jueves, 19 de julio de 2018

Angel Fernandez 5º capitulo. Breves retornos y dos años de vida alternativa 1978-1983


5. Capítulo. 1976-1983: Retornos esporádicos y dos años de bohemia.-

Angel en 1983, un notable cambio físico


                1. Esporádicas actuaciones entre 1978: la llamada del Caja de Ahorros.-

                 Tras su anunciada  retirada de las competiciones a fines de 1975, Angel cumplió su palabra y limitó su relación con el juego al ajedrez informal, y a las partidas de "blitz". Aunque nunca se desvinculó del ajedrez. Por ejemplo en primavera de 1977 ofreció una simultánea con reloj a 20 tableros en el club Caja, donde se impuso a 17 jugadores entablando solamente con tres, lo que demostraba que conservaba sus reflejos y buen nivel. Pero no se inscribió en torneo alguno. 

                Fuera de lo ajedrecístico, en lo profesional, atendía sus obligaciones en la oficina de la Caja de Ahorros, y en lo familiar, a su nueva relación matrimonial y el nacimiento de su único hijo, Ricardo. Pese a todo, en estos años tuvo episódicas reapariciones, especialmente vinculadas a su ayuda el equipo de su vida, el Caja de Ahorros de Las Palmas, que atravesaba difíciles momentos en esos años, aunque también jugó algunos torneos individuales.


                Después de "colgar los trebejos" la vida federativa local se fue haciendo turbulenta. Desde 1976, coincidiendo con la transición democrática, la dirección de la Caja de Ahorros -vinculada al Cabildo Insular- era objeto de apetencias por los rivales políticos de  Juan Marrero Portugués, y desde ese año tuvo limitados sus poderes, lo que se tradujo en la reducción de las importantes subvenciones que recibía el ajedrez. El presidente del club Juan Rafael Betancort decía a quien quisiera oírle que ya no había dinero para los equipos. Algunos fichajes, como el G.M. peruano Orestes Rodríguez o Roberto Debarnot, buscaron enseguida otros aires catalanes o alincantinos. Pese a todo, en 1976 y 1977 el Caja de Ahorros, liderado por Bent Larsen, logró proclamarse de nuevo campeón de España por equipos. Pero en ese año de 1977 las cosas se agravaron en la dirección del ajedrez de Las Palmas, y Juan Marrero Portugués fue cesado de forma fulminante como director de la Caja, así como Betancort al frente del club de ajedrez. Los métodos no fueron los más elegantes. Marrero se encontró de la noche a la mañana cerrado su despacho en el edificio corporativo, y lo mismo le sucedió en el club a Juan Rafael Betancort. Uno de sus subordinados se había encargado de cambiar la cerradura: Pudo haberle dicho aquello de "No es nada personal, Juan Rafael". Además, los nuevos directivos ordenaron a Betancort incorporarse a las oficinas bancarias: se había terminado la década como empleado liberado a beneficio de su labor ajedrecística. En justa correspondencia, Juan Rafael se desvinculó del equipo de ajedrez, aunque volvería a jugar más adelante. Y no fue el único. El club Caja dejaba de ser el buque insignia del ajedrez grancanario, y Larsen, Domínguez, etc., sin salir de Las Palmas, buscaron otros equipos canarios, en particular el recién creado Unión Deportiva Las Palmas, que en principio ofrecía mejores fichas a los jugadores, aunque al final fuera un "fiasco" total, ya que la subvención comprometida por el equipo de fútbol con el filial ajedrecístico nunca llegó. En resumen, que del cuadro "cajista" que había quedado campeón de España en 1977 sólo quedaba en plantilla José García Padrón, vinculado laboralmente a la entidad financiera.

Angel en 1978


               El primer retorno de Angel al ajedrez de competición tuvo que ver con esta situación del Caja. Había que recomponer como fuera un equipo que se enfrentara con dignidad en primera división al campeonato nacional. Pero no era éste el único compromiso: antes, en primavera de 1978, el Caja, como campeón de España vigente, tenía que competir en las eliminatorias del campeonato por equipos europeo, contra el conjunto italiano del Banco di Roma. Para colmo, la eliminatoria se disputaba a seis tableros, y no sólo cuatro, como sucedía en el nacional. El Caja pudo contar con José García Padrón y Menvielle en los dos primeros tableros -Augusto aceptó venir expresamente desde Toledo, donde ahora residía por razones laborales-, y en los tableros bajos con jóvenes de las nuevas generaciones: el tinerfeño Hugo Rubio, y los grancanarios Sergio Cabrera y el campeón juvenil Manuel Quesada, que rindieron muy bien. Pero para el tercer tablero el club hizo un llamado desesperado a Angel Fernández para que abandonara su retiro y completara la alineación. Y el amor de Angel a su equipo de siempre le hizo volver. Aunque, como él mismo advirtió, estaba totalmente desentrenado. Lo que sucedió en esta eliminatoria puede verse en el artículo que dediqué a ella en este mismo blog. Caja Las Palmas-Banco di Roma artículo

