jueves, 26 de septiembre de 2019

Base de datos ajedrez local L. Palmas provinciales y regionales 1933-1986

Base de datos ajedrez local L. Palmas provinciales y regionales 1933-1986.

Ricardo Moyano y Alejandro Melchor

Septiembre 2019

En esta ocasión damos a conocer un proyecto que ha sido muy complicado, compilar las partidas de ajedrez disponibles (o la mayor parte de ellas) de las jugadas en los torneos indivuales de categoría máxima en Las Palmas (llamado campeonato provincial, absoluto, o de la categoría preferente) mientras existió la Federación Provincial, es decir hasta 1986, ya que a partir de entonces se pasó al diseño actual de Federación autonómica y Federaciones insulares, y ya no se disputaron más campeonatos provinciales sino insulares y autonómicos.

Como ya he dicho en otros artículos históricos, hubo una primera fase de campeonatos que podemos llamar extraoficiales aunque formales, en tiempos de la II República (organizados por la Sociedad Ajedrecística). La primera Federación se constituyó a fines de 1942, bajo presidencia del militar Ramón Rúa Figueroa, por lo que es entonces cuando se celebra el I campeonato provincial federado, que ganó Germán Pírez en disputado match contra el valenciano doctor Carlos Rodríguez Lafora. Todavía se disputó un segundo campeonato provincial en 1944, en que venció de nuevo Pírez.

Y ya, con la parálisis federativa, hubo que esperar hasta la refundación de la Federación Provincial en 1959 de la mano de Pierre Dumesnil, siendo el primer presidente el psiquiatra Rafael O'Shanahan, seguido de inmediato por Ricardo Lezcano (1960) y Juan Marrero Portugués (1961-1979). En 1960 se jugaron por ello de nuevo los primeros provinciales y regionales de esta segunda etapa. Los últimos presidentes de la Federación Provincial antes de su disolución en 1986 fueron Juan Pedro Domínguez y Augusto Menvielle.

Se echaba en falta pues para el aficionado interesado una base que compilara el material conocido de estas décadas, en ese torneo rey que se llamó generalmente campeonato provincial o campeonato de los preferentes, y que a veces, en concreto entre 1960 y 1973,  fue seguido de un campeonato regional con los campeones de Tenerife, para proclamar el campeón regional.

Con la inestimable ayuda del investigador catalán Alejandro Melchor, que ha elaborado la base de datos, hemos logrado compilar más de 300 partidas, que han de quedar de testimonio de lo mejor del ajedrez local en Las Palmas en esas décadas. Naturalmente, una buena parte de las partidas, la mayoría, se han perdido, pues no se conservan ni en los archivos federativos ni en poder de los jugadores o sus familias. Algunas seguramente aparecerán en el futuro, pero no muchas ya.

En su momento de mayor gloria, a principios de los años 70, el campeonato provincial reunió a muchos campeones o subcampeones de España, como Ricardo Calvo, Fernando Visier, Angel Fernández, José García Padrón, o a primerísimos jugadores de nivel nacional, como Augusto Menvielle, Juan Pedro Domínguez, Juan Rafael Betancort, Juan Antonio Valcárcel, Alejandro Ortega, Pedro Lezcano Montalvo, Sergio Cabrera, Francisco López Colón, etc. Y en la generación de los años 80, Alfredo Brito, Ernesto Solana, etc.

Gracias a la participación en regionales, se conservan también algunas partidas disputadas por grandes jugadores tinerfeños, como Rodolfo Gómez Camacho.

En actualizaciones de este mismo artículo o de otros del blog comentaremos alguno de los juegos.

Y obviamente, de conseguir nuevas partidas -y alguna gestión hay ya en marcha- la base será aumentada, y en su caso depurada de defectos.

Fuentes documentales: Revistas nacionales (singularmente revista Ajedrez canario/ajedrez 6000 1971-1977), prensa local de Las Palmas (1933-1986), boletín del club Caja de Las Palmas (1979) y colecciones particulares facilitadas por Juan Antonio Valcárcel, Octavio Pérez Montesdeoca, Ricardo Hernández Déniz, y la familia de Alejandro Ortega.

Base partidas provinciales y regionales Las Palmas 1933-1986




martes, 13 de agosto de 2019

Glosando Burning veneno del rock: Para Penny (loco por tí)


Glosando Burning veneno del rock. Para Penny (Loco por tí).-


Penélope Martín con su hijo

Ricardo Moyano. Agosto 2019.

Hace ya mucho que dejé de escribir estos textos de glosa en torno a mi libro de 2010, "Burning veneno del rock", escrito en coautoría con Carlos R. Duque. Pero me quedaba un gran interrogante por descubrir, la vida real de ese gran desconocido que fue su colíder Toño Martín, su gran cantante, compositor y frontman, fundador del grupo y padre de hecho del nombre “Burning” con el que bautizó a la banda en enero de 1974. Toño no formó parte del grupo desde 1984 -las circunstancias de su partida han sido objeto de muchas versiones, algunas muy interesadas, y es muy simplista decir que dejó Burning voluntariamente, o que se fue por el precio de la droga en Bilbao, léase por ejemplo la entrevista que mantuve con el bajista Victor Fernández o con el periodista Eduardo D. en este mismo blog-.

Todavía estoy en la indagación de esa figura gigante de Burning, es verdad. Pero he dado un gran avance, ya que estos años he tenido el enorme privilegio de conocer a su hija Penélope (Penny) y de conversar por teléfono con su viuda Esther. Por Penélope he conocido datos cruciales de biografía de Toño, detalles de su convivencia, de su amor recíproco y permanente, que era también el de Pepe Risi, que igualmente cuidó de ella tras la muerte de Antonio aquel fatídico mayo de 1991. Pues como Pepe cantó en “Te quiero” en su gran disco de 1994, “no dejaré que te hagan daño, y llorar por ti”, verso que Pepe escribió para Penélope.

Esther, la esposa de Antonio Martín y madre de Penny


Pero si hoy adelanto este texto es por la cantidad de comentarios indocumentados que se siguen escribiendo, vertiendo más bien, sobre Toño Martín, sobre su supuesto abandono de su hija, de su permanente dependencia del caballo, hasta su muerte… Nada más falso. Tras un corto período en que Toño tocó en Bilbao, se retiró a Briviesca a trabajar y cuidar de su hija. Luego la vida dio muchas vueltas, tuvo esos claroscuros que tenemos todos, y reincidió, ciertamente, en la adicción a la heroína, contra la que luchó muchas veces, inclusive viajando a Nueva York para una cura, en unión de su pequeña hija. Toño siempre tuvo una unión espiritual con Penélope, que andando los años estudió filología inglesa y no ingeniería, como por error escribí en el libro, antes de conocerla. Es una joven con una formación sólida que da clases de inglés, saca adelante junto a su pareja a su pequeño hijo Aiur y defiende con orgullo la memoria de su padre, de quien conserva cartas, textos literarios, y una enormidad de fotos.

