26.Tb5 Ce7 27.Tfb1 Tb8 28.Db3 Da7 29.Txb6 Ac7 30.Txb8 Txb8 31.Dc2 Cc8 32.f3 Cd6 33.Txb8+ Dxb8 34.Db2 Da7 35.Db3 Da6 36.Cf5 Dxc4 37.Dxc4 Cxc4 38.Rf2 g6 39.Ce7 Rg7 40.Re2 Rf7 41.Cc6 Re8 42.Rd3 Cd6 43.Cxa5 Rd7 44.Cc4 Cc8 45.a5 Ca7 46.Cb6+ Rd8 47.Rc4 Ad6 48.Ca4 Rc8 49.Cxc5 Rc7 50.Ab4 Cc8 51.h3 h6 52.Aa3 Rd8 53.Cb7+ Rd7 54.Cxd6 Cxd6+ 55.Axd6

1–0



      En el provincial de 1985 quedó muy bien clasificado, tercero, y tras la renuncia del subcampeón Brito pudo jugar incluso el renacido campeonato regional de Canarias, obteniendo el subcampeonato tras Menvielle. Ello le habría valido la clasificación, quince años después, para un campeonato de España, el que se celebró en Huesca, pero entre los compromisos familiares y el hecho de que el sistema suizo no era de su gusto, declinó la participación.

     Veamos esta bonita partida del provincial en que Juan Antonio deja en zugwand al juvenil Jesús Carmelo Rivero.



Rivero,Jesús Carmelo - Valcárcel,J.Antonio [C44]
Provincial LP 1985 (1), 1985

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.c3 Cf6 4.d4 Cxe4 5.d5 Ce7 6.Cxe5 Cg6 7.Cxg6 hxg6 8.Ad3 Cf6 9.0–0 Ae7 10.c4 d6 11.Te1 c6 12.De2 cxd5 13.Cc3 Th5 14.Af4 a6 15.Tad1 Rf8 16.cxd5 Cxd5 17.Cxd5 Txd5 18.Df3 Ae6 19.Axg6 Txd1 20.Dxd1 Dd7 21.Ae4 Td8 22.Ad5 Af6 23.b3 Axd5 24.Dxd5 Dc6 25.Td1 Dxd5 26.Txd5 Re7 27.Rf1 Re6 [Las negras se han librado de la presión y ahora explotan su peón central]

28.Td3 d5 29.Re2 d4 30.Th3 Tc8 31.Td3 Rd5 32.f3 b5 33.g3 g5 34.Ad2 Tc2 35.a3 Ta2 36.b4 Rc4 37.f4 g4 [Las blancas han quedado en zugwand]

0–1



    Y del regional veamos este triunfo sobre el tinerfeño Juan Alonso Quecuty:



En el I Johnny Walker 1985. Valcarcel



Alonso Quecuty,J - Valcarcel,J.A [B31]
Regional LP absoluto (3), 26.05.1985
[User,Windows]

1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 g6 4.0–0 Ag7 5.c3 Cf6 6.De2 0–0 7.d4 cxd4 8.cxd4 d5 9.e5 Ce4 10.Cc3 Cxc3 11.bxc3 Ca5 12.h3 a6 13.Ad3 Ad7 14.Tb1 b5 15.Aa3 Cc4 16.Ac5 f6 17.e6 Ac6 18.h4 Cd6 19.Axd6 Dxd6 20.h5 Ae8 21.Ch4 f5 22.hxg6 hxg6 23.De3 Tf6 24.Tfe1 Tc8 25.Af1 Tc6 26.a4 Txe6 27.Dxe6+ Dxe6 28.Txe6 Txe6 29.axb5 Tb6 30.Te1 Axb5 31.Axb5 axb5 32.Txe7 Af6 33.Cxg6 Axe7 34.Cxe7+ Rf7 35.Cxd5 Tc6 36.Rf1 Re6 37.Cf4+ Rd6 38.Ce2 Rd5 39.Re1 Rc4 40.Rd2 Ta6 41.g3 [Aqui se aplazo, 41.g3 fue la jugada secreta]

41...Ta2+ 42.Re3 Ta1 43.f3 Tf1 44.g4 fxg4 45.fxg4 Tf8

0–1





Contra Menvielle regional 1985 donde fue subcampeón



     En estos años, Juan Antonio admite que regresó a los tableros muy desentrenado, y le costó coger la forma, pero luego le gustó la forma en que jugaba ahora al ajedrez, se sentía más maduro, con mayor comprensión de las posiciones. En suma, a sus cuarenta y pocos años, era yo un jugador muy hecho que disfrutaba más del juego de los reyes.