  En resumen, aunque Angel jugó bien, se apuraba mucho de tiempo, y no pudo impedir perder las dos partidas con el ya fallecido M.I. Alvise Zichichi, titulado internacional desde 1977. Los dos puntos perdidos por Angel fueron decisivos. Para colmo, la derrota final, donde había llegado a estar superior. Veamos esta lucha.

Fernandez Fernandez,Angel (2310) - Zichichi,Alvise (2360) [B44]
Copa Europea de Clubs (II) Roma ITA (2.3), 12.06.1978

[B: Equipo CA La Caja de Canarias (ESP) - N: Equipo GS Banco di Roma (ITA) / Tercer tablero / Eliminatoria Turno I (Ronda de 32 equipos)]]

1.e4 c5 2.Cf3 e6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cc6 5.c4 Cf6 6.Cc3 d6 7.Ae2 Ae7 8.Ae3 a6 9.0–0 0–0 10.f4 Ad7 11.De1 Db8 12.Dg3 Ce8 13.Tad1 Dc7 14.Ad3 g6 15.Df2 Tc8 16.Cf3 Cf6 17.h3 Cb4 18.Ab1 Ae8 19.Ab6 Db8 20.a3 Cc6 21.b4 Cd7 22.Ae3 b5 23.cxb5 axb5 24.Cd4 Cxb4 25.Ccxb5 Ca6 


26.e5? (Bueno era 26. Ca7!, Dxa7 27.Cc6! y 28.Cxe7, que gana calidad. Si la dama no se come el caballo igual sigue 27.Cac6, ganando pieza). 26. dxe5 27.fxe5 Cxe5 28.a4 Cc5 29.Ah6 Cxa4 30.Axf8 Axf8 31.Ad3 Ac5 32.Rh1 Td8 33.Dc2 Axd4 0–1 Angel pierde por tiempo en posición desesperada. Los sueños de clasificación del Caja se esfuman, y Angelito quede muy decepcionado. 



  
                Pero Angel no se desanimó, y ya retomado el gusanillo de las partidas oficiales, y quizá para resarcirse del amargo sabor de las partidas con el italiano, se apuntó en un torneo de fin de temporada local donde sólo competían primeras (Manuel Alba, etc.), y ganó con facilidad todas las partidas, de las que conocemos su victoria sobre Ricardo Hernández Déniz -cortesía de este jugador-, que puede consultarse en la base, y también aquí:


Hernandez Deniz,Ricardo - Fernandez Fernandez,Angel [E12]
T Fin de Temporada Las Palmas ESP (4), 26.06.1978

1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cf3 b6 4.Ag5 Ab7 5.e3 h6 6.Ah4 Ae7 7.Ad3 0–0 8.0–0 Ce4 9.Axe7 Dxe7 10.Dc2 f5 11.Cc3 Cxc3 12.Dxc3 d6 13.Tae1 Cd7 14.e4 f4 15.d5 e5 16.b4 g5 17.Cd2 a5 





18.Ae2? (Mejor era 18.a3, ahora Ricardo queda muy inferior y pronto perdido) axb4 19.Dh3 Txa2 20.Ag4 Cc5 21.Cf3 Rg7 22.Af5 Th8 23.Dg4 h5 24.Dxg5+ Dxg5 25.Cxg5 Aa6 26.Tb1 b3 27.g3 Axc4 28.Tfd1 Rf6 29.gxf4 h4 30.Ch3 Tg8+ 31.Rh1 Ae2 32.fxe5+ dxe5 33.Cg1 Axd1 34.Txd1 b2 0-1


                En verano, tras haber acudido a Sevilla como espectador a presenciar un torneo jugado por su amigo Calvo, Angelito aceptó también ayudar al Caja en la difícil competición nacional de ese año, en la localidad catalana de Centelles. El objetivo era solamente mantener la categoría, y lo consiguieron sin muchos apuros. En este torneo coincidí con él, ya que yo jugaba con otro equipo canario, el Condal, en segunda división. No obstante, por la distancia generacional, teníamos amigos diferentes, y apenas nos relacionamos. Angel tuvo una buena actuación:  Angel jugó en el tercer tablero, y en las cuatro partidas en que fue alineado obtuvo una victoria -contra el jugador del Tarrasa- y tres tablas. El Caja quedó quinto, manteniendo sin apuros la categoría. Las partidas de Angel no se han conservado.  