Antonio Martín, cantante y compositor de Burning entre 1974-1983


-Ricardo, mi padre era un ser maravilloso, creativo, entrañable; yo me reunía con él constantemente, tanto en Briviesca como fuera, de viaje; él jugaba conmigo, cuidaba de mí, nos entendíamos perfectamente. ¡Ya está bien de hablar solamente del jako!. Claro que estuvo enganchado mucho tiempo, pero también luchó contra la heroína. Cuando mi padre murió estaba en Briviesca en mi casa, precisamente, y en ese momento estaba limpio, había dejado la droga, pero no pudo resistirse a la adicción ese día, y el estar limpio le provocó la reacción fatal de la sobredosis. Así lo dictaminó la primera y la segunda autopsia que encargamos, para conocer todos los detalles. ¿Crees que si mi padre no se hubiera preocupado de mí yo tendría este recuerdo imborrable suyo, esa añoranza, ese deseo de que se conozca la realidad de lo que fue realmente Antonio Martín, y no esa basura malintencionada que cuentan algunos repitiendo algunos tópicos una y otra vez?



distintas fotos de Toño Martín con su hija Penny



No, Penny, desde luego que no. Toño no compuso los temas de “Atrapado en el amor” pensando en el amor a la heroína, como alguno ha dicho, sino más bien a pesar de ella. Cuando compuso en 1982 ese último disco que grabó con Burning no había restos de poesía yonky en sus temas, ya tenía claros los daños que provocaba la droga, y tanto él como Risi luchaban contra ella. Los sabemos todos los verdaderos fans de Burning. Como dejó claro en ese disco en entregas como como Loco por ti, Penny ("Por tí he dejado de tomar drogas/ mi amor"), y en tantas otras composiciones de ese album y de su maqueta inédita. Pero también escribió Extraño en la ciudad, y él era sin duda un Extraño, un alma romántica y genuina en una ciudad poblada por otro tipo de gentes e intereses. Y por ello tuvo que pagar.

Espero Penny que más adelante podamos entre todos culminar ese sueño pendiente de ver publicados los temas póstumos de Toño, grabados en Bilbao, y de que se de a conocer de una vez, siquiera tardíamente, la verdadera trayectoria musical y humana de ese genio de la música de rock en castellano que fue tu padre. Se lo merece. Se lo merece también Pepe Risi. Pero tú y tu madre se lo merecen más que nadie.

domingo, 11 de agosto de 2019

Diario del joven y el solitario 13. El emperador del Sahara

Diario del joven y el solitario 13. El emperador del Sahara.



Ricardo Moyano. Agosto 2019.

El solitario y yo teníamos pendiente una charla sobre aquel famoso emperador del Sahara, Jacques Lebaudy, del que ya habíamos hablado antes. Yo quería preparar un trabajo para una exposición, y le pedí ayuda. El sabía del tema bastante más que yo, pero durante algunas semanas los dos nos dedicamos a leer todo lo que cayó en nuestras manos. Finalmente nos citamos en la tranquila biblioteca del Museo Canario. No había nadie esa tarde, y pudimos departir a gusto, aunque solo faltaba un rato para cerrar. Como siempre, el solitario llevó la voz cantante, porque aunque soy yo quien escribe este diario, realmente trata de sus confidencias y recuerdos. Y porque como él me dice algunas veces, él me superaba en “edad, dignidad y gobierno”. Así que, cuando el bibliotecario nos dejó a solas, nos remontamos a los orígenes del turismo en las islas.



-Pues es poco conocido-dijo el solitario-, pero antes de los años 1960, en que comenzó el turismo de masas en Canarias, ya había viajeros y turistas en las islas. Siempre tuvimos visitantes esporádicos, por mero ocio, para curar su salud en nuestro clima templado, o por razones científicas o culturales. Hasta los años 1960, también, los terrenos yermos de las costas no valían gran cosa, y fíjese ahora. El conde de la Vega poseía tierras desde los tiempos de los Reyes Católicos, que le hicieron, siglos después, otra vez millonario.
-Los ricos siempre tienen suerte. Juegan con mejores cartas. Pero vamos a hablar ya de Lebaudy, solitario; del emperador del Sahara.




-Siempre con sus prisas, joven. No se por qué los jóvenes siempre van corriendo a todas partes, cuando tienen mucho más tiempo por delante que nosotros. Quiza porque nosotros ya hemos llegado a donde queriamos, o al menos a donde pudimos. Vale. Hablemos de Lebaudy. Pues fue también uno de esos viajeros puntuales de principios de siglo, del XX digo; en este caso por apetencias económicas, o por mero ego, o por las dos cosas. Era un millonario francés bastante lunático y tartarinesco, por el Tartarín de Tarascón de Alfonso Daudet.

-Conozco la obra.

-Y yo. Fue el primer libro que tuve, con diez años. Ganado en el concurso de lectura del colegio. Pero de eso hablaremos otro día, ya que le veo con urgencias. Lebaudy era hijo de un industrial azucarero e inversor en bolsa. Su hermano había volado en dirigible, y de hecho su familia promovió la construcción de uno de esos modelos, al que se llamaba precisamente  “el Lebaudy”.
Era una familia notable. Pero el primogénito, Jacques, tenía otros sueños de grandeza, delirios más bien, aunque también envueltos en un espíritu empresarial innegable. Esa mezcla de utilitarismo y vesania es lo que descolocaba a todos los que le trataban. Era un loco que decía cosas cuerdas, también; y además, a fin de cuentas, tenía mucho dinero, lo que siempre se tolera mejor que al impecune. En aquellos años era el turista más rico de Las Palmas, y también desde luego el más excéntrico. Vestía de riguroso negro, y portaba siempre paraguas. Otras veces, cambiada su atuendo por el de un pordiosero.



-Lebaudy llegó a Las Palmas como palanca de su sueño africano. 

-Parece que en Francia un aventurero le había hablado de las tierras inexploradas del Sahara. Y concibió el proyecto nada menos que de un tren transahariano que uniría Senegal con Orán y Francia. El se aseguraría el monopolio del transporte, y transportaría entre otras cosas sales y fosfatos, para lo cual fundó una sociedad. Tonto no era. Pero no quería limitarse a ser un industrial, su sueño precisaba todo un imperio. Y aprovechando que las potencias europeas aún no tenían clara la delimitación de las distintas partes del Sáhara, se fijó en una tierra de nadie entre cabo Juby y Cabo Bojador, abandonaba algunos años atrás por los ingleses, cerca de Tarfaya, y sobre la que no tenía autoridad real el sultán, donde atracó y fundó la capital de su imperio de papel o de opereta, como decían algunos. Troja. Quería también establecer el telégrafo entre Las Palmas y su imperio saharaui, y convertirla en el puerto de enlace con el gran desierto. No eran malas ideas.

-Pero tenía muchas otras fantasías extrañas, como una expedición turística por Sudán en camellos.

