viernes, 1 de enero de 2016

Ajedrez histórico: el fotógrafo del parque Santa Catalina Eduardo Vargas

Eduardo Vargas, fotógrafo del parque Santa Catalina.-

Dado el clima privilegiado de las islas Canarias, podría pensarse que los juegos de mesa, como el ajedrez, reinan en los parques de nuestra capital, Las Palmas de Gran Canaria. Pero basta una pequeña visita a los dos más emblemáticos, el parque San Telmo en la ciudad vieja, y el parque Santa Catalina en la zona portuaria, para convencerse de lo contrario. En San Telmo ya no juega nadie, ni hay bares ni terrazas donde jugar. En el parque Santa Catalina apenas sobrevive un tablero. No siempre fue así. Aunque, a diferencia de otros parques europeos o estadounidenses, nunca han existido tableros de piedra, desde los años 40 se jugaba en los bancos del parque San Telmo y en el kiosco de la Música, y se celebraron en él emblemáticas simultáneas escolares o torneos. En el parque Santa Catalina, la llegada del turismo en los años 60 movió al fotógrafo y aficionado Eduardo Vargas en 1965 a montar una primera mesa de ajedrez junto a su puesto ambulante de fotografía. El turismo y los aficionados al juego informal fueron multiplicando los tableros.


 En los años 80 la actividad de Vargas llegó a su máximo desarrollo, con la ayuda de la Federación que presidía por entonces Augusto Menvielle, y las subvenciones de la Caja Insular de Ahorros. Se jugaron numerosos torneos, simultáneas de maestros... Pero en realidad al ajedrez del parque fue siempre una apuesta por un ajedrez alternativo, callejero, lúdico, alternativa al juego formal de los clubes. Eduardo Vargas ya se jubiló, y apenas queda rastro de aquel esplendor. Por su zona de juego pasaron en esos años grandes personalidades. Y Eduardo les fotografiaba a todos, ajedrecistas o no.
Subo algunas fotos de muestra cedidas por sus hijos, donde se ve al gran maestro y notario D. Jesús Díez del Corral, y a otros grandes del tablero, así como los torneos que se jugaban por entonces.

¿Cuándo aparecerá un nuevo Eduardo Vargas por nuestros parques, o unos políticos con una mínima sensibilidad hacia el ajedrez de la calle?
















Con el agradecimiento a la familia de Eduardo Vargas

1 comentario:

al capone dijo...

Por ahí sale mi cabeza, en la 8ª foto. Recuerdo ese día, o recuerdo si jugué, creo que si.