Sala del Campeonato España equipos 1978 en Centelles Fuente Buttleti de Escacs


                Pero, cumplidos los compromisos, Angel decidió volver de nuevo a sus cuarteles de invierno. Este breve retorno fue un espejismo. En 1979 no jugó ni una sola partida, esta vez ni siquiera con el Caja, pese a las dificultades en que se encontraba el equipo para mantener la categoría en primera. De hecho el equipo, que se presentó con solamente cuatro jugadores, quedó penúltimo y descendió a segunda división.

Angel 1980


                No obstante, las cosas cambiaron en 1980. De pronto emergió un Angel distinto, que esta vez sí parecía decidido al retorno formal. Jugó en el club torneos de "blitz", dio simultáneas, se comprometió otra vez con el Caja, con la ambición de devolverle a primera división... Sus declaraciones eran muy entusiastas, aunque admitía la falta de entrenamiento con la que acudían todos los jugadores al nacional. El cronista Andrés Armas le citó en su casa de Escaleritas -curiosamente eran vecinos-, y Angel se expande en declaraciones donde se lamenta de que Canarias estuvo a punto de ser como Cuba, pero no fue posible; demanda que la entidad financiera siga siendo esencial en el apoyo al ajedrez, tras el cese de Marrero; afirma que nunca dejó el ajedrez, que siguió las partidas magistrales, las revistas... Sin duda una verdad a medias, ya que el Angel de estos años no sólo sigue con una preparación técnica escasa, sino que ahora se añade su falta de tableros, de partidas, con sólo las dos partidas de la eliminatoria con el Banco di Roma y el modesto torneo local a cuestas. Pero veamos la entrevista de Andrés Armas "menroco":

                "Cuando nadie lo esperaba, emerge de nuevo el nombre de Angel Fernández. «Debutará» con su equipo, el Caja Insular de Ahorros, en los Campeonatos de España por equipos. Le cité en casa, al socaire del inviernillo inesperado que nos cosquillea. En la quietud de la terraza, arriba, en lo alto de un octavo piso, con café y buenas intenciones hilvanamos este diálogo:
                -Por qué te alejaste del ajedrez, siendo tú una de sus principales figuras?
             -Me veía obligado a dar respuestas negativas a los responsables federativos y deí mi equipo ante cualquier competición, hecho que llegó a desmoralizarme. Algunos compañeros y jefes de mi empresa no aceptaban de buen grado mis desplazamientos. Sé que ¡sus comportamientos obedecían a un contexto general que se tiene del deportista-empresa, de la nula conceptuación que en todos los niveles se da al deportista amateur. Afortunadamente, y hablo por lo que a mi empresa respecta, la Caja, las  circunstancias y los tiempos han cambiado, obteniendo por parte de mis superiores toda clase de facilidades, hecho que aprovecho para mostrar mi agradecimiento.
                -Sin embargo, ¿no son muchos años sin intervenir en alguna competición?
                -Sí, son muchos años, estoy de acuerdo. No obstante, nunca estuve totalmente desconectado del ajedrez. He seguido las partidas de los torneos magistrales, he seguido al día las alternativas del juego-ciencia a través de las revistas especializadas, he jugado partidas informales, principalmente a cinco minutos, lo que me ha permitido mantenerme al lado de mi juego predilecto. Me ha pasado lo que le podía haber ocurrido a un cura que se ve desautorizado para ejercer sus misiones de predicador, decir sus misas, pero que jamás deja de leer una página de su breviario...
                -¿Qué es para ti el ajedrez, Angel?
                -Por encima de todo un arte. También tiene otras cosas, claro que sí. Yo, cuando juego, y ante la posibilidad de inclinarme por una linea dentro de una determinada varíente, posición, siempre procuro elegir la más artística, haciendo caso omiso al gran Alekhine que aconsejaba: «Juega siempre la más fuerte; por ejemplo: si tienes ante ti una red de mate en una, dos, tres, cuatro o más jugadas, no lo pienses, «mata enseguida».
                -¿El ajedrez como ente social?
        -Adolece del mismo problema que la mayoría de las actividades  intelectuales. Carece de seguidores multitudinarios. La masa, bien sea porque brinda sus preferencias a actividades fáciles, lo cierto es que no se inclina por otras aparentemente complicadas. ¿Por qué sucede esto? Creo que se trata de una falta de raciocinio, de solidez en las estructuras que conforman los estamentos formativos de un país. Pero, a pesar de todo, a pesar del ostracismo que soportamos algo se va haciendo, aunque con una lentitud desesperante. En países más avanzados, el ajedrez sirve de termómetro en el coeficiente de su nivel cultural...