-Sí, o conseguir el cruce del caballo y el camello. Pero todo eso fue más tarde. En 1903, que es el año del que hablamos, compró una goleta de segunda mano, el Frasquita, atracó en el Puerto de la Luz, y reclutó marineros, que en realidad tenían que ser soldados de su Armada. Quería hombres jóvenes y fuertes y fusileros para su empresa imperal. Acabaría años después acusado de contrabando de armas, entre otros delitos.



-Y se fue a Troja.

-Sí, una bahía cerca de Tarfaya, a la que llamó así, capital de su imperio. Acuñó moneda, creó una bandera y un estandarte, fundó una orden religiosa… Decía que tenía que ser conocido como “Jacques I, Najin-al-Den, Emperador del Sahara, Emir de los Creyentes, rey de Tarfaya, duque de Arleuf y Príncipe de Chal-Huin”. En Francia y España sus actividades entre circenses y empresariales sembraron a la vez la guasa y la preocupación. La verdad es que el imperio nunca llegó a despegar. En Troja dejó un destacamento de cinco hombres para dirigirse a la segunda ciudad de su imperio, y los nativos apresaron fácilmente a sus “soldados”. Los bereberes que ocupaban aquellas tierras no tenían otra obediencia que la influencia  religiosa del jeque Al El Mainin, y era independientes, aunque el sultán pretendía domeñar todas esas tierras. Y al final los prisioneros acabaron como rehenes del sultán, y liberados a cañonazos por un buque francés. Los liberados acabaron demandando a Lebaudy, que se vio acosado por todas partes.


-Y emprendió la huida.




-Primero sólo de Francia. Marchó a Londres, proclamándose desde el hotel Savoy todavía emperador del Sahara, y planteó demandas en el tribunal de La Haya para que se reconocieran sus dominios, ahora en enemistad con su antigua patria. Nombraba condes y marqueses, editó una revista como una especie de boletín oficial del Estado de su imperio. También vivió luego en Italia y en Bélgica. Tenía mucho dinero todavía, y se dejaba ver en los más elegantes hoteles de la vieja Europa, con sus extraños atuendos.



-Luego vino la deriva familiar.

-Sí. Si esto fuera una obra de teatro, eso sería el segundo acto. Lebaudy había conocido a una modesta actriz, Agustine, con la que había compartido algunos períodos, aunque ella recelaba de sus locuras. Finalmente quedó embarazada. Jacques creía que iba a tener heredero, un emperador sin heredero no estaba completo. Por desgracia Agustine dio luz a una niña. Jacques la repudió. Más tarde hizo las paces con ella, se casó, y visitó Las Palmas de nuevo para pasar la luna de miel con su "emperatriz" con toda munificiencia. Era muy famoso aquí, por supuesto. Nadie podía pasar menos desapercibido, con su aspecto, su dinero, sus extravagancias... en aquella pequeña sociedad isleña.

-Y más tarde, la tragedia.

-Ese sería el tercer acto. Las potencias europeas acordaron el reparto sobre Marruecos y Sahara en el tratado de Algeciras. Lebaudy se sintió ignorado, escribió a los gobiernos europeos quejándose incluso de su postergación… Pero el cerco sobre él se iba estrechando legalmente, se abrieron varios procedimientos penales, se confiscaron sus barcos. Finalmente decidió instalarse en el nuevo mundo, con su esposa e hija. Adquirió una enorme mansión en Long Island.

-Y concibió deseos...

-Dado que Agustine no le daba un varón, pensó que tenía que engendrarlo en su propia hija. Cuando se convirtió en una adolescente atractiva empezó a perseguirla. Madre e hija vivieron una auténtica reclusión, un maltrato psicológico permanente. Jacques no las dejaba salir, y entretanto él se paseaba por los hoteles de lujo de Nueva York, provocando numerosos altercados. Lo que hoy llamaríamos un caso claro de violencia de género. El emperador estaba perdiendo la salud mental. Fue ingresado en un psiquiátrico varias veces. Sus excentricidades no tenían límite. Compró un centenar de caballos para armar un ejército que ayudara en la I guerra mundial al ejército francés. Contrató jóvenes para la instrucción. La policía le encontró cabalgando con la bandera tricolor como chal, una trompeta de juguete colgando en el cuello y un bastón de mariscal en la mano. Quería comprar también treinta mil bueyes. Se paseaba por su casa con sahariana, sable y pistola. El acoso a la hija iba en aumento, entretanto. Alarmada,  Agustine fue a visitar al sheriff. El sheriff, hombre prudente, dado que no había hechos consumados, consiguió simplemente una pequeña pistola a la señora, para que pudiera defenderse, en caso de necesidad.

-Y le hizo falta.

-Sí, un día de 1919 el emperador comunicó por teléfono a su esposa que esa tarde llegaría a casa para yacer con su hija, de buen grado o por la fuerza; y que no se resistiera. Debía concebir de una vez al heredero. Madre e hija se encerraron en una habitación. Y empieza el desenlace de la tragedia. Aquí las versiones discrepan. Unos dicen que Jacques derribó la puerta armado. Otros que al encontrarse la puerta cerrada, simplemente prendió fuego a la casa. Lo cierto es que Agustine salió de su encierro y, desesperada, vació el cargador de su arma contra el emperador. Ella dice que él disparó primero. Quien sabe. No había nadie más que los tres en la casa, y el difunto emperador no pudo testificar. La hija se limito a llamar al sheriff...mama ha disparado a papa.



-Siguio un juicio célebre.

-Y que acabó con absolución. El Tribunal apreció legítima defensa. Tengo mis dudas de que los hechos ocurrieran exactamente así. Pero sin duda, la absolución, si no legal, fue justa.

-Ahí terminó el imperio del Sahara.

-Bueno, realmente acabó de forma mucho más vulgar. En su testamento, Jacques había donado su fortuna a su esposa e hija, a condición de que ésta se casara. Mantenía su obsesión, supongo, por tener herederos. Como la hija era soltera ninguna de las dos podían heredar. Así que concertaron un matrimonio quizás blanco con un detective, que también perseguía el dinero… Madre e hija acabaron huyendo de nuevo, ahora del buscafortunas. Claro que es lo que ellas también buscaban, y todos. Al final, el imperio acabó en un reparto salomónico en el año 1921, entre la hermana de Lebaudy, Agustine, su hija, y el marido de ésta. Lo cierto es que tiempo más tarde la emperatriz casó con otro buscavidas, y entre los dos maridos se encargaron de diluir  en los casinos de Cannes  la fortuna de la emperatriz y la rica heredera.

-Un final tradicional y ramplón para una historia insólita. La casa siempre gana.

-El dinero  procura soluciones prosaicas a las cosas. De vez en cuando, la prensa, incluso la local, recuerda la historia de Lebaudy… Pero ¿realmente era solo un loco? Se proponía explotar los fosfatos, y lo cierto es que esa es la mayor riqueza del Sahara, aún hoy día. Quería fundar un imperio basado en la igualdad y la libertad de sus gentes. Igual no estaría mal que apareciera otro, para entretener nuestros ocios. O para rescatar al Sahara de su condena, del siroco terrible, de la noche absoluta, del éxodo tamazigh en los campamentos de Tinduf.

