lunes, 28 de marzo de 2016

Notas para una historia del ajedrez grancanario (1): La Sociedad Ajedrecística de Las Palmas (I).

Notas para un estudio del origen del ajedrez en Gran Canaria (1): La Sociedad Ajedrecística de Las Palmas.- 1931 y 1932.



1. Los orígenes: La Sociedad Ajedrecística de los años 30.  

La práctica del ajedrez ha existido desde siempre en Las Palmas, como en todas partes. Ajedrez informal, o juego en los domicilios, bares, parques, sociedades recreativas… Pero la práctica organizada tiene un nombre y una fecha de arranque: La Sociedad Ajedrecística de Las Palmas, 1931 (el año de la II República).

Tal vez porque este cambio de régimen político remueve de abajo arriba los intereses de la sociedad civil, un puñado de aficionados, lo de mayor nivel en la capital, promueven una asociación no federada (ya existía la F.E.D.A., la Federación nacional, desde años atrás), con la intención de organizar torneos serios, clasificar a los jugadores por niveles, etc. –Poco antes, apenas se registran actividades como una simultánea dada por el marino Buda en el propio Gabinete, en 1928-.
El Gabinete Literario y el Círculo Mercantil, en la parte vieja de la ciudad, y el R.C. Victoria o el club P.A.L.A. en la zona de las Canteras, habían sido entidades relativamente abiertas al ajedrez, ya que las dos primeras, muy elitistas, vetaban el acceso a los no asociados… y sus cuotas no eran precisamente baratas.

Es por ello que esta Sociedad Ajedrecística, con sede en el Gabinete Literario de la plaza Cairasco, está vinculada a un conjunto de socios del propio Gabinete, hijos de la burguesía ilustrada de la isla. Se constituye allí el llamado “Club de Ajedrez Las Palmas”.  Sin embargo, el objetivo de la Sociedad, en consonancia con las ideas republicanas, es abrir la práctica del ajedrez sin distinción de “status”: el primer torneo que organizan permite la inscripción a cualquier aficionado, y el lugar de celebración no va a ser el propio Gabinete, sino el bar Nuevo, en la plaza Diego Hurtado de Mendoza, muy cerca del propio Gabinete, eso sí.



Este puñado de entusiastas, que representan a las pocas docenas de prácticantes del juego que hay en la capital por entonces, están comandados por Ildefonso Gallardo, que ha regresado de Cuba donde ha llegado a jugar con el mismo Capablanca, por Alvaro de Mendizábal, un profesor que es nombrado presidente de la Sociedad, por Ezequiel Martín, secretario de la misma, y por algunos más como Relloba, Cubas,  Leopoldo O’Shanahan, Andrés Calvo, Ramón Rúa Figueroa –militar, futuro primer  presidente de la Federación Provincial en 1943-, el joven Angel Navas, etc.


Algunos jóvenes, también en general hijos de la clase media, como Miguel Navarro o Germán Pírez (hijo del comerciante Joaquín Pírez),  acuden a presenciar las partidas del largo I Torneo, que dio comienzo en enero de 1932, y no terminó hasta julio de ese mismo año –aunque estaba previsto acabarlo en dos meses-. Están aprendiendo a jugar todavía, y no se atreven a inscribirse, aunque juegan partidas amistosas entre ellos o con alguno de los participantes. Pírez por ejemplo es apalizado en estos primeros juegos por Angel Navas, aunque posteriormente será él quien le gane. Navas fallecerá prematuramente poco después de terminar este torneo, por desgracia. Estos jóvenes serán pronto los mejores jugadores de la capital, hasta el punto de que Germán Pírez (1914-1992) será el ganador del II Torneo en 1934, y el dominador del juego en la década 30 y 40.

2. El I Torneo de la Sociedad Ajedrecística... sin Pírez.- 1932.

El torneo comenzó con 28 participantes, en una larga liga a doble vuelta, lo que suponía jugar más de 50 partidas…  Este fue un claro defecto de planificación. Además, no se jugaban todas las partidas de cada ronda simultáneamente, sino en días sucesivos, y un poco a voluntad de los jugadores, por lo que algunos acumulaban 8 o 10 partidas más que otros…

La Sociedad no sólo se limitó a organizar este I Torneo (y de modo más renqueante, el II en 1934) sino que además en estos primeros años 30 desde las páginas del diario La Provincia, además de dar realce al torneo, publicaban partidas comentadas de la actualidad internacional. Transcribimos algún ejemplo. Alvaro de Mendizabal, Ezequiel Martín y Ramón Reiloba –que fue el ganador del largo torneo- eran los responsables de la columna.






