viernes, 13 de julio de 2018

Angel Fernandez, campeón de España de ajedrez, 4º capítulo: La recuperación del nivel y la retirada. 1971-1975



Angel Fernández. Capítulo IV Años 1971-1975. La vuelta al mejor nivel y  retirada de la competición.


Ricardo Moyano, julio 2018, Las Palmas G.C.

Ultima versión de este texto: 12 julio 2018

Angel-Tal Ciudad Las Palmas 1975



1. Resumen:

         Este cuarto capítulo aborda el lustro de principios de los años 70 en que Angel Fernández brilló sobre todo en el juego por equipos con el Caja de Las Palmas, y logró al fin éxitos en el ajedrez local. Es también el último período en que nuestro protagonista jugaría competitivamente de forma continuada, porque tras su retirada a fines de 1975, ya solo regresó al ajedrez formal de forma puntual para torneos muy concretos.

         En el período 1971-1975 Angel, superado el momento de ansiedad que le produjo no colmar las expectativas que había generado su título de campeón de España de 1967, recuperó su mejor nivel, aunque siempre dentro de cierta inestabilidad e irregularidad que era consustancial a su modo de ser. Su ajedrez era “de seda”, como se le calificaba en Las Palmas, pero también lo era su psicología competitiva. Generalmente, tras algunos reveses, sobre todo en los torneos individuales, se venía abajo. En los encuentros por equipos solía relajarse más y rendía mucho mejor.

         Cuando digo que recuperó su mejor nivel hay que tomar la frase en sentido relativo: Angel siempre fue y se consideró un mero aficionado; pero además, de los aficionados que no están dispuestos a emplear mucho tiempo en el estudio de la técnica del juego. Seguía fiel a sus limitadas aperturas –escocesa, defensa escandinava, holandesa, nimzoindia…- y no le gustaba exprimir libros de ajedrez. Tenía otras muchas aficiones, música, astronomía, la pesca, el mar… y en cuanto al ajedrez, prefería, como él mismo decía, el juego informal y en particular el “blitz” a cinco minutos. Le encantaba retar a jugadores inferiores en el club, como al conserje el sr. Alemán y otros muchos: les desafiaba por ejemplo a series de diez partidas, en que se comprometía a pagar la copa o los cafés si le hacían una solas tablas; o la invención del “peón encapuchado”, en que colocaba una caperuza sobre un peón y se obligaba a dar mate precisamente con ese peón… ¡y lo conseguía a menudo!. Angel estallaba en carcajadas: ese era el Angel feliz en las tardes del club tras su jornada laboral en la Caja de Ahorros, él mismo que se escapaba a su pequeño barco atracado en el muelle deportivo, muy cerca de donde abrió el nuevo club de ajedrez de la Caja.

         Pero en la lucha competitiva, seria, también se implicó Angel intensamente en este lustro, hasta su retirada a fines de 1975, y fue uno de los cinco mejores jugadores de Las Palmas precisamente en el período en que el tablero local fue más duro: con la sucesiva llegada de Menvielle, Visier, el campeón de París Bernard Huguet, el de Argentina Roberto Debarnot, J.A. Valcárcel, o durante un solo año, de Ricardo Calvo, que se sumaban a los J.P. Domínguez, Lezcano, Betancort, Blas Rodríguez, y a las nuevas promesas J.M. Fraguela y José García Padrón, era casi tan difícil ser campeón de Las Palmas como de España. De hecho, sólo en 1974 lograría Angel proclamarse por fin campeón provincial.

         Angel jugó individualmente, pero era también un hombre de club, no sólo por las exigencias de su vinculación laboral con la entidad financiera del Caja, sino por su propio amor a la lucha por equipos, a la solidaridad: y de hecho fue su equipo de siempre, el Caja de Ahorros de Las Palmas, el que le dio en este tiempo sus mayores satisfacciones, quedando campeón en 1973 y subcampeón varios de los otros años –sólo en 1975 quedaron más atrás, en el cuarto puesto-. Angelito disfrutó de manera extraordinaria integrándose en esa plantilla de élite que tuvo el Caja estos años, con el único sabor agridulce que supuso la capitanía de Bent Larsen en 1974 y 1975. Bent quería la excelencia para sus muchachos, y no aceptaba el modo de ser anárquico e improvisador de Angel –Bent sorprendía también, y usaba el juego psicológico pero por supuesto a partir de un trabajo duro, de profundas preparaciones previas-. El danés detectaba deficiencias técnicas, sobre todo de aperturas, en la mayor parte de los jugadores, pero sobre todo en Betancort y Angel. Pero mientras que los demás eran disciplinados, el ex campeón de España se mostró díscolo a sus enseñanzas.  La relación entre el capitán y el jugador no fue fácil, pese al respeto mutuo que se tenían como personas. Angel no jugó una sola partida en el nacional por equipos de 1974, por padecer gripe según la versión oficial al menos, y en 1975 fue relegado a la suplencia, disputando solamente cuatro partidas.

         Pero, por encima de la anécdota del desencuentro con Bent Larsen, un conjunto de factores más profundos fueron los que empujaron en fin a Angel a la retirada –no definitiva- a fines de ese año 1975. Algunas las reveló él mismo en este momento, y otras las explicitaría muchos años después:

         -Las dificultades laborales para obtener permisos. Angel diría en 1980 que sus jefes bancarios de por entonces no estaban por la labor de concederle permisos para poder jugar los torneos fuera de la isla, el ajedrez no era apoyado, y Angel se cansó de tener que renunciar a esos viajes, o de ver malas caras.