                -¿Por qué no surgen figuras? (N.A.: Uno de los reproches que se hacían al ajedrez grancanario en esos años es que pese a la gran inversión de ese período, en ese tiempo apenas se habían conseguido titulados, solo dos M.I., Fraguela y José García Padrón) .

            -Es difícil, muy difícil. Y cuando esto ocurre, la continuidad tropieza con las barreras estructurales antes mencionadas. Hay que distinguir entre el jugador que quiere llegar basado en sus innatas condiciones además de la  disponibilidad de medios con aquél que ha de limitarse a combinar sacrificio con dedicación laboral. En el primer caso no podrás sobrepasar la categoría o rango de maestro internacional, en el segundo tendrá que contentarte con ser fuerte jugador local. ¡Es increíble lo que hay que dar, entregarse, para llegar a gran maestro!.
                -Hablemos de los campeonatos de España que tenemos en puertas. ¿Ascenderemos?.
                -A eso vamos. Llevamos un pequeño inconveniente que consiste en la preparación un tanto apresurada que hemos mantenido. Por el contrario vamos con bastante experiencia, con garra y moral, por lo que, hemos de alcanzar el ascenso. Nuestro lugar está en primera. Si ello no se hiciera realidad, tendríamos que replanteamos un programa de preparación para el próximo año cuyo principal objetivo no sería otro que el de devolver el equipo a la Primera División de donde nunca debió haber salido (N.A. Como vemos, Angel planeaba un retorno definitivo a los tableros).

                -¿Cómo ves el momento del ajedrez de Las Palmas?.

                -Aquí estuvo a punto de lograrse un fenómeno similar al de Cuba. Desgraciadamente, dicha empresa no fue posible, no llegó a realizarse, ya que, y, al margen de la buena fe de las personas entonces  responsables, de las que no dudo, creo que su desarrollo coincidió con otra época, con otras fuentes económicas, con otro ensamblaje global. En este instante contemplo el ajedrez grancanario en una fase sumamente decisiva, delicada, ya que, sólo respira gracias a la impagada aportación de la Caja, sin cuya ayuda, sin cuyo respaldo, ya hace tiempo hubiera retornado a su legendario punto de partida, el parque San Telmo... "

                Las declaraciones de Angel son, como todo lo que sucede en estos años, dentro de su habitual optimismo, algo voluntaristas. Angel quería volver, pero en realidad en el fondo de sí no lo veía claro. Y En el nacional de 1980, en Santander, en el majestuoso Palacio de la Magdalena, jugó solamente cuatro partidas, en segunda categoria. De ellas, una derrota con Colomer, que puede verse en la base de datos, única conservada, dos tablas -con Alvarez del Michelín de Valladolid y con Eduardo Pérez-, y su única victoria se debió a la incomparecencia del contrario... Un bagaje muy escaso, máxime teniendo en cuanta que jugaba en segunda categoría, no como en 1978. Angel no estaba preparado técnicamente, y acusaba la falta de partidas. La diferencia entre el deseo y la realidad la pone de relieve uno de los jugadores que compartió equipo ese año en dicho torneo: "Miedo, mucho miedo, es lo que había.  Lezcano jugaba con mucho miedo, haciendo numerosas tablas. Y Angel Fernández, lo mismo. Fíjate que antes de uno de los enfrentamientos, en de la primera ronda, en que le tocaba con blancas con el fuerte jugador Eduardo Pérez, me dijo que le encantaba ese emparejamiento, porque Pérez había escrito en la prensa catalana unos años antes sobre supuestos amaños entre los equipos canarios. 'Le tengo ganas' me dijo. Para mi sorpresa, firmó unas tablas de salón enseguida. Yo creo que se  veía inseguro". 

Para Sergio Cabrera compañero en ese equipo tambien, Angel tenia un importante talento natural aunque su alcance de haberlo desarrollado por completo no era previsible. En aperturas era flojo pero Larsen le enseño a jugarlas de manera simple eludiendo las lineas complejas.