Respecto a este primer torneo, las inscripciones pudieron hacerse en el propio bar Nuevo y en el establecimiento de venta de zapatos del sr. Quesada, en la calle Obispo Codina, que fue uno de los participantes. El torneo, dada su larga duración, terminó jugándose en el hotel Europa, o Casa Falcón, muy cerca del propio Gabinete, entre las calles Remedio y Peregrina –un antiguo hotel del s. XIX donde se alojaba el turismo inglés- (ver este enlace de Herrera Piqué para interesados:  http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/aguayro/id/1850 ).



Veamos las curiosas reglas del torneo: “Organizado por la Sociedad Ajedrecista de Las Palmas, que cuenta con numerosos afiliados, se ha organizado un torneo de ajedrez, para disputar el premio de una copa de plata, donada por don Alejandro Parres. Las bases, porque ha" de regirse dicho torneo serán las siguientes: Primera. El torneo,"dará comienzo y tendrá lugar, el día primero de enero de 1932 en el local del Cafe Nuevo, Plaza de Hurtado de Mendoza número 2, los jugadores que deseen tomar parte en él, deberán hacer sus inscripciones antes del día 20 de diciembre próximo, en uno de los siguientes locales: Establecimiento de calzado de don Ricardo Quesada, calle de Obispo Codina número 1 y en el local donde ha de celebrarse dicho torneo.  Segunda Los jugadores al hacer sus inscripciones deberán manifestar su edad y días y horas hábiles en que podrán actuar. - Tercera. Las partidas se celebrarán ante dos miembros de la Sociedad organizadora,  que tomarán nota de las partidas, uno de estos ejercerá de arbitro haciendo respetar el Reglamento por que se rige este juego. Cuarta. Sí con ocasión de la aplicación de las reglas que establece dicho Reglamento, surgiera alguna duda entre los jugadores, se recurrirá al arbitro cuyo fallo será inapelable. Cuarta. La falta de respeto y consideración debida al arbitro, por alguno de los jugadores, dará lugar a la descalificación de este, considerándose la partida perdida por él, respetándosele no obstante el derecho a continuar en el torneo. Si algún jugador fuese descalificado tres veces perderá todos sus derechos; se considerará también descalificado el jugador que ofendiere al contrario jugador, aplicándose en su caso las reglas establecidas en el apartado noveno de estas bases. Sexta. La calificación de los jugadores se efectuará por puntos, considerándose cada partida ganada un punto, cada partida empatada medio punto y cero puntos cada partida per entendiéndose por tal las abandonadas: Séptima. El torneo se efectuará por doble vuelta, de esta forma cada jugador deberá jugar dos partidas con cada uno de sus contrincantes, debiendo llevar en la segunda distinto color de juego del que por corteo la hubiese correspondido en la primera. Octava. Ei máximo de tiempo que se concede al jugador para efectuar las jugadas, no podrá exceder de una hora por cada "diez jugadas, si excediese de dicho tiempo ce considerará que abandona la "partida.  (N.A: No olvidemos que se jugaba aún sin reloj). 

Novena. En el caso de no acudir uno de Ios jugadores sin causa justificada, se considerará que abandona, otorgándose la partida al - contrario si justificara cu ausencia se aplazará el encuentro hasta nuevo señalamiento; en el caso de que falten ambos jugadores  sin causa justificada, la partida se considerará perdida para ambos, si su ausencia fuera justificada se aplicará la regia establecida anteriormente. La no asistencia reiterada por tres veces se considerará | como abandono del torneo, aplicandose en su caso las reglas establecidas, en los turnos que la faltasen…”

Una regla muy progresista para la época: “Podrá tomar parte en el presente torneo todo aquel que lo solicitare, dentro de las bases establecidas, sin más limitaciones que las del honor y la caballerosidad, sin distinción de nacionalidad ni de sexo”. No olvidemos que en esta época se debatía el derecho a voto de las mujeres, obtenido por la constancia de la diputada Clara Campoamor. De todos modos, no se inscribió ninguna fémina.

Veamos algo del desarrollo del torneo:









Una vez finalizado, tras 54 partidas nada menos, se dividió a los jugadores en de primera, segunda y tercera en función de sus resultados.  Veamos la clasificación y las categorías.