         -El cansancio y la dureza del ajedrez de competición. Angel siempre había preferido el juego informal, la diversión, antes que el estudio árido y la ansiedad de la competición. Las numerosas derrotas que sufrió en los internacionales de Arrecife y de Las Palmas en los dos últimos años le hicieron reflexionar también.

         -Los cambios en su vida personal, tras contraer matrimonio, lo que conllevó el deseo de emplear su tiempo en su vida familiar y en sus restantes y variadas aficiones. Angel era una persona creativa, multifacética, y conseguir un alto nivel en ajedrez exigía demasiado tiempo, que no estaba dispuesto a entregar.

         -El cambio de etapa que se estaba produciendo en el equipo federativo con el que se había identificado: Marrero Portugués, el presidente de la federación y director gerente de la Caja de Ahorros, tenía graves dificultades para mantenerse al frente, y de hecho en enero de 1976 presentó su primera dimisión como presidente federativo, y en 1977 fue cesado como director del ente financiero.  Fernando Visier, gran amigo de Angel, ante la situación de Marrero dio por terminada su etapa canaria, lo que sin duda afectó a Angelito. En 1975 también dimitió como vicepresidente el "alma mater" de la Federación Pierre Dumesnil, cambiando su residencia a Ibiza. En poco tiempo, Marrero, Dumesnil, Betancort, Visier... estaban fuera de la dirección del ajedrez canario. La edad de oro del ajedrez grancanario tocaba a su fin.
        
        

         En estos años, pese a todo, Angel dejó muestra de su enorme talento natural para el ajedrez. Prueba de ello son sus importantes victorias sobre varios M.I. (Gerusel, Silvino García, Cardoso…) e incluso sobre el G.M. Orestes Rodríguez, con el añadido de sus celebradas tablas contra el ex campeón mundial Petrosian donde incluso disfrutó de posición superior. Por el contrario, muchas veces tuvo dificultades para superar a rivales locales, como a Domínguez, Betancort, Valcárcel… e incluso perdía con otros de inferior categoría. Un borrón en este lustro fue su escaso rendimiento en el campeonato absoluto nacional, donde jugó cuatro veces seguidas entre 1971 y 1974. Quizá fuera en ese torneo donde le pesara más la responsabilidad de su título de ex campeón, y nunca consiguió colocarse entre los 10 primeros: comenzaba bien, pero en un momento dado, tras perder alguna partida, se derrumbaba moralmente, y se desconectaba, cediendo numerosas tablas. Quedó siempre en buenos puestos, entre el 13 y el 18, pero nunca contó para los puestos de privilegio.

         Las temporadas concretas muestran que en la de 1971 Angel logró por fin recuperar su nivel, y obtuvo triunfos locales; en 1972 y 1973 tuvo un nuevo bache de juego, y en 1974 y 1975 lo hizo francamente bien. Veamos con algo más de detalle cada uno de estos años y alguna de sus producciones, remitiendo al lector a la base de datos para el resto de las partidas que se han conservado, unas 90 en este período.

         2. Temporada 70-71.

        
         Aunque nos centramos en los torneos más importantes, hay que destacar que además Angel se implicó como desde los años 60 en el ajedrez escolar (José García Padrón recordaba, por ejemplo, en sus comienzos escolares, cuando Angel visitó su colegio y le dio mate con dos alfiles contra rey...), en la divulgación mediante charlas, entrevistas, la revista hablada "Palabras" de Educación y Decanso, etc., y también participó en las grandes simultáneas escolares de esos años, y en otras muchas de barrio o en los municipios. Pero también fue simultaneado, por ejemplo por Bent Larsen, que ofreció simultáneas con reloj a la selección de Las Palmas en esos años, como ésta de la foto, que posiblemente corresponde a 1969:


         Pero centrándonos en los torneos federados la temporada 70-71 en realidad empezó regular, un joven poco conocido aún, futuro preferente, Luis García Caballero, le eliminó en el torneo de pretemporada. Angel, siempre deportivo, le felicitó calurosamente. Y en el torneo social del club Caja fue también eliminado, por Juan Pedro Domínguez, por un apretado 4 a 3. Pero fue en el torneo provincial de 1971 cuando Angel inició su retorno al primer nivel, colocándose líder hasta poco antes del final, que en que fue superado por Menvielle tras derrotarle en los apuros de tiempo de Angel. Como Menvielle estaba clasificado para el nacional, Angel jugó el regional, y se proclamó campeón de Canarias, lo que le abrió también la puerta al absoluto tras dos años ausente.       Este doble éxito, subcampeón provincial y campeón regional, devolvía la moral a Fernández, sin duda.

         Pero lo más importante era el nacional absoluto en Gijón, lo que supuso la vuelta de Angel a su tierra natal, salvo error curiosamente la única vez que jugó en Asturias en su vida. Angel empezó mal, perdiendo la primera partida del suizo con el poco conocido granadino Hipólito Miranda, pero ganó las 4 siguientes (la quinta al fuerte jugador catalán J. Paredes) y se colocó segundo. En Las Palmas se echaban campanas al vuelo. ¿Habría un segundo título de Angel cuatro años después? Mero espejismo. En la sexta perdió con Zabala, en la séptima con Menvielle, y su fragilidad volvió a reaparecer, se vino abajo, entablando las tres últimas para acabar 19/52 con sólo 5,5 puntos.

         Una pena este lunar en una excelente temporada, ya que poco después en el torneo  por equipos de Igualada, donde el el Caja fue subcampeón nacional, cuajó gran actuación, ganó todas las de la fase previa –puede verse la partida con Bas en la base-, y en la final solo perdió con Díez del Corral.

         No dejó de jugar con el Caja en torneos de ámbito local, como el torneo San Ginés en Lanzarote, al que corresponde esta foto donde como capitán recibe el trofeo de campeón para su equipo.