-Mucho pide usted, solitario. Ya no existen esos personajes. Y cuando aparecen, prometen el cielo y luego rápidamente venden su alma al diablo.

-Ni eso. Ya no hay almas que vender. Ahora lo que se estila son héroes de videojuegos o cantantes de reguetón- el solitario me dio una palmada en el brazo- ¡Un día tenemos que ir al Sahara, joven, a ver el amanecer en aquellas playas de arena infinita, tomando el te en una jaima!. ¿Dónde estará ahora Troja? Creo que sigue siendo una bahía abandonada.

Los dos nos quedamos callados, evocadores, al final de la tarde. Era la hora del cierre, y el bibliotecario, muy amablemente, nos invitó a abandonar el Museo. Terminamos con un “enyesque” por los bares de la calle Triana. Pensé que por esos mismos lares había paseado en carruaje el emperador del Sahara su paraguas un siglo atrás, firmando autógrafos y encargando caricaturas. Ya sólo eso es lo que queda en Canarias de él, un retrato bufo en sepia, y unas fotos de la vieja goleta atracada en el muelle. Polvo somos, al polvo vamos. Tampoco es mala metáfora para una historia del Sahara, ese desierto, que según dicen, un tiempo fue selva inmensa y feraz.

lunes, 5 de agosto de 2019

IX Open El Corte Inglés. Mayo 1988. Ajedrez local Las Palmas. Kudrin campeón


IX Open Corte Inglés de ajedrez Las Palmas 16 a 25 de mayo de 1988


Ricardo Moyano, agosto 2019
Colaboración: Habitual colaborador del blog, y José Manuel Barrueco, investigador de Zamora (España).



1. Introducción

Conseguida la internacionalidad del torneo de ajedrez del Corte Inglés de Las Palmas en 1987, en 1988 los esfuerzos no decayeron, antes al contrario. Y si bien este año no se disputó ya un torneo cerrado paralelo al Open, éste, en su grupo A o Internacional, fue un torneo verdaderamente fuerte, con muchos GM y MI tanto extranjeros como españoles en su nómina.

Para mí representó mi segundo y último contacto con los torneos internacionales, pues a partir de aquí empecé a retirarme progresivamente de las competiciones.

El torneo se estructuraba en las típicas zonas escolares, y además tres grupos de adultos. El A para titulados, y jugadores con ElO local superior a 1450, en teoría, si bien finalmente se admitió la participación de jugadores con ELO local hasta 1245 -caso de José Basas; yo, con ELO de 1435, era el tercero peor de ese grupo-. El grupo B se reservaba a jugadores con ELO canario inferior , y el C para el resto de jugadores adultos canarios.

En el grupo A había 12 premios en metálico, de entre 250.000 ptas y 10.000 ptas.

Además, se jugaban fases de adultos en Lanzarote y Fuerteventura, y a la finalización del Open, un torneo blitz internacional.

Igualmente se concedió el II Oscar canario, que recayó este año en el juvenil Alfredo Brito.

2. Nómina: Limitados al grupo A en esta crónica, sobre los participantes hubo mucho confusionismo sobre qué titulados extranjeros intervendrían finalmente, por bajas de última hora, por enfermedad -como Morovic, afectado de salmonelosis- o por otros motivos -como el francés Guillet-; por el contrario, jugadores que supuestamente no iban a acudir, como los GM cubanos Silvino García y Román Hernández, se presentaron sorpresivamente en Las Palmas, aunque su federación no había confirmado su participación. Iban a ser finalmente 28 partícipes, pero también a última hora, la baja del local Juan Pedro Domínguez redujo los participantes a 27, un número impar, siempre desaconsejable, ya que suponía el descanso de un jugador en cada ronda. 

En definitiva, finalmente compitieron los siguientes jugadores: 

1)Grandes maestros: los ex soviéticos ahora estadounidenses Serguei Kudrin (elo 2555)  y Dimitri Gurevich (elo 2475) -los dos jugadores de ranking mayor-, Juan Manuel Bellón (España), Román Hernández, (Cuba), Jósé Luis Fernández (España) y Silvino García (Cuba). 

2)Maestros Internacionales: Miguel Illescas (España -en realidad pendiente solo de la certificación de su título de GM), Reinaldo Vera (Cuba), Francisco Javier Ochoa (España), Zenón Franco (Paraguay) y el canario José García Padrón (España). 

3)Gran Maestro femenina: Pía Cramling (Suecia).

4)En el lado local o de jugadores no titulados, los jugadores  de ELO internacional eran Alfredo Brito (campeón insular ese año), Adalberto Villavicencio, Ricardo García, Bevia, Julián Morales, y Hugo Rubio. Se acusaba la ausencia de valores veteranos como Augusto Menvielle, que sólo había participado -y ganado- en la edición aún local de 1986, y nunca se prodigó mucho en este torneo. Tampoco podía contarse con el otro MI canario, el ex campeón de España José Miguel Fraguela. E igualmente estaba ausente el joven Ernesto Solana.

El resto de los jugadores del grupo A carecíamos de ELO internacional, siendo los de mayor elo local el argentino Gerardo González y Francisco López Colón.

3. Datos generales: Se jugó del 16 al 25 de mayo de 1988 en el club Caja de Ahorros de Las Palmas en su sede de la calle León y Castillo. Ya no se repitio la lujosa sede del año anterior que tuvo caracter excepcional por ser aniversario del patrocinador.

Organización a cargo del propio club Caja, y patrocinio de El Corte Inglés. El director del torneo fue Ildefonso Lasso, y el árbitro principal Gregorio Hernández. 

El boletín fue confeccionado por Orlando León y Antonio Rodríguez. 

Sistema suizo a 9 rondas, del 16 al 25 de mayo de 1988.

Control de tiempo 40 jugadas 2 horas cada jugador, y otras 20 jugadas en 1 hora adicional; en caso de aplazamiento, se continuaría con otra hora cada 20 jugadas.

4. Desarrollo: Desde el principio el jugador de mayor ELO, Kudrin, impuso su fuerza, colocándose en cabeza ya desde la tercera ronda. En el grupo perseguidor figuraban Gurevich, Bellón, Illescas, siendo una sorpresa el gran torneo de la esposa de Bellón la sueca Cramling, que en la ronda sexta, al batir a Gurevich, se colocaba en segunda posición. Sin embargo, con su derrota ante el cubano Vera en la octava ronda perdió opciones. Finalmente, Kudrin confirmó su fácil triunfo, siendo segundo Bellón, que fue de menos a más. El grupo 3-5º lo conformaron Cramling, Illescas y José Luis Fernández, que también recuperó posiciones en las últimas rondas. Illescas, muy sólido, fue junto a Kudrin el único imbatido. Gurevich, el segundo mejor ELO, con una nueva derrota postrera ante Bellón, no rindió a la altura esperada.

Clasificación de todos los jugadores:





De los locales, decepcionó el MI José García Padrón, que sufrió varias derrotas, no sólo ante titulados sino incluso ante locales -como le ocurrió con Ricardo García-, o jugadores de ELO inferior como el peninsular Luis Bevia. El mejor tono lo consiguieron el joven Alfredo Brito y el tinerfeño Adalberto Villavicencio.

En cuanto a mi torneo particular, dada la fuerza del Open, no estuvo mal, 22 entre 27 jugadores, con 4 puntos, y algo por encima de mi ELO local. No obstante, vino muy bien el punto ganado en la ronda de descanso, ya que en realidad sólo obtuve una victoria ante Antonio López Pereyra, y algunas tablas meritorias, como ante Hugo Rubio o López Colón. En mis dos encuentros con los GM cubanos Silvino García y Román Hernández fui superado claramente. Me daba cuenta del muro que existía con los profesionales, y como ya dije, esta fue mi despedida de torneos internacionales.



Mi primer enfrentamiento con un GM saldado con lógica derrota.

El GM José Luis Fernández comentó el torneo para la revista Jaque, num. 242, incluyendo varias partidas comentadas: “La novena edición…fue ganada por el GM Kudrin ( USA, ex URSS), Kudrin, con Il e s c a s, fue uno d e l o s dos i n v i c t o s del torneo . Jugó brillantemente y mereció su clara victoria . Bellón confirmó su buen estado de forma y realizó un excelente torneo . P í a Cramling venció, entre otros, a los GMs Gurevich y R . Hernández, lo que habla de su c a l i dad y su espíritu de lucha. Illescas parece estar dispuesto, después de Linares, a correr menos riesgos, y juega  aperturas muy sólidas pero que le dificultan el camino de la victoria. Juzgo como buena tirando a discreta mi actuación. Tal vez acusé la falta de competiciones, ya que mis actividades particulares no me permiten jugar tanto como antes. Pero poco a poco fui entrando en juego, y en las últimas rondas jugué buen ajedrez, pero me acompañó la suerte con Zenón Franco, con el que conseguí tablas con dos peones de menos.”





También, en el número 11 de la Revista Internacional de Ajedrez Francisco Javier Ochoa comentó el torneo, e incluyó varias partidas comentadas. Ochoa consideró que dado el reducido número de participantes en el Open, todos los maestros jugaron muchas partidas entre sí, lo que convirtió el torneo prácticamente en un certamen de fuerza 7.






La prensa local se ocupó bastante del torneo. El diario Canarias 7 fue el que dio la información más completa, incluyendo algunas partidas del torneo.




Gracias a los boletines editados -se mantuvo la tradición iniciada en 1984- se ha podido recuperar la base casi completa de partidas, que debo en buena parte al al aficionado e investigador zamorano J.M. Barrueco.





Grupos B y C: En el grupo B venció el joven Iván Trujillo (actual MF), y en el C Juan Manuel Peña.

Para las partidas, facilitamos una base al final del artículo. Avanzamos algunas partidas:

Kudrin,Sergey (2555) - Vera Gonzalez,Reynaldo (2445) [B80]
Open El Corte Ingles gr-A (IX) Las Palmas ESP (4), 19.05.1988

 1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 a6 6.a4 e6 7.g3 Ae7 8.Ag2 0–0 9.0–0 Dc7 10.Ae3 Cc6 11.Rh1 Tb8 12.f4 Te8 13.Dd3 Af8 14.Tad1 Cd7 15.g4 Cc5 16.De2 Ad7 17.Cb3 Cb4 18.Td4 Cc6 19.Td2 Cxb3 20.cxb3 Ca5 21.Dd1 b5 22.Tc2 Dd8 23.axb5 axb5 24.Td2 b4 25.Ce2 Ab5 26.Te1 Cc6 27.Cd4 Cxd4 28.Axd4 Da5 29.g5 Ac6 30.h4 Tbd8 31.Ag1 Td7 32.Dg4 d5 33.Ted1 Ted8 34.e5 Ac5 35.h5 g6 36.hxg6 hxg6 37.Dh4 Axg1 38.Txg1 Dc5 39.Td3 Df8 40.Tc1 Aa8 41.Th3 Dg7 42.De1 Df8 43.Tc2 Ta7 44.Af3 d4 45.Axa8 Tdxa8 46.Tch2 Dg7 47.Dxb4 Ta1+ 48.Rg2 Td1 49.Rf2 Tc8 50.Re2 Tdc1 51.Rd3 T1c5 52.Rxd4 Td5+ 53.Re4 Tcd8 54.Rf3 Td4 55.De7 Td3+ 56.Rg4 1–0

Cramling,Pia (2435) - Gurevich,Dmitry (2475) [E10]
Open El Corte Ingles gr-A (IX) Las Palmas ESP (6), 21.05.1988

1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cf3 c5 4.d5 exd5 5.cxd5 g6 6.e4 d6 7.h3 Ag7 8.Ad3 0–0 9.0–0 b5 10.Axb5 Cxe4 11.Da4 Db6 12.Ca3 f5 13.Cg5! a6 14.Ad3 Ad7 15.Cc4 Dd8 16.Da5! Dxa5 17.Cxa5 Ab5 18.Td1 Axb2 19.Axb2 Cxg5 20.Ac2 Ta7 21.Te1 Tc7 22.a4! Ae8 23.Cc4 Cf7 24.Af6! Ce5 25.Cxd6 1–0

La sorprendente derrota del MI José García Padrón con el local Ricardo García:

Garcia Padron,Jose (2420) - Garcia Rodriguez,Ricardo (2330) [D55]
Open El Corte Ingles gr-A (IX) Las Palmas ESP (7), 22.05.1988

 1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.Ag5 Ae7 5.Cf3 0–0 6.e3 h6 7.Axf6 Axf6 8.Dd2 b6 9.0–0–0 Ab7 10.cxd5 exd5 11.h4 Dc8 12.Ae2 Cd7 13.g4 Ae7 14.Tdg1 g6 15.Ad3 Cf6 16.Ce5 Ce4 17.Dc2 c5 18.Axe4 dxe4 19.g5 h5 20.f3 cxd4 21.exd4 b5 22.Cxe4 De6 23.Rb1 Tac8 24.Dd3 Tfd8 25.f4 Rg7 26.Td1 Df5 27.The1 Dxf4 28.Cc3 Ad6 29.Tf1 Txc3 30.Dxc3 De4+ 31.Ra1 Ad5 32.Tde1 Dxh4 33.Cxf7 b4 34.De3 Axf7 35.Df3 Td7 36.Df6+ Rh7 37.d5 Dc4 38.Td1 De4 39.Tfe1 Df5 40.Dd4 Dxg5 41.Dd3 Af8 42.Da6 Dd8 43.Tf1 De7 44.Dc6 Dd6 45.Db5 Ag7 46.Td2 Tc7 47.Da5 Ag8 48.Tfd1 a6 49.Tb1 Af7 50.Tbd1 Ae8 51.Tb1 Ab5 52.Tbd1 Tc5 53.a3 bxa3 54.Dxa3 Tc1+ 55.Ra2 Dxa3+ 56.Rxa3 Af8+ 57.d6 Txd1 58.Txd1 g5 59.Rb3 Ad7 60.Rc4 Rg6 61.Rd5 h4 62.Tf1 Ag7 63.Te1 h3 64.Re4 Axb2 65.Tf1 Ac6+ 66.Re3 Ae5 67.Td1 h2 68.d7 Axd7 69.Rf3 h1D+ 70.Txh1 Ac6+ 0–1





Por último, como curiosidad transcribo mi partida con el lanzaroteño Antonio López Pereyra.

Moyano Garcia,Ricardo - Lopez Pereyra,Antonio [B12]
El Corte Ingles IX Las Palmas, 22 Mayo (7), 1988




1.e4 c6 2.d4 d5 3.e5 Af5 4.Ad3 Axd3 5.Dxd3 e6 6.Cf3 Db6 7.Cbd2 c5 8.dxc5 Axc5 9.0–0 Cc6 10.a3 Tc8 11.c4 Da6 12.Tb1 Ae7 13.b4 dxc4 14.Cxc4 Cxb4 15.Cd6+ Axd6 16.Dxd6 Dxd6? [Grave error, había que jugar 16...Cc6 con casi igualdad.]

17.exd6 Ca2 


18.Txb7! Cf6 [Claro es que si 18...Txc1 19.Txc1,Cxc1 20.Ce5.]

19.Te7+ Rd8 [Algo mejor 19...Rf8 pero tra 20.Ab2 hay enorme ventaja blanca.]

20.Ce5 Tf8 21.Ae3 [Aun más fuerte era 21.Ad2 para 22.Aa5+.]

21...Cc3 22.Axa7 [Tras 22...Ccd5 23.Cxf7, Txf7 24.Txf7 la partida estaría decidida.] 1–0



5. Base de datos.

Gracias a un colaborador habitual de este blog y de la cesión de partidas del investigador zamorano J.M. Barrueco, así como de material obtenido en otras fuentes -revistas, prensa local- podemos facilitar una base casi completa de 104 partidas.

Base parcial 104 partidas Corte Ingles 1988


jueves, 1 de agosto de 2019

Ajedrez histórico Las Palmas: El equipo Pérez Galdós-Maspalomas-UD Las Palmas (1963-1980)

El equipo de ajedrez de Las Palmas Pérez Galdós, Maspalomas y U.D. Las Palmas (1963-1980)

Ricardo Moyano.
Agosto 2019.


Nombres del equipo: Pérez Galdós y Pérez Galdós/Marshall (1963-1971)-Grand Macnish (1969-73)-Maspalomas (1974-1977)-U.D. Las Palmas (1978)-Mercantil (1979)-Charade (1980).
Período de actividad: 1963-1980.

Un rastreo del origen de los equipos de ajedrez federados en Las Palmas nos lleva hasta el año 1961. En verano de ese año se disputa el primer campeonato por equipos, entonces llamado "interclubs". El primer torneo lo juegan sólo tres equipos, el decano, C.A. Las Palmas, heredero del equipo que había existido ya en los años 40 -donde forman Germán Pírez, Fernando Sagaseta, Pedro Lezcano Montalvo, etc.-; el Educación y Descanso, de la obra sindical del régimen de Franco -con Blas Rodríguez, Angel Fernández, Juan Pedro Domínguez, etc.- y el Mercantil -con Pierre Dumesnil, etc.

Si bien ese campeonato lo ganó el Educación y Descanso, a partir del año siguiente, con nuevos fichajes, sería el Mercantil el equipo dominador.

Pocos años después, en 1963, se formó otro equipo en el barrio de Triana, el Pérez Galdós, cuyo inspirador era el joven Juan Rafael Betancort, pronto secretario de la Federación. Poco tiempo después, el Pérez Galdós sería uno de los equipos más fuertes de la liga por equipos: en 1964 fue ya el subcampeón provincial. 

En estos años el Pérez Galdós fue uno de los equipos punteros, fusionándose con otro de los equipos, el Marshall, para denominarse Pérez Galdós-Marshall.

A fines de la década surgiría un nuevo equipo, el Alfil. En ese momento, decaído ya el Mercantil, habría ya tres equipos dominadores: 1)El Caja de Ahorros (que había absorbido al C.A. Las Palmas), 2)El Alfil, rebautizado como Enroque (después se denominaría Schweppes, Inresa, y Condal, para desaparecer en 1978), y 3)El Pérez Galdós-Marshall (que pasó a denominarse Grand Macnish en 1969, y luego Maspalomas, y aún U.D. Las Palmas, Mercantil y Charade, antes de desaparecer en 1980).

El Pérez Galdós-Maspalomas tuvo sus mayores momentos de gloria a mediados de los años 70, participando en los Maspalomas Costa Canarias por equipos de Las Palmas bajo el nombre de Grand Macnish, y venciendo posteriormente en el campeonato de España por equipos de segunda categoría ya como Maspalomas, y posteriormente obteniendo el título de campeón de España de primera como U.D. Las Palmas en 1978. Si en los años de pujanza del equipo de Caja de Ahorros de Las Palmas el Maspalomas había sido una alternativa refugio de los jugadores que no podían tener tablero de titular en el Caja -en 1977 por ejemplo el Caja fue campeón de España y el Maspalomas 6º-, tras la decadencia de este equipo tomó brevemente la alternativa a éste, fichando incluso a su primer tablero, el GM danés Bent Larsen, año en que con el nombre de U.D. Las Palmas obtuvo el galardón nacional en 1978. Pero el equipo de fútbol no tuvo nunca interés en el ajedrez, no pagó la subvención prometida, y falto de financiadores, el equipo que había sido campeón de España consiguió el triste record de pasar de obtener el título a quedar colista de primera en 1979 ahora compitiendo como Mercantil, entidad del ajedrez histórico que utilizó la licencia del antiguo equipo, para desaparecer en 1980, ya que, falto de jugadores, no compareció para defender su plaza en segunda división, ahora con un último nombre, Charade. 

Por este equipo, fundado por Betancort a mediados de los años 60, pasaron  jugadores como Juan Pedro Domínguez, Debarnot, Tomás Valido, Jaume Anguera, Fraguela, Nicolás Fernández Avandaño, Octavio Pérez, Bernard Huguet, Menvielle, Luis Martín Estupiñán o Pedro Lezcano Montalvo. Yo mismo estuve fichado en la última temporada, 1979, aunque no pude competir en esa despedida del equipo de la primera división.

No deja de ser curioso que el legendario Pérez Galdós acabara compitiendo bajo la licencia de otro histórico equipo de los años 60, el Mercantil. En los equipos canarios de esos tiempos, las denominaciones y las plantillas cambiaban de año en año...

Para finalizar dejo un texto que publicó su entonces secretario -1974- el jugador castellano Nicolás Fernández Avendaño cuando el equipo ascendió a la primera división nacional, con una plantilla que combinaba a un profesional argentino, Debarnot, con el buen jugador catalán Jaume Anguera, y una competitiva plantilla local, Juan Pedro Domínguez, los veteranos Blas Rodríguez y Luis Martín Estupiñán, y el secretario Nicolás Fernández Avendaño.









martes, 30 de julio de 2019

VII Open Corte Inglés 1986. Las Palmas 7 a 26 mayo 1986. ajedrez local Las Palmas

VII Open Corte Inglés 1986. Las Palmas 7 a 26 mayo 1986.

Ricardo Moyano. Julio 2019. Las Palmas.






1. Introducción. Datos generales.


El Open Corte Inglés de 1986 fue el último torneo de carácter local de este longevo Open (que duró más de treinta años), pues ya las nuevas autoridades federativas y los rectores del club Caja y la propia entidad comercial que financiaba el torneo tenían a punto el salto a la internacionalidad para el año siguiente, y así lo anunciaron en la propia presentación de este torneo, lo que iba unido este mismo año al incremento de los premios en metálico, y a la multiplicación de la participación con la creación, además de los tradicionales grupos A y B, de torneos zonales de menor fuerza en distintas localidades de Gran Canaria y en las islas de Lanzarote y Fuerteventura.



En efecto, desde 1982 habían desaparecido los internacionales Ciudad de Las Palmas, y la Federación, ante la imposibilidad de reflotar ese tipo de torneo cerrado con los mejores jugadores mundiales, quería al menos organizar torneos de formato Open con presencia de destacados jugadores profesionales nacionales y extranjeros. El primero, de hecho, tuvo lugar pocos meses después de este Corte Inglés, y fue el II Open Johnny Walker de fines de 1986. Se iniciaría con ello una década de buenos torneos internacionales -Corte Inglés, Johnny Walker, Open Gran Canaria, Torneo Lark...- que culminaría con el Supertoneo de Las Palmas de 1996, con los prácticamente seis mejores jugadores del mundo en liga a doble vuelta, incluidos Kasparov y Karpov. Tras este torneo llegaría de nuevo la decadencia.




Pero ahora, pues, en los comienzos de 1986, la VII edición del Open Corte Inglés fue, por última vez, meramente local.




Por centrarnos en los grupos principales, el A y el B: el Grupo A, abierto a locales con ELO 2300 o superior, así como titulados; el B abarcaba el resto de los jugadores, siempre que tuvieran al menos 17 años de edad. El grupo A tuvo una plantilla bastante competida. De los jugadores en activo habitualmente, apenas faltaron otros que J.P. Domínguez, el MI Fraguela, o Pedro Lezcano Montalvo. En cambio, disputó por primera vez el torneo Augusto Menvielle. Junto a él, atraídos por los jugosos premios del torneo, veteranos preferentes como J.A. Valcárcel, Gerardo González, y otros más jóvenes como Alfredro Brito, Ernesto Solana, los tres hermanos García Padrón, el lanzaroteño Julián Morales, y una fuerte pléyade de jugadores aruquenses más: los hermanos Braulio y Santiago Sarmiento, José Francisco González, Lurtgarda González, etc. El torneo iba dirigido para la obtención de ELO de Braulio Sarmiento y Julián Morales, que ese año debutaban en torneos internacionales jugando el Open de Benidorm.




También yo me inscribí, saliendo de unos años en los que había podido jugar muy poco por razones familiares y laborales.  Para mí fue un torneo muy dulce, ya que logré quedar en mi mejor posición en este Open, octavo, e incluso, de no haber perdido la última partida, habría podido quedar entre los cuatro primeros. Logré victorias, entre otros, sobre Jesús Carmelo Rivero, Lutgarda González y Alfredro Brito, así como tablas con el que fue subcampeón, Solana, y sobre el argentino Gerardo González.




    Sumados todos los inscritos, se alcanzó el número de 616 jugadores. En el grupo A participaron 55 jugadores. Los premios en este grupo iban de las 150.000 ptas. al campeón hasta las 15.000 ptas. para el décimo.


    La organización corrió a cargo de la Federación y el club Caja de Ahorros. El arbitraje, de Manuel Quevedo. Se continuó con la sabia decisión de editar boletines en papel, iniciada en 1984; este año el boletín estuvo a cargo de Rafael Fuentes, presidente del club Goya.

    Se jugó, como siempre en este torneo, por el sistema suizo a nueve rondas.



    2.Desarrollo








   Las tres primeras rondas, como suele suceder, fueron de tanteo. Algunos de los favoritos, como el MI José García Padrón -principal candidato al título- Menvielle, Brito y Valcárcel, estaban al frente.

  
 En la cuarta ronda, hubo un resultado anómalo, ya que Menvielle no pudo disputar la partida contra Valcárcel por razones laborales, mientras que José García Padrón se imponía a Alfredo Brito, lo que dejaba al MI aruquense y a J.A. Valcárcel al frente. En la quinta ronda, las cosas parecieron aclararse aún más para el MI José García Padrón con su triunfo sobre Valcárcel -que empezó a quedar relegado, en una floja segunda parte del torneo-, mientras que Menvielle cedía tablas con el joven aruquense Braulio Sarmiento. 










  Sin embargo, a partir de la sexta ronda empezaron las sorpresas y los vuelcos locos. José García se medía a su hermano Juan García, y acordaron tablas rápidas, quizá pensando el MI que su triunfo estaba ya asegurado. Sin embargo, este resultado permitió acercarse a Menvielle -que batió a Blas Rodríguez-  y a Ernesto Solana entre otros. De momento no parecía grave, pero en la  séptima se produjo la caída del líder y favorito, con la inesperada victoria de Solana ante José García Padrón, lo que le dejó ahora como nuevo líder en solitario del torneo. Menvielle ganó por su parte a Juan García Padrón y se ubicó como segundo junto a un callado Santiago Sarmiento, que se había colocado de tapadillo en el grupo de cabeza. Los hermanos García Padrón habían dominado la mayoría de las ediciones anteriores del Open, pero esta vez estaban siendo superados. Otro de los primeros líderes, Valcárcel, perdió ya todas sus opciones al ser superado por el joven Brito, tenido por su jugador encontrado. Yo gané con suerte a la aruquense Lutgarda González y me acercaba también, en un plano menor, a posiciones de cabeza.




En la octava, nuevo vuelco, al caer el líder Solana ante Menvielle -admirable la reacción de Menvielle tras perder una partida por incomparecencia- y perder de nuevo José García Padrón, ahora ante Santiago Sarmiento; Pepe se lamentaba de su mala partida, estropeando una clara ventaja, y en tono jocoso, de que se le estuviera escapando el jugoso premio en metálico del torneo. Yo di otra vez la de cal batiendo a Alfredo Brito, con lo que a falta de una ronda la situación era: Líderes Menvielle y Santiago Sarmiento (6,5) -tercer relevo en la cabeza-, seguidos por un cuarteto con 6 puntos: Solana, Jose Fco. Glez, Braulio Sarmiento y yo mismo.



En la última ronda, Menvielle certificó su triunfo ganando al aruquense Santi Sarmiento, mientras que su hermano Braulio me vencía, y Solana daba cuenta de JF Glez. En la tabla final, Menvielle, Solana y Brauilio Sarmiento ocupaban los tres puestos de honor, seguidos de José García Padrón y Santiago Sarmiento. Por detrás, el grupo que teníamos seis jugadores alcanzamos los cinco últimos premios.







El nivel de juego fue bastante pobre.

En el grupo B, se impuso Juan Manuel Alemán, que venció al subcampeón Antonio Cabrera.



4. Clasificación: Concluyeron el torneo 52 jugadores. Ofrecemos la clasificación de los 21 primeros.







Excelente éxito de Menvielle, y excelente clasificación de dos de los grandes juveniles de esos años, Solana y Braulio Sarmiento. José García Padrón estuvo por debajo de su nivel al perder dos partidas seguidas. Santiago Sarmiento y yo, que no nos prodigábamos, fuimos muy competitivos, y la ex campeona de España Mary Pino García Padrón y Alfredo Brito, tras un torneo irregular, pudieron engancharse a la clasificación, lo mismo que el japonés Takasashi y Ricardo García. 

5. Base de datos de partidas (parcial): Se ofrecen 44 partidas del grupo A (obtenidas de mi propia colección de partidas así como del Boletín del torneo) y una partida del grupo B, la que enfrentó a los dos primeros clasificados.



jueves, 18 de julio de 2019

Diario del joven y solitario 12. Física cuántica


Diario del joven y el solitario. 12. Física cuántica.

Ricardo Moyano. Julio 2019


El paseo nos llevó esta vez hasta la umbría del parque Doramas. Era una tarde soleada y la muchachada jugaba a escondite y a pillarse entre los árboles. El solitario cogió resuello en el banco. Su mente parecía lejana, pero puso una mano encima de la mía, y la apretó.
-Esos niños que juegan… Los juegos son metáfora de la vida, joven. O de la filosofía, del ser y la nada. Estamos y no estamos, estamos pero desapareceremos. Eso sucede con las personas, los animales y las cosas. Jesús el Cristo estuvo, se fue, reapareció al tercer día, y se volvió a marchar para no regresar; hasta hoy, al menos.
-Las cosas duran más que el propio Dios, solitario. Mire las catedrales, la piedra eterna.
-No se equivoque, también las cosas desaparecen. Y hoy venía pensando en eso. ¿Cree usted en el mundo del espíritu, en la magia?
-Depende de los días.
-La mecánica cuántica nos enseña que a nivel subatómico, las cosas pueden estar en varias partes, o estar, desaparecer, y reaparecer. Es una explicación científica a lo que otros fundamentan en la parapsicología, o en el espiritismo, o en la religión. Fíjese, estaba escribiendo un artículo racionalista donde negaba la existencia de esos mundos, cuando me sucedió uno de esos fenómenos extraños.


-¿Una psicofonía, un poltergeist?
-No. Eso que llaman un "jott", un "Just One of Those Things". Le daré detalles. Después de depositar los folios del artículo sobre mi escritorio, me sentí cansado, y dejé mis gafas de lectura sobre ellos. Me fui a la nevera a por una cola bien fría y me la bebí allí mismo, que es como más sabe. Cuando regresé, las gafas ya no estaban. Ni sobre el papel ni en ninguna otra parte. Creí que las había dejado al descuido en otro lado, que mi cabeza despistada me jugaba una de tantas malas pasadas. Pero no aparecieron. Al cabo de una hora de búsqueda infructuosa, me resigné, tomé los folios en la mano y los estuve releyendo sin las lentes, a pesar de que sin ellas veo borroso. Luego me fui a dormir. Enseguida me quedé traspuesto. Dormir solo tiene la ventaja de que si mueres de noche no le darás el susto a nadie, salvo a la señora dominicana que viene a limpiar la casa cada tercer día, claro.  Pero me desperté como una rosa, con la luz de la mañana. Al regresar al escritorio, las gafas aparecieron en  la misma posición en que las dejé, sobre los papeles. Me quedé en suspenso. Era imposible que no las hubiera visto, ya que como le digo incluso había tomado los folios para releerlos, y de haber estado allí se hubieran caído.
-Tengo otra explicación, solitario. Es usted sonámbulo, se levantó a medianoche, las encontró en otra parte y las depositó en el escritorio. Un modo de conciliar el mundo de los sueños y el de la realidad, de modo más simple que el suyo.
-Qué manía tenemos de reducirlo todo a la razón. Nunca he sido sonámbulo.
-Alguna vez se empieza.
-Yo pienso en otras hipótesis. Algunos físicos cuánticos dicen también que hay una falla espacio-temporal por donde los objetos viajan y retornan. Un mundo o muchos mundos paralelos. Como esos aviones que se perdieron en las nubes y aterrizan años después sin ningún viajero ya dentro.


Nos quedamos en silencio. De pronto, también los niños habían dejado de jugar, se habían evaporado, y reinaba un extraño vacío en el parque, sólo roto por el rumor del viento entre las ramas y el trino de los pájaros. Pero al poco los niños y el bullicio volvieron.
-O también- siguió el solitario-, si le aburre la física, existe el mundo de los gnomos. Hombrecillos verdes y traviesos. Yo mismo cuando era niño me inventé uno, que se colaba dentro de las lámparas y de las radios de válvulas y luego volaba dejando un rastro de estrellas. Dejé de creer en ellos, pero quizá han vuelto, para advertirme de algo. Quien sabe lo que mis gafas vieron en su viaje cósmico.
Alguna madre  llamaba desde lejos, desde los veladores, y todo sonaba repetitivo y antiguo.
-¿Y qué querría advertirle, solitario?
-No se. Algo que va a pasar, o que ha pasado ya. O quizá que no fuera tan escéptico, simplemente. Que me asomara al quicio de la puerta para ver las dimensiones oblicuas de las cosas. Por si acaso rompí el artículo en mil pedazos. Debo seguir estudiando, echarle más imaginación. Ahora tengo la página en blanco. Nos creemos mucho, y no somos nada. Porque la única verdad es que no sabemos, que la verdad, si existe, la desconocemos.
-Pero eso precisamente es ser un escéptico.
-No, esa es la paradoja. El escéptico no busca. El científico y el artista bucean en un reino de incertidumbres.
El solitario y yo caminamos hacia el lago, y en el espejo del agua por donde pasaban las nubes se reflejaban nuestros cuerpos levemente agitados por las ondas.
-¿Usted no ha vivido nunca fenómenos así, joven?
-Sí, una vez escuché voces extrañas a mi espalda. Era de noche. Cuando me volví...