       Un torneo relevante de este año fue el Open internacional Johnny Walker, que supuso el retorno del ex campeón de España Angel Fernández, que obtuvo el título. Juan Antonio quedó muy bien, octavo con 6 puntos, logrando tablas con el ex campeón de España José García Padrón, entre otros buenos resultados, como sus victorias sobre Sergio Cabrera y sobre Pedro Pérez, aunque cedió ante Menvielle y Ernesto Solana
.

Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Cabrera Guerra,Sergio [E92]
T open Johnnie Walker fin (I) Las Palmas ESP (3), 11.11.1985
[nemog]

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.Ae2 0-0 6.Cf3 e5 7.Ae3 Cc6 8.d5 Ce7 9.Cd2 Rh8 10.c5 Ceg8 11.cxd6 cxd6 12.Cc4 Ah6 13.Axh6 Cxh6 14.a4 Ce8 15.0-0 g5 16.h3 f5 17.exf5 Axf5 18.Ag4 Cxg4 19.hxg4 Ag6 20.f3 Tc8 21.b3 Tf4 22.Ce2 Tf8 23.Dd2 Tc5 24.Tfd1 h6 25.Tac1 De7 26.De3 Rh7 27.b4 Tc7 28.Ca3 Txc1 29.Txc1 Cf6 30.Cc3 a6 31.Cc4 

Cd7? 32.Ce4 Axe4 33.Dxe4+ Rg7 34.Ce3 Rh8 35.Tc7 Dd8 36.Dc2 Cf6 37.Txb7 Dc8 [Fuente: Boletines de la fase final del Primer Torneo Open de Ajedrez "Johnnie Walker" 1985. (Noviembre 1985, boletín número 2, partida 20). Federación de Las Palmas (Editor). Las Palmas de Gran Canaria, España. ] 1-0

Perez Rosales,Pedro - Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio [A68]
T open Johnnie Walker fin (I) Las Palmas ESP (5), 18.11.1985

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.f4 0-0 6.Cf3 c5 7.d5 e6 8.Ad3 exd5 9.cxd5 a6 10.a4 Te8 11.Cd2 Cxe4 12.Ccxe4 f5 13.0-0 fxe4 14.Axe4 Cd7 15.Dc2 Cf6 16.Af3 Cg4 17.Ce4? Ad4+ 18.Rh1 

18...Cxh2! 19.Te1 Cxf3 [Fuente: Boletines de la fase final del Primer Torneo Open de Ajedrez "Johnnie Walker" 1985. (Noviembre 1985, boletín número 3, partida 03). Federación de Las Palmas (Editor). Las Palmas de Gran Canaria, España. ] 0-1
       

1986-89.


    En 1986  jugó por penúltima vez el torneo de El Corte Inglés, y por última vez el provincial. En éste, dado que se había producido el cambio federativo y este año no había descensos, jugó relajadamente y quedó también en zona media.

(N.Autor: Para los provinciales y regional jugados por Valcárcel en estos años 80 -1984, 1985 y 1986- pueden consultarse los artículos correspondientes a esos torneos de este blog).




      Pero además este año continuó en el juego por equipos, fichado por el Caja de Ahorros de Las Palmas. Este año incluso acudió al campeonato de España por equipos en Benidorm. El Caja tenía una excelente plantilla, el G.M. José Luis Fernández, el M.I.José García Padrón, Juan Pedro Domínguez, él mismo y Octavio Pérez Montesdeoca; al parecer también Angel Fernández como analista. El equipo estuvo a punto de quedar campeón, pero finalmente fue subcampeón tras una mala actuación en la ronda final. Juan Antonio hizo muy buena puntuación, cuatro puntos en seis partidas.


        En este torneo tuvo la cara y la cruz. Un fino remate en el duelo fraticida contra el Texaco, batiendo a Miguel Angel Almeida, pero también se le escapó un mate en tres en otro encuentro, preso de la responsabilidad, y el encuentro fue tablas.