Angel recoge en Lanzarote el trofeo de campeones del Caja Las Palmas en el torneo San Ginés por equipos


         3.Temporada 1971-72:

          En 1971 la Federación local había iniciado su aventura internacional organizando el match Larsen-Ulhmann por el campeonato del mundo. Y en 1972 el objetivo era el I Torneo Internacional Ciudad de Las Palmas. Se quiso dar cancha a los jugadores locales reservando nada menos que cuatro plazas, que saldrían democráticamente del campeonato provincial de ese año. Era el momento de que Angel retomara la senda del torneo de Olot de 1968, pero no tuvo buena temporada: en el eliminatorio de pretemporada llegó a la final, pero fue superado por Fernando Visier, el nuevo fichaje contratado también para dirigir la revista Ajedrez canario, y con quien Angel haría enseguida buenas migas. Y luego, el provincial, torneo estrella, fue una gran decepción, ya que sólo pudo quedar séptimo. Y aun cuando Lezcano y Betancort renunciaron a las plazas para dedicarse a la organización del torneo, la cuarta plaza fue ocupada por J.A. Valcárcel. Angelito tuvo que conformarse con asistir al torneo como espectador. Veamos sin embargo una victoria de Angel contra el fuerte primera Ricardo Hernández Déniz, que también se incorporó a la plantilla laboral del Caja de Ahorros:

Hernandez Deniz,Ricardo - Fernandez Fernandez,Angel [A00]
Provincial Las Palmas (XIII) Las Palmas ESP (11), 04.04.1972

1.b4 Cf6 2.Ab2 d5 3.e3 e6 4.b5 c5 5.Cf3 Ae7 6.c4 0–0 7.Ae2 Cbd7 8.0–0 Dc7 9.a4 b6 10.Db3 Ab7 11.d4 Cg4 12.h3 dxc4 13.Dxc4 Ad5 14.Dc2 Axf3 15.hxg4 Axe2 16.Dxe2 cxd4 17.exd4 Cf6 18.Cc3 Df4 19.d5 Ac5 20.Ac1 Dxg4 21.Dxg4 Cxg4 22.dxe6 Ad4 23.Ta3 fxe6 24.Ce4 Tac8 25.Ag5 Tc2 26.Ae3 Axe3 27.fxe3 Te2 28.Txf8+ Rxf8 29.a5 [29.a5?? y las blancas abandonan antes de recibir el mate con 29...Te1#, de todos modos en posición ya inferior con peón de menos] 0–1

         Apartado del Internacional, Angel tenía que conformarse con los nacionales. Y jugó con discreto éxito el nacional por equipos y el absoluto. En el primero, acudió como siempre con el Caja, en Granada.  La plantilla del equipo era ya muy competitiva, con Visier, Domínguez, Menvielle, el propio Angel,  y Betancort. Angel demostró que esta temporada no estaba tan en forma como la anterior, y sólo pudo ganar dos partidas en la fase previa. En la final empató cuatro y perdió dos. Pese a todo, fue una alegría para él que el Caja repitiera el subcampeonato nacional del año anterior.

         Tampoco brilló en el campeonato de España individual que se celebró después en el Casino de Salamanca. Accedió a él invitado ya de forma nata como ex campeón de España (norma que se implantó a partir de este año, y que le permitió competir directamente también en 1973 y 1974). El campeonato de Salamanca fue el bautizo del joven José García Padrón, de sólo 14 años, que se convertiría en amigo y protegido de Angel desde entonces. También competían por la Federación de Las Palmas Visier y Menvielle. Visier quedó campeón, y Angel, en su línea discreta de su retorno a los campeonatos nacionales, sólo pudo totalizar 5,5 puntos, y el puesto 18º, repitiendo prácticamente la actuación de Asturias. Como era habitual, iba de más a menos, y además de con el catalán Angel Martín, perdió las dos últimas partidas con Sicilia y Llorente.


         4. Temporada 72-73.

         Angel continuó esta temporada la línea gris, con altibajos.  Una buena novedad personal fue que se incorporó a la plantilla del Caja fijando su residencia en Las Palmas Ricardo Calvo, con quien había hecho gran amistad desde el torneo de Alcoy. El joven médico llegaba recién casado, lleno de optimismo, y brilló en lo ajedrecístico consiguiendo el título de M.I. en su año de estancia en Canarias, así como el título de campeón provincial. Angel en cambio no jugó bien en los torneos individuales, pero sí con el Caja de Ahorros, siendo con su amigo Calvo de los destacados tanto en el II Torneo Maspalomas por equipos –hay partidas con Huss y Besser, ambas tablas; no jugó la última ronda del cuadrangular-, así como en la gira europea que realizó la escuadra, y sobre todo, por supuesto, en el campeonato nacional del verano, en que se proclamaron campeones de España. Calvo había reforzado la plantilla, y el equipo no decepcionó.  Aunque este año la actuación de Angel fue bastante discreta –con varias derrotas ante jugadores inferiores-, destacó su victoria sobre el filipino M.I. Cardoso, que la prensa local celebró como “una de las mejores partidas que le recordamos”. Sin duda fue un momento feliz para Angel, tras su título individual de seis años atrás. Reconocía que era de una de sus mayores alegrías, “si la gente supiera lo que se sufre en estos torneos…”.

Equipo campeón de España 1973 con el presidente de la Fed. Marrero Portugués





         En los torneos individuales en cambio este año estuvo errático, tanto en los locales como en el nacional: eliminado en semifinales del II Social Caja por Betancort, en el provincial tuvo una calamitosa actuación, venciendo solamente al colista, para concluir 9/12. Se criticaba su falta de preparación, un mal endémico en nuestro jugador. Pero lo extraño es que con esa misma preparación rendía mejor por equipos.  