                Pese a todo, el Caja quedó subcampeón de segunda y consiguió de nuevo el ascenso a primera. Tampoco en este caso las partidas jugadas por Angel se han conservado.

                2. La gran crisis vital de 1981, y retorno a la ciudad.

                Tras este torneo, se suponía que Angel iba a afrontar su vuelta a la competición local. Sin embargo, a mediados de 1981 Angel tomó una decisión que iba a ser importante a nivel personal: una excedencia de dos años en la Caja de Ahorros, para cambiar totalmente de vida.  Angel e Inma llevaban ya cinco años casados, con una vida convencional en la ciudad, un hijo de cuatro años, pero estaban entrando en una crisis total: existencial, de proyecto vital, de pareja incluso. Ricardo Calvo había comentado a veces a su amigo Angel la idea de alquilar una furgoneta y echarse a viajar por Europa, cambiar de vida... Y Angel quería vivir la naturaleza, lo auténtico. Incluso cambió de aspecto físico, dejándose barba y abandonando la corbata: también Calvo se había dejado una espesa barba ya en 1973... Quizá ese mimetismo del que habla su hermano Víctor tenga que ver en esta puesta en práctica de ideas de su gran amigo. 

                 Este período bohemio o contracultural duró dos años, hasta mediados de 1983, y tuvo dos etapas, un primer período en Angel vendió su coche, se compró una autocaravana, y junto a su esposa y su pequeño hijo, se movieron con la furgoneta por toda Europa, hasta los países nórdicos, Dinamarca en concreto, viviendo en campings, disfrutando del mar, de los ríos, del campo... Y otra etapa posterior en que se retiraron a Jandía, a la parte sur más desolada y virgen de la isla de Fuerteventura, como auténticos robinsones, viviendo en casas prestadas por amigos, junto al mar. Vivían junto a un faro, Angel se relacionaba con pescadores y pescaba él mismo; y comían de lo que obtenía diariamente con su chalana. 

Inma Almenara, esposa de Angel, me cuenta con más detalles esa experiencia:

-Yo conocí a Angel de forma casual como ya te conté, en las playas del sur de Gran Canaria, cuando él estaba con Fernando Visier y yo con otra amiga, en 1974. Nos casamos en 1975 y nuestro hijo nació en 1976. Angel era una persona tranquila, absolutamente humilde. Y en 1981, cuando nuestro hijo tenía cinco años, Angel estaba harto de la ciudad, las colas, el ruido, el trabajo... Estábamos pasando una crisis total, de pareja, de forma de vida, existencial. Y el decidió, con mi total apoyo, pedir una excedencia de dos años en la Caja. Yo no trabajaba por entonces, y era el miembro práctico de la pareja, "la contable", yo ahorraba y tenía guardado dinero, que nos vino muy bien para afrontar esta aventura, porque el término "aventura" define muy bien la forma de ser que tenía mi esposo. El era muy despistado, y salía por ejemplo sin cartera, para evitar que se la robaran o perderla; yo tenía que ocuparme de que saliéramos con dinero... Yo le apoyé totalmente en la decisión de pedir la excedencia, porque estábamos sumidos en esa crisis total, y en un proyecto de reconstrucción de nuestras vidas, de nuestra relación de pareja incluso. Vendimos nuestro coche y compramos una autocaravana con la que viajamos por Europa, hasta Escandinavia. Parábamos en campings, vivíamos junto a los ríos, el campo, la playa. También Angel aprovechó para jugar algo al ajedrez, unas participaciones fuera de Canarias que son poco conocidas, como en Calella de Mar en 1981, donde jugó no sólo con el Caja en el campeonato por equipos sino en el Open internacional que se celebraba en ese mismo tiempo; o al año siguiente en 1982 el open internacional de Torrelavega, que aprovechó para jugar cuando estábamos en el camping de Santillana en Cantabria.   Después de esa etapa de la autocaravana nos fuimos a Jandía, Angel ya conocía a un grupo de pescadores de viajes anteriores, y viajaba a Jandía con amigos vinculados a la U.D. Las Palmas, iba por ejemplo con el sr. Alemán, el conserje del club de ajedrez, muy amigo suyo, iban de pesca, cocinaban... Nos quedamos en Jandía en la casa de un pescador, una casa muy humilde, apenas una habitación y un salón con una mesa y unas sillas. Angel pesca, hace una chalana, echa un palangre, y comíamos de la pesca. Incluso se fabricó artesanalmente un juego de ajedrez, haciendo el tablero con una chapa de las usadas para las chalanas, y las piezas con un palo de escoba. Más tarde, una señora alemana nos deja una casa a la orilla del mar, ella se iba a Alemania y quería que le cuidáramos la casa. ¡Fuimos la familia más feliz del mundo!. Pero luego, en un momento dado, el niño se cayó, se rompió unos huesecitos, y salía muy caro el tratamiento médico, fíjate que entonces no teníamos Seguridad Social. Además, mi hijo ya estaba en edad escolar. Total, que se le termina la excedencia a Angel y decide incorporarse a la Caja, pero lo hace inicialmente en Fuerteventura, ya que nuestra intención era quedarnos allí. Sólo que la vida se nos hacía demasiado cara, pagando alquileres, etc. Finalmente decidimos regresar a Las Palmas,  a nuestra casa del barrio de Escaleritas, esta misma donde sigo yo viviendo, y a una vida digamos normal, la que habíamos llevado antes. Angel monta en una habitación su rinción, donde tiene sus cosas, sus libros de ajedrez... Y bueno, sigue con sus aficiones. 