     Veamos la lucha contra Miguel Angel Almeida, en el enfrentamiento del Caja contra otro equipo canario, el Texaco; Miguel Angel Almeida fue un talentoso joven grancanario que en los años 80 alcanzó categoría de preferente; en esta partida el remate gustó especialmente a Juan Antonio:



Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Almeida,Miguel Angel [A90]
Camp. España por equipos. Benidorm (2), 1986 Caja Las Palmas-Texaco Las Palmas

1.d4 e6 2.Cf3 f5 3.g3 Cf6 4.Ag2 d5 5.0–0 Ad6 6.c4 c6 7.b3 De7 8.a4 0–0 9.Aa3 Axa3 10.Cxa3 Cbd7 11.cxd5 exd5 12.Cc2 Ce4 13.e3 g5 14.Cce1 f4 15.exf4 gxf4 16.Cd3 fxg3 17.hxg3 Cdf6 18.Cfe5 Dg7 19.Cf4 Af5 20.b4 Tae8 21.Te1 Rh8 22.Ta3 Tg8 23.b5 c5 24.Cxd5 cxd4 25.Dxd4, Cxd5??

Posición tras 25.Dxd4
[Aunque el blanco tiene clara ventaja, ahora había que jugar 25...Td8 26.Axe4, Axe4 27.Txe4, Txd5 27.Da1. Miguel Angel pensó que podía ganar una pieza... En su lugar, recibe un curioso mate en una.]

26.Cf7#

1–0




 1987 es su último año de intensa actividad, aunque ya no participa en el provincial -quizá por su lejana sede en el barrio de Tres Palmas, que retrajo a varios preferentes-, pero disputa el importante Torneo Tarjeta Canaria, que gana Illescas. Acaba en zona media, puesto 23º, con 4 puntos. 




Probablemente Torneo Tarjeta Canaria 1987 Valcarcel al fondo

     También disputó por última vez el Open Corte Inglés, que era su torneo talismán en estos años. Se clasificó en la fase previa para el Open internacional, que se jugo entre septiembre y octubre de 1987, en la fase final disputó el Open -había también un torneo cerrado más duro- quedando en la zona media. Veamos la planilla de su partida con Pedro Lezcano Jaén, hijo de Pedro Lezcano Montalvo.







       A partir de 1988 empieza otra vez su retirada del ajedrez. Tiene 46 años, y confluyen motivos de salud y el convencimiento, otra vez, como en los años 70, de que el ajedrez consumía demasiado tiempo y energías.  Todavía en este año 1988 disputa el fuerte torneo social de la Caja, su última participación individual; es sintomático que esté ya ausente del Open Corte Inglés que habia sido su torneo desde 1981. En el social queda bien clasificado (quinto entre venticinco jugadores; venció el M.I. José García Padrón). Veamos su victoria sobre Manuel Fernández Cuartero, ya fallecido, buen jugador de primera categoría que  perteneció también al Enroque antes de incorporarse al Caja de Las Palmas.



Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Fernandez Cuartero,Manuel [B38]

Social club Caja de Ahorros Las Palmas,  septiembre 1988

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.Cf3 c5 6.Ae2 cxd4 7.Cxd4 Cc6 8.Ae3 a6 9.0–0 0–0 10.h3 Cd7 11.Dd2 Tb8 12.Tad1 Te8 13.f4 Cxd4 14.Axd4 Axd4+ 15.Dxd4 Db6 16.Cd5 Dxd4+ 17.Txd4 Cc5 18.f5

18... Rg7? [Aunque el blanco tiene ventaja, esta jugada pierde, habia que intentar consolidar la posición con 18...a5 o jugar defensivamente con 18...Rf8]

19.Cxe7! f6 20.Cxc8 Tbxc8 21.Af3 a5 22.Txd6 Cxe4 23.Axe4 Txe4 24.fxg6 Rxg6 25.Tdxf6+ Rg7 26.Tf7+ Rg6 27.b3 Te2 28.a3 Tb2 29.T7f6+ Rg7 30.T1f3 Tb1+ 31.Rh2 a4 32.Tb6 Tb8 33.Tf5 Txb3 34.Txb3 axb3 35.Tb5 [Las negras abandonaron en la jugada 47.]