         Tampoco lo hizo mucho mejor en el individual de 1973 jugado en Tenerife ese año -antes de ello, sin embargo, logró el campeonato de España de Educación y Descanso con la selección de Las Palmas-. En el individual, aunque mejoró sus actuaciones de los dos años anteriores, tras perder con F.J. Sanz en la octava ronda tras un grave error, se desinfló, y aunque obtuvo 6,5 puntos sobre 10, su record en estos años, no pudo pasar del puesto 13º.

Fernandez Fernandez,Angel - Sanz Alonso,Francisco Javier [A04]
Camp ESP (XXXVIII) Santa Cruz de Tenerife ESP (8), 08.1973

 1.Cf3 c5 2.b3 Cf6 3.e3 e6 4.Ab2 Ae7 5.Ae2 0–0 6.0–0 d6 7.d4 Cbd7 8.Cbd2 Dc7 9.c4 b6 10.Dc2 Ab7 11.Ad3 h6 12.Tfe1 Tac8 13.Tad1 Tfd8 14.Db1 a6 15.h3 Db8 16.e4 cxd4 17.Axd4 Ch5 18.Af1 Da8 19.Dd3 e5 20.Ab2 Cf4 21.De3 a5 22.g3 Ce6 23.Cb1 Cdc5 24.Cc3 f5 

25.exf5?? (Aunque F.J. Sanz comenta en el libro de Pablo Morán sobre los campeonatos de España que su posición es ya superior, si en vez de este error Angel hubiera jugado 25.Cd5, hubiera estado algo mejor; Sanz señala 25...Axd5 26.exd5 f4 "con ventaja decisiva" pero esa ventaja es inexistente) Axf3! 26.fxe6 (Angel sólo ha calculado ahora 26...Axd1 27.Cd5 con fuerte ataque por la calidad; pero el joven Sanz ha visto otra cosa mejor...) Ag5! (Gana la dama).  0–1





         5. Temporada 1973-74:

         Tras dos temporadas dubitativas, 72 y 73, en la del 74 vuelve el Angel de fuerza.
En lo personal sufrió el dolor de la marcha de Ricardo Calvo, con quien ahora tenía que mantener la relación tan estrecha que tenían por teléfono... Pero en lo ajedrecístico, posiblemente por el inicio de su relación de noviazgo y una mayor estabilidad personal, lo hizo estupendamente. Juega en el Open individual Maspalomas (quedó 12 con 6 puntos, regular tirando a bien), y también por equipos en el Torneo Maspalomas de esa modalidad, siempre un cuagrangular con tres escuadras extranjeras, en que obtiene buen resultado –gana al MI Gerusel y al MI holandés Bohm, aunque perdió la última ronda-.


         En el provincial de 1974, por fin dio el do de pecho –cierto que este año ya Calvo había dejado Las Palmas, y tampoco jugó Menvielle- y se proclamó ¡por fin! Campeón provincial, igualado a puntos con Visier -el lejano y simbólico provincial de 1968 disputado entre sólo cuatro jugadores, de ellos dos ni siquiera preferentes, había terminado en empate entre Angel y Pierre Dumesnil, y no puede considerarse un verdadero título provincial-. En las últimas rondas, yendo líder destacado, cedió varias tablas que a punto estuvieron de costarle el triunfo, pero en la última ronda supo defender el empate con Domínguez, que le aseguraba el título.


         Veamos su brillante victoria sobre Valcárcel:

Fernandez Fernandez,Angel - Valcarcel Valcarcel,Juan Antonio [B43]
Provincial Las Palmas (XV) Las Palmas ESP (8), 12.03.1974

1.e4 c5 2.Cf3 e6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 a6 5.Cc3 Dc7 6.Ad3 Cf6 7.De2 b5? (La posición está poco desarrollada y era mejor evitar 8.e5 con la prudente ...d6) 8.e5 b4 9.Ccb5! axb5 10.Cxb5 Db6 11.exf6 gxf6 12.Af4 d6 13.Ae3 Dd8 14.Ae4 Ta5 15.Dc4 d5 16.Cc7+ Rd7 17.Cxd5 Txd5 18.Axd5 exd5 19.Db5+ Cc6 20.0–0–0 Dc7 21.Txd5+ Re8 22.Thd1 Ae7 23.Ab6 Df4+ 24.Rb1 Ab7 





         Ahora Angel remata en buen estilo:



25.Td8+ Axd8 26.Txd8+ Re7 27.Dc5+ [[Comentario de Jaque Mate en el periódico ECO DE CANARIAS (15–03–1974, página 27): "Valcárcel nada pudo ante un Ángel 'desmelenado' y en franca racha de buen juego." ]] 1–0


          El título de campeón provincial le valió si no para clasificarse para el III Ciudad de Las Palmas, donde este año no se reservaban plazas para este torneo, sí para el II Ciudad de  Arrecife, en lo que sería pues su retorno a un internacional cerrado desde el lejano torneo de Olot de 1968. En él, quedó 10º entre 12 jugadores, sin brillar demasiado, obteniendo 3,5 puntos, aunque con su victoria sobre el cubano Silvino García con un bonito remate (hay partida) o las tablas con el campeón el argentino Quinteros, demostró que tenía nivel para enfrentarse a titulados.



        Una curiosidad es que publica problemas de ajedrez en una pequeña revista local, Frangollo, de la Asociación de Empleados de las Cajas de Ahorro. Y es curioso porque Angel prácticamente nunca firmaba artículos de ajedrez a su nombre, era un jugador eminentemente práctico.


Concurso de ajedrez revista Frangollo 1974 sección a cargo de Angel Fernández




         Calvo, como digo, había regresado al equipo madrileño de Torán, tras dar por terminada su estancia en Canarias, pero el primer tablero del Caja de Las Palmas fue suplido por nada menos que Bent Larsen, que había decidido fijar su residencia en Las Palmas. Y Larsen no sólo se une como jugador, sino que además entrena al  equipo. Aunque en lo personal tenían buena relación, Larsen no era nada diplomático como capitán, y no le dolían prendas para señalar los puntos débiles de sus jugadores. A Angel le ve deficiente en aperturas, como a Betancort. Lo cierto es que  Angel aunque acudió con el equipo del Caja, no jugó partida alguna. La versión oficial al menos es que el ex campeón estuvo afectado de una afección gripal… El equipo rindió bien, suplió el último tablero con Betancort y Fraguela, y quedó subcampeón, aunque no pudo repetir el título del año anterior.

         También en este año 1974  Angel participó en el individual nacional en Alicante, donde no pudo mejorar su actuación de Tenerife:  quedó de nuevo en el puesto 13º, ahora  con 6 puntos;  mejor quedó José García Padrón, 6º con 6,5: el relevo, de la mano del propio Pepe o de José Miguel Fraguela, empezaba a llegar… Angel Fernández, como en todos los individuales de estos años, fue de más a menos. En este caso se desinfló tras una extraña derrota con quien sería campeón, J.M. Bellón. Angel se encontraba en posición superior cuando se le cayó la bandera. Sencillamente, había olvidado que ese año el control se hacía en la jugada 45 y no en la 40 como era habitual. Tras darse cuenta de su error, reaccionó muy deportivamente, como siempre, y no formuló queja alguna, felicitando a su rival. Sin duda también le alegró sobremanera ver los progresos que estaba haciendo su amigo el joven José García Padrón, que llegaría a ser campeón de España en 1983. En todo caso, Angel logró victorias estimables, como contra los duros jugadores R. García Lafuente, Monedero y Sendino, que pueden consultarse en la base.  La combinación final contra el gallego Sendino fue publicada en 1986 en el I Informator Canario como una de las mejores combinaciones jugadas por el ajedrez canario:


Fernandez Fernandez,Angel - Sendino Martinez,Antonio [B02]
Camp ESP (XXXIX) Valencia ESP, 10.1974

1.e4 Cf6 2.e5 Cd5 3.Ac4 Cb6 4.Ab3 d5 5.d4 Af5 6.Cf3 e6 7.Ag5 Ae7 8.Axe7 Dxe7 9.0–0 0–0 10.Cbd2 a5 11.c3 a4 12.Ac2 Ag6 13.Axg6 fxg6 14.De2 C8d7 15.De3 h6 16.Ce1 g5 17.Cd3 Cc4 18.De2 Cxd2 19.Dxd2 c5 20.De3 c4 21.Cc1 b5 22.Dh3 Tf5 23.Ce2 Cf8 24.f4 gxf4 25.Cxf4 a3 26.bxa3 Txa3 27.Tf3 Da7 28.Taf1 b4 29.Cxe6 Txf3 30.Txf3 Ch7 


31.Cc7!! Cg5? (Era mejor 31...Db8 aunque tras 32.Dd7,Txa2 33.Dxd5+ Angel tendría ventaja clara).  32.Tf8+! Rxf8 33.Dc8+

1–0
  

     

         Al margen de lo ajedrecístico, como ya apunté antes, la vida personal de Angel empezó a cambiar en este tiempo al conocer a Inma Almenara, su novia y futura esposa. El encuentro fue casual, en la playa. Fernando Visier estaba ese día de "rodríguez", con su esposa Pilar de viaje, e invitó a Angel a acercarse a la zona turística en el sur de la isla. Allí el dicharachero Fernando se encontró con dos amigas, que presentó a Angel. Una de ella era la joven canaria Inma. A ella le gustaba más en ese instante Fernando, que era muy simpático y bastante "ligón"... pero el madrileño estaba ya casado...  Inma conocía a Angel  por haber salido en prensa bastante desde que quedó campeón de España de ajedrez en 1967, y por algún trato en la Caja de Ahorros.  Así, al cabo del tiempo, el más tímido Angel lograría conquistar el corazón de la joven canaria, y a comienzos de 1975 contraerían matrimonio.


         6. Temporada 1974-1975.-

         Cuando comienza la temporada 1974-75 Angel llevaba ya 15 años dedicado al ajedrez de competición, y a pesar de que era muy joven, con 32 años, decidió retirarse de las competiciones. Ya expliqué las causas al principio de este artículo. Así que esta temporada de 1975 sería la última. Porque también en la vida personal de Angel se estaban produciendo además cambios, con el noviazgo y su matrimonio. Se mudaron a su nueva casa en el barrio de Escaleritas. Pronto Inma quedó embarazada. 

         Pero antes de su adiós abordó como siempre con responsabilidad la temporada, sus compromisos con el Caja que lideraba ahora Larsen, y tenía un deseo incumplido pendiente, jugar el torneo internacional Ciudad Las Palmas. Jugó el II Open Maspalomas individual, ganado por Debarnot, donde quedó bien clasificado (8º, con 6,5 puntos) venciendo por ejemplo a Húbner, no al G.M. alemán sino a otro jugador de su mismo apellido, probablemente W. Húbner, hermano de éste.

         Y en el provincial de 1975 se aplicó especialmente para clasificarse para el IV Ciudad de Las Palmas, cuando supo que lo jugaría su admirado Tal. Logró quedar subcampeón tras el argentino Debarnot. Y eso que en ese tiempo su afición por la velocidad le jugó una mala pasada, al sufrir un accidente de automóvil, afortunadamente sin consecuencias. El provincial fue duro, un mano a mano entre Angel y Debarnot hasta el final, en que al ceder tablas Angel con José García Padrón y vencer Debarnot a Ortega logró superar a Angelito en medio punto. Tercero y cuarto fueron Dominguez y  Visier y tras renuncia de Dominguez  los 3 Debarnot, Angel y Visier, jugaron el Ciudad Las Palmas. La ilusión por jugar este torneo, y en particular con la presencia de Tal, fue explicada luego por Angel como una de las razones por las que pospuso su retirada. En la primavera de 1975 disputó pues el IV Internacional Ciudad de Las Palmas. Sorprende su imagen, que empezaba a mudar hacia el atuendo informal, y en algunas ocasiones abandonó  la chaqueta y corbata tradicionales en su aspecto clásico. Ahora jugó muchas veces con un sencillo jersey. En este torneo, aunque no pudo evitar ser superado por su ídolo Tal precisamente en la última ronda, ya fue un lujo para él enfrentarse al letón.

Angel en la foto de grupo del torneo Ciudad Las Palmas 1975

Con Petrosian

Con su amigo Fernando Visier



         Pero además tuvo una victoria sonada sobre Orestes Rodríguez, que mereció el premio a la mejor combinación de ataque -aunque Larsen comentó que Orestes dejó escapar una mejor jugada en la 13-, y unas muy comentadas tablas nada menos que contra Tigran Petrosian, contra el que estaba en posición ganadora con el contrajuego en la columna de "CR" tras su última jugada ...h5, que provocó la petición de empate del armenio. Como comentó Larsen "Si Petrosian pide tablas a un jugador muy inferior es que se ha visto muy mal".  Eso sí, Bent Larsen, en su crónica del torneo, remacha la debilidad de siempre de Angelito: “Quedó peor en muchas partidas en las aperturas… él conoce su debilidad…”. Por el contrario, consideró injusto que perdiera contra Cardoso y Tatai en el final de partida.

         Veamos la lucha con Orestes, que Visier consideró "tìpica del estilo de Angelito":

Fernandez Fernandez,Angel (2300) - Rodriguez Vargas,Orestes (2435) [B95]
TI cerrado Las Palmas (IV) Las Palmas ESP (11), 19.04.1975

 1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 Cc6 6.Ag5 e6 7.Ae2 Ae7 8.Dd2 a6 9.0–0 0–0 10.Tad1 Ad7 11.Cf3 Da5 12.b4 Dxb4 13.Tb1 Da5? (Larsen comentó que era mejor 13...Cxe4, que en efecto conduce a la igualdad tras 14.Cxe4, Dxe4) 14.Txb7 Ac8





15.Txe7! (El inicio de un fuerte ataque que se hace imparable) Td8 (si 15... Cxe7 16.Cd5!, Dxd2 17.Cxe7+, Rh8 18. Cxd2, y aunque con 18... Ab7 el caballo blanco parece atrapado, tras 19.Tb1 y 20.Tb6 y 21.Cc6 el blanco lo salva y queda con material de más), 16.e5 dxe5 17.Axf6 gxf6 18.Dh6 Cxe7 19.Ce4 Cd5 20.Td1! Tb8 21.Txd5 Tb1+ 22.Af1 1–0






         La verdad es que pese a estos buenos resultados en el Ciudad de Las Palmas, su baja puntuación -2,5 puntos, compartiendo el farolillo rojo con Debarnot- le desanimó, veía el muro que le separaba de los profesionales,  y según diría más tarde, fue uno de los factores que le confirmó su proyecto de retirada. De hecho, como reconoció muchos años después, en 1985, llegó a plantearse el abandono del torneo durante su mismo desarrollo, dada la imposibilidad de combinar su horario laboral con la dureza del torneo. Y sólo la expectativa de jugar con Tal en la última ronda y hacerse una foto con él le hizo mantenerse en la competición.

        Acabado el torneo, quedaba todavía cumplir con el Caja en el nacional por equipos en verano.  Bent, capitán y entrenador de su equipo, no estaba nada satisfecho con la dedicación de Angel al estudio, ya desde el año anterior. Cuando el equipo se concentrara para preparar el nacional colectivo de ese año, llegaría la bronca. Una tarde, sin mayores explicaciones, Angel no acudió a la sesión de entrenamiento. Al parecer, en esa sesión Bent explicó al resto de los concentrados unas líneas de la defensa Alekhine. Convenció a Visier y a otros. Al día siguiente, cuando Angel se incorporó al entrenamiento, encontró una refutación de la línea estudiada por Larsen. Bent le recriminó: “Muy bien, pero si hubieras venido ayer hubiera sido mejor”. Angel saltó, haciendo ver que no eran necesarias tantas sesiones. Y otro día, jugando al blitz, Larsen corrigió una jugada de Angel y éste discrepó: “Bent, a fin de cuentas el ajedrez es un juego de habilidad”. Esa comparación del ajedrez con el naipe y juegos similares enfureció ya del todo al capitán del equipo. La sanción la tenía clara: quedó relegado de la titularidad en el Caja, a beneficio de Fraguela, pese a los buenos resultados que había tenido Fernández en los torneos de ese año y su superior ranking. Pedro Lezcano intentó mediar con el danés: "Hombre, Bent, ya sabes cómo es Angelito, si se pusiera a estudiar duro, perdería la mejor cualidad que tiene, su capacidad de improvisación".  Pero Larsen no podía permitir esa indisciplina. Angel aceptó con humildad el castigo, marchó al campeonato por equipos y aceptó jugar como suplente las cuatro únicas partidas que le asignaron.  Curiosamente, las ganó todas Aunque con un poco de la necesaria suerte: en la partida con el vasco I. Guadalajara a éste se le cayó la bandera en última jugada del control en posición superior, y con el castellano-canario Alejandro Ortega debió ser tablas pero en los apuros de tiempo a Ortega se le escapó la combinación salvadora. Pero lo que es peor es que Larsen, el primer tablero, estuvo desdibujado, perdiendo varios juegos –en su favor hay que señalar que arrastraba un mal momento personal, pues en esos días su primera esposa se sometía a una delicada intervención quirúrgica-. Cuando Bent se desconcentraba tendía a jugar muy deprisa, a lo que añadía un cierto desprecio de rivales inferiores, como es propio de jugadores muy optimistas y de alta autoestima.

         Naturalmente, su carácter y los buenos resultados que obtenía pese a todo, no justifican la actitud de Angel en las concentraciones. Pero tampoco el episodio pasó a mayores, aunque fuera muy comentado en los mentideros locales. Pregunté recientemente por ello a su viuda Inma: “No, no, en absoluto ese incidente afectó a Angel. Mi marido era calentón, sí, y ese día de la concentración llegó muy enfadado diciendo que había discutido con Bent, ¡quien se cree éste que es!, decía”. Pero mi esposo no era nada rencoroso, y olvidó enseguida esa bronca. Su retirada tuvo que ver con otros factores, pensaba que el ajedrez le quitaba demasiado tiempo, que la vida es corta –y ciertamente lo fue la suya-, era un espíritu inquieto y deseaba dedicar su tiempo a otras cosas. Por cierto que en ese año 1975 yo estaba embarazada y Ricardo Calvo llamaba por teléfono todas las noches para hablar con Angel de lo divino y lo humano, y también, como era médico, me preguntaba contínuamente por mi salud, muy preocupado por la gestación; tanto me harté, afectuosamente hablando, de esas preguntas, que le puse a nuestro hijo Ricardo en homenaje a Calvo”.

         Angel también se refirió a este episodio en enero de 1976, cuando había decidido su retirada. El periodista  y federativo Andrés Armas le preguntó por los motivos, y si había tenido algo que ver el conflicto con Larsen. Angel se indignó con esa especulación. "Larsen y un servidor mantenemos una amistad dentro de los límites de una estimación recíproca, --creo--, y esa sospecha  de "desavenencias" es totalmente infundada, ocasionada, tal vez, por comentarios muy subjetivos o por apariencias equívocas. Si por ejemplo un Gran Maestro, en una posición determinada, propone una jugada determinada, el campeón Fernando Visier —pongamos por caso— la acepta con fe ciega; sin embargo otros, en su ignorancia, Ángel Fernández —pongamos por caso—  preguntan, aquí no ha pasado nada. Lo malo es que haya alguna pregunta sin respuesta. Una tarde jugando partidas rápidas dije una de esas frases sueltas que se dicen ¡El ajedrez es un juego de habilidad!, ¡¡Pero Ángel, ¿Qué dices?!! protestó Larsen. Convengo que la definición ni es seria ni exacta, pero habrá que convenir también que una posición de ajedrez no es una página de matemáticas ni tampoco un concierto de sinfonías. Pero en ningún modo hay desavenencias; en el primer caso sólo es una relación maestro alumno y en el segundo caso sólo es un diferente concepto del ajedrez, considerando éste en sí mismo."

         Es curioso, volviendo a las partidas de Angel en este último torneo que disputó, observar que sus aperturas  no habían evolucionado nada desde los años 60. Seguía jugando escocesa con blancas, escandinava.... Y en  este torneo, pudo ganar  con su amada escocesa al  veterano José Luis Fernández González (no confundir con el por entonces joven vasco José Luis "Txelu" Fernández García, futuro G.M., y que jugó este torneo con el equipo Rey Ardid, pero no se enfrentó a Angel en él). Veamos la difícil victoria sobre Alejandro Ortega, y el triunfo sobre José Luis Fernández González.



        



        
Ortega Izquierdo, Alejandro - Fernandez Fernandez,Angel
Camp ESP equipos Div–1 (XIX) Barcelona ESP (4), 28.06.1975

[[B: Equipo Caja Insular de Ahorros - N: Equipo C.A. Maspalomas. / Colocados en la posición del diagrama como inicial, veremos cómo el blanco, intuyendo su posición delicada, rompe el juego. ]]

1.g5! fxg5?! 2.d6! Dxd6 [No 2...Txd6 por 3.Tf8+]

3.Tf1?? [Y el blanco abandonó en pocas jugadas. Luego de ceder dos peones le faltó decisión y tiempo para obtener las tablas tras 3.Tf8+!! Dxf8 4.Db6+ Rc8 5.Db7+ Rd8 6.Db8+ Re7 7.Dxe5+ Rf7 8.Ad5+ Txd5 9.Dxd5+= , etcétera.] 0–1

         Fernandez Fernandez,Angel - Fernandez González,Jose Luis [C45]
Camp ESP equipos Div–1 (XIX) Barcelona ESP (5), 29.06.1975

[[B: Equipo Caja Insular de Ahorros Las Palmas - N: Aviaco]]

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.d4 exd4 4.Cxd4 Cxd4 5.Dxd4 Df6 6.Ae3 Dxd4 7.Axd4 Cf6 8.Ad3 Ab4+ 9.Cc3 0–0 10.0–0 Axc3 11.bxc3 d6 12.Axf6 gxf6 13.Tae1 Ad7 14.Te3 Tae8 15.Tfe1 Te7 16.Tg3+ Rh8 17.Tee3 Tfe8 18.Tgf3 Te6 19.Tf4 Ac6 20.Th4 Tg8 21.Rf1 f5?