-Como los coches, la velocidad...

-Sí, es cierto que le gustaban los coches, y los de carreras, tenía un Jaguar que mantuvo hasta el año 80, y luego siempre tenía dos coches, en Fuerteventura por ejemplo teníamos un jeep. Mi marido era tímido en realidad, pero tenía ese lado de amor por la aventura del que te he hablado, ahí entraba esa afición. Pero tenía muchas más, sobre todo los barcos y la pesca, que eran una de sus grandes aficiones, o tocar el piano, poca gente sabe que tenía la carrera de piano, mira, su piano está aquí, aún lo conservo- Inma me enseña el piano que tiene en el salón de la casa-, le encantaba Beethoven, su preferido, también Vivaldi, o Chopin. Por cierto que un día, estando en los campeonatos de España, creo que en Alicante (N.A. Debió ser el campeonato por equipos de 1974), viendo que en el hotel había un piano, se arrancó a tocarlo, según me contaron. Debió ser alguna de las piezas clásicas que le gustaban. Otra afición de Angel era la astronomía, que compartía con Ricardo Calvo, aun conservo el gran telescopio que Angel compró, y que nos llevamos a Fuerteventura. La amistad con Ricardo era intensa, hablaban mucho por teléfono por las noches, una vez que Calvo había dejado Las Palmas en 1974 y marchado a Mallorca. En el año de mi gestación en 1975 era muy pesado preguntándome contínuamente por mi salud, dado que era médico, y tanto me cansó cariñosamente hablando, que le puse Ricardo a nuestro hijo en homenaje a él. Angel, pese a su despiste y esa fama real de improvisador, era también muy meticuloso, y hacía estudios sobre ajedrez, que yo tengo guardados. Y es cierto que nuestra casa fue muy visitada por algunos amigos ajedrecistas en ese tiempo. José Luis Galván, al que llamábamos "Galvi", y Gerardo González y su esposa Piedad ya fallecida, venían mucho, así como Pedro Pérez, o Raúl Sánchez. Alfredo Brito alguna vez, pero menos. El 24 y 31 de diciembre siempre hacíamos unas buenas fiestas en casa, y venían ellos. También venían a jugar partidas amistosas, a estudiar ajedrez, etc. (N.A.: Muchas de esas partidas amistosas constan en el archivo de partidas de Angel que conserva Inma, y que llegan hasta mediados de los años 90, véanse algunas de ellas en la base de este artículo).



Angel con José García Padrón y J.M. Fraguela 1983

                  Volvamos al detalle de la actividad ajedrecística de Angel en esos años. Aunque Angel había abandonado sus proyectos de jugar regularamente en Las Palmas, sí deseaba jugar torneos en sus viajes, y cumplir, por qué no, una vez más, con su equipo de siempre, el Caja. Así que al llegar el verano de 1981, como ya nos contó Inma Almenra, se jugaba en Calella sucesivamente el campeonato por equipos y un Open internacional, Angel enfiló la autocaravana hacia esa localidad. Nuevamente jugó sólo unas pocas partidas el equipo, cuatro, de las que dos fueron tablas y perdió otras dos, una de ellas con Angel Martín. Inma recuerda que aunque tenían derecho a dormir en el hotel, preferían volver a su furgoneta, al camping. 

      -(Inma):Recuerdo una anécdota del torneo de Calella. Yo estaba dando una vuelta por el pueblo y al llegar a la sala de torneos con mi hijo, había un gran revuelo. "¿Qué pasa?" "Nada, que su marido acaba de perder, ha sido una gran partida". Mi propio hijo estaba muy asustado con aquel jaleo, pensando que había ocurrido algo grave. Total, nos fuimos a dormir al camping y en la madrugada veo que Angel se cae redondo de la cama al suelo, me alarmo y le digo si se encuentra bien. Y me dice "Tranquila Inma, es que estaba pensando y de pronto me acabo de dar cuenta de que si llego a retrasar la maniobra que hice ¡hubiera ganado la partida!". En ese torneo de Calella de Mar, en que coincidió el open que jugó Angel con el campeonato de España por equipos, en que también participó en algunas partidas con el Caja, vivíamos solos en el camping, porque de hecho en esa época estaba cerrado, pero nos vinieron a visitar Pedro Lezcano Montalvo con su esposa Carmen Jaén, Pepe García Padrón, y Ricardo Calvo (N.A.: Pedro Lezcano, Ricardo Calvo, José García Padrón y Fernando Visier fueron amigos asiduos de Angel e Inma, los cuales a su vez visitaron a Calvo en Mallorca y a Visier en Toledo cuando éstos abandonaron Las Palmas). Yo le acompañaba siempre que podía a los torneos, al menos los primeros años, porque luego cuando empecé a trabajar en sanidad, ya mayor, muchas veces me era imposible por el trabajo. Cuando le acompañaba él jugaba y yo me iba a dar vueltas por las ciudades, de compras... Recuerdo jugadores por los que siempre sintió Angel debilidad, que fueron además de Calvo Juan Manuel Bellón y el canario Pepito, José García Padrón, al que claro está, Angel había conocido cuando era un escolar de pantalón corto, le había visto crecer.




                En este torneo por equipos nacional de 1981 en septiembre el Caja, con José García Padrón, Menvielle, Domínguez, Pedro Lezcano, Angel Fernández y Mary Pino García Padrón en sus filas, no tuvo fortuna (el Nifsa había sustituido al U.D. Las Palmas en sus cantos de sirena, y Larsen, Fraguela y Sergio Cabrera se habían marchado a ese nuevo equipo; su directivo, el sr. Patiño, acabó acusado de estafa filatélica y en prisión, desapareciendo el equipo poco después) y descendió de nuevo a segunda división. La floja actuación de todos, y entre ellas la de Angel, supo a cuerno quemado a la prensa local, y aunque se alegó que había sufrido una enfermedad durante el torneo, la crítica fue severa: "El Angel actual dista mucho del de los años 70". Angel jugó también el open individual, suizo a diez rondas, a continuación -entre fines de septiembre y octubre- y quedó en mitad de la tabla, el vencedor fue Rivas seguido del finlandés Westerinen. Las partidas de ambos torneos han sido cedidas gentilmente por su esposa Inma, que las conserva en su archivo personal. Y todas ellas pueden consultarse en la base de datos.



                La  actuación con el Caja y tal vez las críticas hicieron desistir a Angel de participar más con el equipo. En agosto de 1982, sí sabemos por Inma (hay también una breve referencia en la revista Jaque) que jugó el II Open de Torrelavega, donde quedó relativamente bien clasificado, aunque sin destacar demasiado, quedó 11º sobre 68 jugadores, con 5,5 puntos sobre 8  (puede consultarse la revista Jaque num. 129) Ganó el pacense Beltrán, imponiéndose sorprendentemente a los titulados Eslon u Orestes Rodríguez. No conocemos ninguna partida de este torneo. Angel, en estos años "hippys", jugaba esos open sin duda para divertirse, sin mayores pretensiones.
                Y así, refugiado en su retiro de Jandía, llegamos mediados de 1983, en que Angel regresa a Las Palmas.  
Simultánea escolar de Angel en 1983


                Angel retorna a sus tardes en el club de ajedrez, juega numerosos torneos de blitz, ofrece una simultánea... Se implica con la renovación que defienden los más jóvenes... De su época contracultural le queda su atuendo informal, la larga barba que ya no se quitará. En verano, el campeonato individual por equipos se disputa en Las Palmas, y es una gran alegría para Angel que se proclame campeón su gran amigo Pepe García Padrón. Angel se retrara con él y con Fraguela -los tres campeones que ha dado Canarias-. Curiosamente, cada 8 años Las Palmas había conseguido un título -descontando el de Visier en 1972, que realmente era un jugador castellano-. También concede en el club de ajedrez una importante entrevista a José Miguel Fraguela y el periodista Pérez Gil donde vuelve la vista atrás, y que extracto por su relevancia. En ellas habla de decepciones, de falta de estímulo competitivo, y de su deseo de tener una vida más amplia más allá del ajedrez:

                -Me invitaron a jugar el torneo de Olot de 1968 con muy pocos días de antelación, pero no lo hice mal... Y sin embargo, luego nada... Pero no me gusta recordar estas cosas.

                -¿Por qué tu retirada en 1975, tras el Torneo Internacional de Las Palmas?

                -Tomen la palabra decepción como una palabra clave. Yo no sentía motivación competitiva. Además, no se vivir la vida en una sola dirección. Añadiré que en ese torneo me di cuenta de que no podía combinar mi trabajo con el ajedrez, no tenía energía, y esta razón se unió a las anteriores, y tomé la decisión de retirarme. Pero conseguí tablas con Petrosian, mi mayor logro, y el premio a la mejor combinación de ataque contra Orestes Rodríguez, estoy orgulloso de esos resultados.

                -¿Vas a regresar a las competiciones? Se sabe que ya te has puesto al día en la bibliografía.

                -El gusanillo se mueve dentro de mi cabeza. Ni lo afirmo ni lo descarto. Pero de volver por ahora sería solamente en los provinciales (N.A. La respuesta fue mitad y mitad. Angel volvió a torneos locales muy puntualmente, en 1985 y años siguientes, pero no volvió a jugar ningún provincial).

                Luego Angel se explaya sobre su contacto diario en el club con las nuevas generaciones, Brito, Solana, los hermanos Almeida... Y es que el el Angel que ha regresado de Jandía es visto por las nuevas generaciones como una leyenda, se valora su campeonato de España, la pertenencia al Caja que ha logrado tantos títulos... y es una persona sencilla y carismática. El a su vez les corresponde con su apoyo, ve futuro en ellos, y aboga porque no se jueguen torneos "monstruo" como los antiguos Internacionales, que precisamente desapareció ese año de 1983, sino otro tipo de torneos que contribuyan a la promoción de esos jóvenes, aun significando que la consagración de esos talentos es dificilísima. Sobre el motivo puntual de la entrevista, el campeonato de España que se acaba de celebrar, Angel indica que ha seguido día a día el torneo que ganó su amigo José García Padrón, el cual jugó mejor en las últimas rondas, cuando le concedieron un permiso laboral en la Caja. El sabía mejor que nadie de los problemas de jugar sin permiso para dedicarse al ajedrez todo el día... Una opinión curiosa es cuando señala que "Pepe García jugaba pese a todo mejor antes, a fines de los 70, entonces tenía fuerza de G.M., ganó a Larsen, a Tal, a Browne...". La verdad es que Pepe García Padrón pese a todo logró dos normas de G.M. en los años siguientes. Quizá el de los años 70 era más impetuoso y rompedor, y el de los 80 y 90 más sereno y maduro, eso sí.

              Regresando a Angel, de sus propias palabras podemos concluir que pese a su vuelta al trabajo en el banco, y sus tardes en el club, por ahora Angel no tiene una intención sólida de volver a las competiciones, aunque tampoco lo descarta; lo está meditando, preparándose.... Pero en este tiempo empiezan a acudir a su casa muchos jugadores con los que hace buenas migas, como ya señalé. Y lentamente Angel se convence para probar suerte en algún torneo individual, y jugar también de nuevo por equipos. Pero no será ni un retorno regular, ni en los provinciales, sólo en puntuales competiciones, y ello no sucederá hasta 1985. Pese a todo, ese lustro entre 1985-1990 será el último de actividad competitiva de Angel, o al menos después sólo se conoce una única partida de 1996 en el torneo local por equipos. En ese lustro jugará de nuevo en torneos individuales locales, por equipos, e incluso algunos años de nuevo con el Caja de Ahorros de Las Palmas en el nacional por equipos. Una importante novedad ya apuntada es que Angel ya se ha convencido de la relevancia del estudio, y en la habitación propia que tiene en su casa, "su santuario", lleno de revistas de ajedrez, destacan nuevas publicaciones, como nada menos que el Informator. Angel se prepara a conciencia para su vuelta.

           -(José Luis Galván): Cuando Angel regresó en el torneo Johnny Walker de 1985 iba armado hasta los dientes...

              Lo veremos en el sexto y último capítulo de esta biografía. Finalizo con una segunda base de partidas que corresponde al período 1978-1996, año de la última partida conocida de Angel Fernández.

Base de datos Angel Fernandez segunda parte 1978-1996