1–0



      También de este torneo procede su partida con otro gran veterano, su admirado Pedro Lezcano Montalvo, que también apuraba sus últimas participaciones, relevado ya en el tablero de competición por su hijo el actual M.I. Pedro Lezcano Jaén:


Las Palmas 20 de Septiembre de 1988
Blancas Juan Antonio VALCÁRCEL  negras Pedro  LEZCANO MONTALVO


1.d4 Cf6 2. c4 e6 3. g3 d5 4.Ag2 c6 5.Cf3 Ad6 6.Dc2 Cbd7 7 Cbd2 O-O 8-O-O Te8 9. b3 Cf8 10.e4 Ce4 11.Ce4 de4 12.De4 Ad7  13 Ab2 f6 14. Tad1 Dc7 15.Ch4 Ae7 16. Dc2 Tad8 17.c5 g5 18.Cf3 Cg6 19 Tfe1 Ac8 20 b4 Rf7 21.Te3 h6 22.Cd2 Rg7 23.Tde1 Af8 24.Cc4 Df7 25.Af3 Rh7 26.h4 Rg7 27.Ah5 Td5 28 hg hg 29.Tf3 Ae7 30. Rf1 Th8 31.Ce5 Te5 32 de f5 33 g4 Df8 34. Ag6 Rg6 35.gf ef 36 e6 Th1 37.Re2 Te1 38 Re1 Ae6 39 Te3 Ad5 40 De2 Af6 41 a3 g4 42.Te8 Df7 43 Af6 Df6 44.De5 b5 45 Df6 Rf6 46 Re2 f4 47 Ta8 g3 48.fg fg 49 Ta7 Re5 50. Re3 Rf6 51 Td7 g2 52 Rf2 Re553 Te7 Rd4 54 Te1 Rc3 55 Te5 Rc4 56 Tg5 Rd4 57 Tg3 Rc4 58 Re2 Rd4 59. Rd2 Af3 60. Tg7 Re4 51 Re1 Re3 62 Tg3 Rd4 63 Rf2 Ad5 64 Tg5 Rc4 65 Tg3 Rd4 66. Re2 Rc4 67.Re3 Rc3 68.Tg5 Rc4 69 Rd2 Af3 70. Re3 Ad5 71 Re2 Rd4 72 Tg4 Rc3 ½ ½ 

--Pude haber ganado esa tardía partida con Lezcano. Aunque  Lezcano debilitó gravemente su ala de rey  yo no le supe ganar en el medio juego y le dejé escapar en el final. Recuerdo  los comentarios de su hijo Pedro Lezcano Jaen - para el que fue una sorpresa que yo jugase la apertura catalana - y los de Juan Pedro Domínguez- que, con razón, me comentó que, en la jugada  45 antes de cambiar las damas, debí comer al paso para forzar un peón pasado.

      En 1989 disputó en abril la mítica simultánea con reloj de la selección grancanaria contra Kasparov, obteniendo unas muy meritorias tablas. "Se planteó una india antigua, y aunque perdí un peón tuve compensación, fue una buena partida, muy legítima". Recientemente, la esposa de Juan Antonio, María Castro, ha logrado recuperar la planilla original.
Con Kasparov simultanea 1989 Cortesia de Maria Castro Dominguez


Kasparov,Garry - Valc�rcel,J.A. [A54]
Simul reloj Kasparov selecc LP, 1989
1.d4 Nf6 2.c4 d6 3.Nc3 Nbd7 4.Nf3 e5 5.Bg5 Be7 6.e3 c6 7.Qc2 Qc7 8.0-0-0 b6 9.Bd3 Bb7 10.Bf5 h6 11.Bh4 exd4 12.exd4 0-0-0 13.Rhe1 Rhe8 14.d5 cxd5 15.cxd5 Kb8 16.Kb1 g5 17.Bg3 Nh5 18.Qa4 a6 19.Bxd7 Qxd7 20.Qxd7 Rxd7 21.Nd4 Nxg3 22.hxg3 Rc8 23.Nf5 Bf6 24.Ne4 Be5 25.Nxh6 Rdc7 26.Ng4 f5 27.Nxe5 fxe4 28.Ng4 Rf8 29.Rd2 Bc8 30.Ne3 a5 31.Rc1 Ba6 32.Rxc7 Kxc7 33.b3 Bd3+ 34.Kb2 b5 35.Kc3 Kd7 36.Kd4 Rc8 37.f3 Bb1 38.fxe4 Re8



Juan Antonio ha logrado compensación por el peón de menos, y la partida se encamina al empate.

 39.Nc2 Bxa2 40.Na3 Bxb3 41.Nxb5 Rb8 1/2-1/2



Sus últimas partidas tuvieron lugar en esta lucha por equipos, en el campeonato de Canarias de 1989 defendiendo al Caja de Arucas. La liguilla se disputó en Arrecife de Lanzarote, y Juan Antonio jugó contra los rivales de los dos equipos tinerfeños, primero el fuerte jugador Francisco Javier Santos del Orfeon La Paz, y después, en su última partida oficial, contra el G.M. José Luis Fernández, del Caja Canarias (por entonces el jugador vasco residía en Canarias). Del buen nivel de Juan Antonio habla que ganó a Santos y entabló con el G.M. Fernández. Un buen colofón a su carrera ajedrecística.



(108) Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Santos,Francisco J. [D36]
Cto. Canarias equipos Caja Arucas-Orfeón La Paz,Arrecife 1989

1.d4 d5 2.c4 c6 3.Cf3 Cf6 4.Cc3 e6 5.cxd5 exd5 6.Ag5 Ae7 7.Dc2 g6 8.e3 Af5 9.Ad3 Axd3 10.Dxd3 Cbd7 11.0–0 0–0 12.Tab1 Te8 13.Af4 a5 14.h3 Af8 15.Ce5 Cxe5 16.Axe5 Cd7 17.Af4 Cb6 18.f3 Ag7 19.b3 Te6 20.Tf2 Cd7 21.Td1 Db6 22.Ca4 Db4 23.Tc2 Tae8 24.Te2 De7 25.Tde1 b5 26.Cc3 Cf6 27.g4 Cd7 28.e4 Db4 29.Ae3 Cb6 30.e5 De7 31.f4 

Tras dominar el centro y bloquear la reacción en el flanco de dama, Valcárcel inicia el asalto de peones contra el rey. Santos reacciona con un amago de ataque con la dama, pero le faltan piezas. 31...Dh4 32.Rh2 De7? (Error, bloquea la casilla "e7" para la torre negra ante la amenaza de 33.f5. Mejor eran jugadas como 32...Af8 aunque ya el blanco está muy superior.



 33.f5 gxf5 34.gxf5 Txe5 (Intenta un desesperado golpe táctico, que falla por la indefensión del caballo negro en b6) 35.dxe5 Dxe5+ 36.Rg2 Dxc3 37.Dxc3 Axc3 38.Axb6 1–0



 Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio - Fernandez,Jose Luis [D87]
Ct. Canarias equipos Caja Canarias-Caja Arucas, Arrecife 1989

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 d5 4.cxd5 Cxd5 5.e4 Cxc3 6.bxc3 Ag7 7.Ac4 c5 8.Ce2 0–0 9.0–0 Cc6 10.Ae3 Ag4 11.f3 Ad7 12.Dd2 Dc7 13.Tac1 Tad8 14.Tfd1 Ca5 15.Ad3 Aa4 16.Tf1 b5 17.Ah6 e5 18.d5 Cb7 19.Ag5 f6 20.Ae3 c4 21.Ab1 Cd6 22.f4 Ah6 23.Tf3 Tde8 24.Th3 Ag7 25.Tf1 Tf7 26.Rh1 Dd7 27.Thf3 exf4 28.Cxf4 Cxe4 29.Axe4 Txe4 30.Ce6 Te5 31.Cxg7 Txd5 32.Df2 Rxg7 33.Txf6 Tf5 ½–½ Aunque Txelu Fernández tiene un peón de más, la fuerza del alfil de casillas negras de Valcárcel y la debilidad del rey negro equilibran la posición.



  

                         4. La segunda y definitiva retirada.

    Juan Antonio había dejado el ajedrez de competición, pero  no extrañó demasiado su retirada final de los tableros. Todo tiene su momento en la vida, y el ajedrez se disfruta de muchas maneras. Incluso me comentó que se daba cuenta con amargura de que podía haber empleado esas horas de dedicación al ajedrez en leer tantos libros maravillosos... ". Le pido más detalles sobre este momento y en general sobre su decisión de dedicarse al ajedrez en estas dos décadas de su vida, entre 1968 y 1989.

     -No, no extrañé mi retirada en gran parte porque en 1990 me matriculé en otra carrera en la UNED, que absorbió el tiempo que antes dedicaba al ajedrez, y en junio de 1995 obtuve el título de Licenciado en Derecho por esa universidad. Recuerdo que su sede  y el club de ajedrez estaban entonces en el mismo edificio propiedad de la Caja Insular de Ahorros y se accedía a ambos por un zaguán común  en  la calle Luis Doreste Silva, en  el que solía coincidir algunas tardes con un simpático jugador, al que conocía de vista, que al verme tomar los ascensores de la derecha, que llevaban a las tutorías, me decía cariñosamente, en broma, “que me confundía, que no es por allí sino por aquí” por los de la izquierda, por los del ajedrez. Al ajedrez le debo la oportunidad de haber conocido  a personas extraordinarias, los máximos artistas de esta actividad intelectual que yo admiraba desde adolescente como Larsen, Smyslov, Portisch y tantos otros. Agradezco a los miembros de la Federación canaria de entonces haberme permitido jugar de igual a igual con algunos de  ellos en el primer torneo internacional de Las Palmas. Al ajedrez le debo también mis dos minutos de gloria como campeón escolar de España y regional de Canarias, y que mi nombre figure en algunos tomos del Informator y de la Enciclopedia yugoslava de aperturas, reservándome así—como escribe irónicamente Zweig en su “Novela de ajedrez –un “ mísero rincón de inmortalidad en los perdidos renglones de un libro de ajedrez". Hoy, además,  con la llegada de los ordenadores, lo que el ajedrez tiene de desafío para la mente humana ha perdido relieve, es un reto superado por las máquinas que nos permiten contrastar nuestras viejas partidas y, tras tantos años, descubrir los errores que cometimos y las oportunidades que dejamos pasar.


    Todavía en 1994 tuvo una participación como simultaneador en una simultánea escolar que reunió a muchos veteranos, como Gonzalo Angulo, miembro del mítico equipo Enroque de su juventud. Angulo se había retirado también en 1972, pero en su caso no hubo retorno alguno. 


         Sobra decir que el "gusanillo" nunca se extingue. Juan Antonio ha continuado vinculado al ajedrez, transcribiendo partidas en su casa, disfrutando de su extensa biblioteca de ajedrez. Fue para mí una satisfacción entrevistarme con él en varias ocasiones, y debo agradecer la cesión de numerosos boletines y partidas de esos años 70 y 80. 

           5. La visión de una esposa.-

No quisiera terminar sin mencionar el gran apoyo que recibió siempre de su esposa María en su afición. Para mi libro "El juego de nuestras vidas" (Volumen I-2) ella tuvo el detalle de relatar su experiencia como esposa de ajedrecista en el excelente texto "Backstage chess", que figura en los anexos del libro, y reproduzco con su autorización: 


Backstage chess 

María Castro Domínguez. 2016.


Siempre hay una mujer en la vida, en la vida de los jugadores de ajedrez, puede ser una madre, una compañera, una hermana……aunque casi siempre o muchas veces no se les conocen en el mundo del jugador, su papel de co-partícipe-jugadora, de coach, de trainer, de nutricionista, de psicóloga, aunque sea entre bastidores. Bastidores o no, depende de la perspectiva. Estas mujeres, desde mi punto de vista, son una pieza fundamental, igual que todas las del tablero, para que el juego del ajedrez, o de la vida como insinúa el título de Ricardo Moyano, empiece, continúe y como no, termine como es debido.

Cuando conocí Juan Antonio el ajedrez se presentó en mi vida desde el primer momento, aunque Juan Antonio no jugaba ya de forma continua, estaba el murmullo del ajedrez compartiendo algo de mi espacio vital, de mi espacio con él, igual que todas las cosas que conformaban parte de su vida.

Como espacio físico doméstico o literal, estaba en las numerosas copas que empapelaban con orgullo los estantes de su casa. Retratos pintados por su madre, que era pintora, de un joven con siniestro bigote y tablero en posición muy típica de él. También en los cajones había mementos ajedrecísticos, fotos en blanco y negro con jugadores autóctonos y grandes maestros, fotos con un eterno cigarro fumado siempre hasta solo la cuarta parte...Todos los que recuerdan verlo jugar, se acordarán de que siempre dejaba los cigarros a medio fumar, en el mismo sitio, con una exactitud casi matemática.  Y recortes de periódico de sus hazañas en las competiciones.

Siempre había tableros y piezas de ajedrez, a veces incompletas, desperdigadas por toda la casa por su perra,  le encantaba mordisquearlas  y caminar torpemente entre ellas, enfadada con sus rivales.

Sus hijos igualmente se adueñaban de las piezas, que primero cumplían un pre-equivalente a los muñecos playmobiles y posteriormente, ya mayores, ellos se impregnaron de la fiebre del ajedrez y jugaban ya en plan más serio. O sea la casa se llenaba de tableros y libros de ajedrez a un paso vertiginoso.

Espacio físico externo, social; en las competiciones que pude observar, sobre todo en el Hotel Santa Catalina, se encontraba todo un elenco de jugadores internacionales y locales. Para mí era una fuente de conocimiento, diversión e inspiración muy literaria, casi poética. Aunque yo era una mera espectadora y mis conocimientos no iban más allá de saber las reglas básicas, me entretenía ver las caras, los gestos y no solo de los jugadores, también de sus acompañantes, a veces muy exóticas. Seguramente me inventaba vidas y más vidas, mientras en cada mesa se debatían entre la vida y la muerte intelectual. Recuerdo una vez que salimos a cenar un grupo a la Casa de Andalucía  con  Leontxo García, la conversación siempre tan inteligente y con tanta paciencia con una joven inexperta como yo.

Espacio en el tiempo tan importante en la vida compartida con el ajedrez. El tiempo que se alarga y se acorta, se mueve  a veces simulando los movimientos de las fichas, en su propio ritmo.

El tiempo que pasas sola porque está jugando, o el tiempo aunque estés con él, el jugador,  en el que  él está ausente, preparando una partida, se convierte a veces en un tiempo, un paréntesis  demasiado largo. A veces por la angustia cuando está  jugando en una competición, ya que no puedes controlar nada y no sabes cómo va a regresar, sí con el ánimo por los suelos o exultante porque ganó. O a veces porque  lo necesitas, la persona a tu lado.

Un ejemplo de esto en mi caso es cuando estaba a punto de dar a luz y Juan Antonio  estaba jugando en el club de ajedrez, típico en verano de vacaciones. No existían móviles entonces, y solo podía contar con el teléfono del Club de Ajedrez, donde por cierto el personal siempre amable estaba dispuesto a localizarlo.

En el parque Santa Catalina donde las partidas en las que jugaba Juan Antonio eran a cinco minutos, me parecía que el reloj marcaba un tiempo distinto, tantos movimientos en tan poco tiempo. El tiempo se aprovechaba, y nunca mejor dicho, hasta el último segundo. Curiosamente era un espacio donde el juego con sus reglas convertían a todos los contrincantes en iguales, todos partían del mismo punto de inicio, no importaba la edad, profesión, sexo etc. El lenguaje era el mismo.

Espacio del sonido, el sonido del ajedrez a lo mejor puede sonar extraño. Pero para mí era y es lo que trae connotaciones valiosas, recuerdos que no quisiera perder, como la magdalena para Proust. El silencio en las salas de las competiciones, que no es un vacío sino un reencuentro con tus pensamientos y el de los demás. Se oyen los pasos de los jugadores alrededor de las mesas cuando a veces ya no aguantan más sentados. El sonido de las piezas. El crack o crick que  cuando se toca el reloj. Juan Antonio lo tocaba con bastante agresividad y energía.

A nivel más cercano, el sonido de las piezas que caen continuamente cuando Juan Antonio  coloca la tabla sobre un sitio inestable como la cama, era lo último que oía antes de dormir. Finalmente volviendo al párrafo inicial, no puedo olvidarme del poema de ajedrez de Borges, que Juan Antonio me recitaba y recita cada vez que hablamos de ajedrez, que me parece evoca todo lo que es ese mundo, nuestro mundo, el mundo del ajedrez.





                          FIN

Comentarios a nemogcster@gmail.com (Ricardo Moyano).