         Aunque parece fuerte, al abrir la diagonal para el alfil negro, éste quedará encerrado. Era mejor 21...Tg5 para contestar a 22.e5 con f5, siempre puede luego frenarse la acción del alfil blanco sobre "h7" jugando ...h6.

 22.exf5 Axg2+ 23.Re2 Txe3+ 24.Rxe3 Te8+ 25.Rf4 f6 26.f3 Te1 27.Tg4 Ah1 28.Ac4 h5 29.Tg6 c6 30.Txf6 d5 31.Ad3 c5 32.h3 Tc1 33.Th6+ Rg7 34.Td6 1–0


         Y con este torneo Angelito puso punto final, ya que ni siquiera se inscribió para participar en el campeonato individual que proclamaría campeón a J.M. Fraguela. El relevo generacional había llegado, y Angel había tomado ya su decisión de retirarse, que no haría pública sin embargo hasta  comienzos de 1976. Pese a todo, Angelito, siempre solidario con los éxitos de los demás, se retrató con José Miguel y Fernando Visier para celebrar los tres títulos de campeones de España obtenidos por la Federación local:

Angel y Visier felicitan a Fraguela, campeón de España 1975



         Angel sólo regresaría ya de forma esporádica. Estos retornos puntuales los abordaremos en los últimos capítulos de esta serie. Pero bueno es resumir ahora sus intervenciones desde el año 1961:


         Su participación en la escena local, nacional e incluso internacional no había sido nada desdeñable en estos quince años:

-Participó en todos los torneos provinciales de Las Palmas desde 1966 a 1975, y en muchos regionales. Fue campeón y subcampeón regional, y campeón y subcampeón provincial en varias ocasiones.

-Participó en 8 campeonatos individuales de España (cuatro entre 1965 a 1968, cuatro entre 1971 y 1974).

-Jugó (hasta este momento) en prácticamente todos los campeonatos nacionales por equipos desde 1965 a 1975, integrando la selección grancanaria primero y al Caja de Ahorros de Las Palmas después. Sin contar su intervención con el Caja en la gira europea y en los Maspalomas Costa Canarias, y su lucha como puntal durante todos estos años en la selección de Las Palmas contra Tenerife.

-Jugó 3 torneos internacionales cerrados, Olot en 1968, Arrecife en 1974, y Ciudad de Las Palmas en 1975, así como en dos Open Maspalomas.


         La verdad es que a pesar de su irregularidad, y que por las razones que fuesen no extrajo todo el potencial de su talento, la deuda del ajedrez grancanario con Angelito era enorme, por no hablar del reconocimiento a su persona, a su bonhomía, a su actitud siempre deportiva y su talante conciliador. Angel era una persona querida por todos, cualquiera que fuera su categoría, en los ambientes del club, y por los jugadores del ámbito nacional con los que se enfrentó.

         Con ocasión de su muerte en 1999, Fernando Visier y el gran cronista del ajedrez grancanario Andrés Armas, compañero de trabajo en la Caja de Ahorros, glosaron su figura para la revista "Ochoxocho", de donde entresaco estos fragmentos:

         (Visier) Número 206: "(Angel se mostró distante de los federativos locales cuando oficiaban... Pero también los federativos nacionales se mostraron distantes de él): El ascenso súbito e inesperado del desconocido puso en un brete el cómodo hacer y deshacer de la F.E.D.A. (Dicho sea de paso, hacía y deshacía muy poco fuera de las prietas filas del pentagrama oficial) . Fue Campeón de España por Equipos...  y sobre todo, se erigió en el Gran Maestro del afecto: para mí, un amigo incondicional. Oír hablar a Ángel Fernández de su sapiencia teórica resultaba algo desconcertante, pues no casaban bien sus declaraciones con su historial: "Estudié los libros de Grau y algo de Nimzowitsch". Y es verdad que su preocupación por la teoría de aperturas no pasó de los mínimos necesarios para poder desarrollar las piezas con orden y concierto." 

         (Andrés Armas): Número 205: "Una anécdota que refleja la bondad y sencillez de su carácter es que sus mejores amigos, al margen del ajedrez, los tenía en los barrios pescadores de San Cristóbal y en Fuerteventura. Le gustaba mucho el mar, lo adoraba, por lo que se había comprado un modesto barquillo al que visitaba casi todas las tardes en el muelle deportivo, muy cerca del Club de ajedrez de la Caja. Y quiso que sus cenizas se esparcieran por las aguas de la playa el Puertita, de Fuerteventura, su lugar preferido para pasar las vacaciones con sus amigos los pescadores majoreros. . Todos los días tenía la amabilidad de invitarme en su coche para acudir juntos a nuestro puesto de trabajo en la Caja. Siempre aparecía a la hora acordada, a las siete. ¡Hola, Andrés, me decía sonriente, hay que empezar el día con optimismo!. Y mientras ponía el motor en marcha, accionaba el casette con "Las Cuatro Estaciones" de Vívaldi".

Sí, sin duda, este Angel dedicado a escuchar música, a tocar el piano, a compartir su tiempo con pescadores humildes, y a pasar horas vésperas en el club de ajedrez pero sólo riéndose con el encargado del bar, sr. Alemán, al que desafiaba a partidas de blitz, es el Angel real de los años siguientes, más auténtico que el enconsertado en títulos y exigencias de los años de competición, aunque los dos sean caras de la misma moneda, el Angel de talento, responsable y cumplidor, y el Angel informal y amigo de todos, sencillo y sociable.

En los siguientes y últimos capítulos de esta serie biográfica veremos al Angel "guadiana" que a partir de 1978 aparecía y desaparecía brevemente del mundo de la competición de las sesenta y cuatro casillas... hasta que por desgracia nos dejara definitivamente en 1999.

Base de partidas 1961-1975 Angel Fernández