El Navarro que aparece en los últimos puestos del torneo no es Miguel Navarro, el amigo de Germán, que como hemos dicho parece que no compitió en este torneo, como tampoco Germán. Sino Sebastián Navarro. No obstante, Miguel y Germán jugaron partidas amistosas en este año, que son hasta el momento las partidas jugadas en Las Palmas más antiguas que conocemos. Veamos una jugada entre ambos, y otra jugada en consulta en dos parejas. Sirva esta presencia de Miguel Navarro como homenaje no sólo a este relevante jugador canario, sino también a su hijo Miguel Navarro Espino, mi gran amigo de juventud, reciente y prematuramente fallecido en Madrid.


Pìrez,Germán - Navarro,Miguel [D05]
Amistosa, 1932

 1.d4 Cf6 2.Cf3 e6 3.e3 b6 4.Ad3 Ab7 5.Cbd2 d5 6.0–0 Ce4 7.c4 c6 8.Cxe4 dxe4 9.Axe4 Cd7 10.b3 Ae7 11.Ab2 f5 12.Ac2 Af6 13.De2 0–0 14.e4 Te8 15.e5 Ae7 16.Tfd1 Cf8 17.d5 cxd5 18.cxd5 Axd5 19.Axf5 exf5 20.Db5 Ac5 21.b4 a6 22.Dd3 Axb4 23.Dxd5+ Dxd5 24.Txd5 Ce6 25.Cd4 Cf4 26.Td7 Txe5 27.Cc6 Te1+ 28.Txe1 Axe1 29.Txg7+ Rf8 30.Txh7 Cg6 31.Ce5 Rg8 32.Td7 Cxe5 33.Axe5 Te8 34.Ad4 Aa5 35.g3 Te2 36.Ta7 Td2 37.Ae3 Td6 38.Txa6 Tg6 39.Ta7 Rf8 40.h4 Re8 41.h5, 1-0.

 Pírez y Chirino - Navarro y Ponce [D02]
1932

 1.d4 Cf6 2.Cf3 g6 3.g3 Ag7 4.Ag2 d5 5.Af4 Cbd7 6.0–0 0–0 7.c4 e6 8.Db3 c5 9.Td1 De7 10.e3 Ch5 11.cxd5 Cxf4 12.exf4 Cf6 13.Cc3 Td8 14.dxc5 Dxc5 15.dxe6 Axe6 16.Txd8+ Txd8 17.Dxb7 Cg4 18.Ce4 Dc2 19.Cfg5 Td1+ 20.Txd1 Dxd1+ 21.Af1 Ad5 22.Dc8+ Af8 23.Dxg4, 1-0.

Como vemos, el torneo fue ganado, con derecho a la copa, por el jugador y miembro de la Sociedad Ramón Roiloba Morillas, que disputó torneos en esta década y también hasta los años 40 -participó por ejemplo en el torneo del kiosco en San Telmo de 1943-. También ocuparon puestos destacados los mejores jugadores de esa época, Narciso Casañas -que impulsó la creación de la Federación en 1943-, Alvaro de Mendizabal, etc. 


3. Lo que vino despues. Finalmente,  la directiva de la Sociedad entró en crisis por simple agotamiento de energías. Durante el resto de 1932 y 1933 no hay más actividades, e incluso se plantean el cierre de la Sociedad y de la sede. Germán Pírez y Miguel Navarro –el joven Navas ha fallecido inesperadamente- entran en estado de alarma. Sólo Ildefonso Gallardo se mantiene con ganas de seguir…  La directiva de la Sociedad ha dejado de existir y ni siquiera han convocado a la Sociedad para renovar los cargos. Y los jóvenes creen que hay que hacer algo por mantener esta iniciativa. Pírez asume las crónicas de ajedrez en La Provincia, y junto con Gallardo y algunos de los socios consiguen que la entidad se mantenga a flote, y se organice un nuevo torneo, el II de la Sociedad, en el propio Gabinete Literario.



Pírez se estrena como periodista tras el torneo, en el otoño de 1932, asumiendo las crónicas que llevaban antes Alvaro de Mendizábal y Martín, y posteriormente publica una andanada contra la desidia de la antigua directiva de la Sociedad y su deseo de poner todo de su parte por la continuidad de la Asociación y del Club Las Palmas: 



Veamos como en 1962 se recogía la trayectoria de Germán Pírez, que había mantenido el título de campeón provincial en esas convulsas décadas, rememorando estos comienzos:



Por último, recordemos un libro vital de Juan José Sosa en que puede seguirse toda la trayectoria, vida y partidas de Germán Pírez, el mejor ajedrecista grancanario de esas décadas:


No hay comentarios: