lunes, 25 de junio de 2018

Angel Fernandez campeón de España de ajedrez. III Capítulo. Los años oscuros 1968-1970



Angel Fernandez, campeón de España de ajedrez. III Capítulo. Años 1968-1970: El comienzo de años oscuros.


Ricardo Moyano. Junio 2018.
Ultima versión 15/7/2018: Se añade foto del primer equipo de la Caja de Ahorros de Las Palmas en 1969



Tras la obtención del título de campeón, la vida cambió radicalmente para el joven Angel, ya que pidió la excedencia como maestro y se incorporó a la plantilla laboral de la Caja de Ahorros -a diferencia de Juan Rafael Betancort o luego Andrés Armas Suárez, nunca trabajó para el club de ajedrez de la Caja, siempre lo hizo en oficinas bancarias-, y en cuanto al ajedrez, tenía que cumplir con los compromisos de la Federación y de la propia Caja en su función de Vocal escolar, de divulgador, de escaparate visible de los primeros éxitos del ajedrez grancanario. Y como ya vimos, esas obligaciones suponían duras cadenas en su personalidad de impronta libre, libertaria casi, aunque siempre conciliadora.

Esta contradicción, junto a la continuidad de su desprecio por el estudio sesudo del ajedrez, le condujo a una merma de nivel importante. No sólo no pudo retener el título de campeón en 1968, sino que sus resultados en el propio ajedrez local empezaron a ser más que discretos. Eso sí, siempre irregulares: cuando se esperaba algo de él, defraudaba. Y cuando parecía sumido en el agujero, daba la sorpresa. Pero, en lo global, su trayectoria individual fue bastante gris hasta su primera retirada en 1976, con un cierto renacer en los últimos años -a partir de 1973-; y destacó algo más en la lucha por equipos, defendiendo los colores de la selección grancanaria o del Caja.

Los primeros avisos de que el triunfo en Mallorca no eran un camino de rosas para Angel se vieron en la siempre compleja para él competición local. En la primera de ellas, el torneo de pretemporada de fines de 1967, supuso su eliminación por un jugador que siempre sería difícil para él, el multicampeón provincial Juan Pedro Domínguez. El estilo impetuoso, de fuerza bruta, de Juan Pedro, desbordaba a menudo el estilismo y la cierta fragilidad anímica de Angel.

Poco después, en febrero de 1968, fue invitado al torneo de Olot, su única salida individual hasta que tuviera que defender su título en Reus en verano de 1968. Y es que en el plano federativo nacional no era considerado apenas. Fue excluido de la selección española para el compromiso extraoficial de la copa Clare Bennedict, y en unas declaraciones del presidente de la F.E.D.A. Félix Heras sobre el estado del ajedrez nacional, sintomáticamente, ni menciona su nombre, sólo los de Visier o Calvo... Por excepción, y posiblemente por gestiones de la Federación local -Dumesnil era muy amigo de Jordi Puig, el gran organizador de torneos de esos años-, Angel sí fue invitado al torneo internacional de Olot, donde quedó 7º entre 10 jugadores, con 4 puntos, lo que fue considerado por Torán y otros cronistas como escaso para un campeón de España. Quizá esa valoración sea demasiado severa. El propio Angel regresó contento. Ganó a jugadores locales catalanes como el luego titulado J. Parés, debió haber vencido al ganador del torneo el M.I. alemán Lehmann,  tras conseguir calidad de más, pero se equivocó al final de la partida. Y en la primera ronda logró tablas y estuvo a punto de ganar al G.M. croata Damjanovic -el jugador que más le impresionó-, y logró tablas con los ídolos nacionales  el M.I. Medina o el G.M. Pomar, y también con el portugués J. Durao. 


Angel y Pomar revista Destino 1968

Angel contra Medina, foto cortesía Joaquim Travesset


Jordi Puig resumió para la revista Destino la actuación de Angel: "Como primordial aliciente del torneo cabe citar la actuación del flamante campeón de España, el asturiano Ángel Fernández, arropado ahora por la Federación Canaria, y al que se le ofrecía la primera oportunidad de jugar un torneo internacional. Esta responsabilidad y la falta de práctica en tal menester pusieron en un brete a nuestro campeón, malogrando una mejor actuación, pues no aprovechó todas sus posibilidades.

En la primera ronda hizo tablas llevando las blancas frente al gran maestro yugoslavo Damjanovic, en una tensa y larga partida, en la que, tras una fuerte presión, no pudo llevar adelante el ataque y al rehacerse el negro le encontró con una frágil posición de cara al final. No obstante, Fernández supo encontrar el hilo salvador y su debut internacional resultó sonado.

En la segunda ronda tuvo en las cuerdas al futuro ganador, el maestro alemán Lehmann, a quien le ganó una calidad, que como mínimo debió reportarle las tablas. Quiso abreviar la partida eligiendo una combinación simplificadora que parecía asegurar su ventaja, pero resultó contraproducente y perdió. No se desanimó y en la ronda siguiente consiguió tablas con Medina. Sin embargo, en la cuarta fue objeto de una aparatosa derrota frente a Tatai. Logró unas meritorias tablas con Pomar en la quinta ronda, y en la siguiente venció al local Bosch, por más señas presidente del club organizador. En  la séptima fue vencido por Bru, otro local, que no se dejó arrastrar por la aparatosidad del prematuro ataque del campeón y le replicó en la misma forma, consiguiendo una bella victoria. En la penúltima ronda ganó al tercer local, el campeón de Olot, Parés, y en la última ronda entabló con Durao."



Andrés Armas, cronista de La Provincia ya (Andrés trabajaba en el Hotel Cairasco en el propio edificio del club Caja, y se incorporó a partir de 1967 a las crónicas de ajedrez, donde se mantiene aún hoy día), se encuentra a Angel en el club comentando sus partidas de Olot con amigos y aficionados. Andrés califica de excelente la actuación de Angel, y éste sonríe:

-¿Cuál fue el trato recibido de los oletenses?
-Magnífico. En los ratos en que pude pasear por la ciudad, muchos aficionados me reconocían y me saludaban. Llegué a pensar si era un artista de cine más que un ajedrecista...
-¿Qué te ha parecido el torneo?
-La única experiencia era hasta la fecha que yo tenía era el campeonato de España, por lo que jugar un torneo internacional me suponía un verdadero estado de nervios. Pero conforme avanzaba el torneo mi confianza crecía, al final llegué a creerme que competía de tú a tú... Entablé con Medina, por ejemplo, un jugador mucho más famoso que yo. La verdad es que puntuar era muy difícil. 
-¿Quienes te impresionaron más?
-Sin lugar a dudas, fue Damjanovic, que pese a no ganar el torneo —quedó segundo— nos demostró una calidad y estilo de juego verdaderamente extraordinario. También me causó gran impresión el M.I. alemán Lehman-ganador del torneo—, por su solidez y profunda estrategia. 
--¿Qué conclusiones has sacado sacado con respecto a tí y al ajedrez canario tras este torneo?
—Personalmente ha sido una gran experiencia.  Y lo más importante, las grandes enseñanzas, que transmitiré a mis compañeros de equipo. Con respecto al ajedrez canario, en la actualidad en la Península se nos considera mucho más de lo que puedan suponer muchos canarios, el nivel nuestro muy pronto podrá equipararse al catalán y por lo tanto a nivel internacional. 

La verdad es que el objetivo de igualar al ajedrez catalán era bastante utópico. Y en cuanto al propio Angel, volvióse de Olot a Las Palmas... y no hubo nada. Seguía con su vida como mero aficionado, y el título de campeón de España que quería explotar la Federación local le empezaba a incomodar, a atenazar. Tras su regreso, si la eliminación en el pretemporada ya había sido un aviso, los siguientes torneos confirmaron que algo no marchaba bien. Angel data de este momento, tras su retorno de tierras catalanas, el comienzo de su crisis. En el match de selecciones contra Tenerife no barrió como otros años, perdió algunos puntos. Y con este escaso bagaje, y sin haber puesto a punto su preparación, acudió a defender su título al campeonato de España individual en Reus, junto al lanzaroteño Juan Rafael Betancort.

En las entrevistas de prensa local antes del viaje a Reus Angel se muestra como un optimista cauto. El optimismo era un rasgo de su personalidad, aunque los obstáculos que empezaría a encontrarse pronto le harían mella psicológica. Curiosamente, en sus declaraciones manifiesta que acudía muy bien preparado, y que contaba con poder renovar su título incluso. Todo estaba muy lejos de la realidad, ya que entre su trabajo en la Caja, las exigencias federativas -simultáneas, citas escolares, etc.- y su propia naturaleza, Angel se había preparado muy mal. No había renovado su limitado repertorio de aperturas, y todos iban ya sobre aviso contra él. Tampoco era un desconocido, y todos se aplicaban para batir al campeón vigente. Pero además de los enemigos exteriores, pesaban también los interiores, que a veces son más poderosos: A pesar de que no es un torneo tan fuerte como otros años, ausentes Pomar o Medina, Angel juega atenazado, con exceso de responsabilidad. Angel acabó 13º sobre 18 jugadores, con sólo 7 puntos, superado incluso por Betancort, que obtuvo 8 puntos. Desde el principio dejó de contar, y miró desde lejos la lucha de Visier -que le destronó- con Saborido y Menvielle. Dejando sus dos victorias sobre los colistas, sólo se anotó el punto con Pere Puig, y eso con gran fortuna.  En la prensa local se hizo un sepulcral silencio. El éxito tiene muchos padrinos; el fracaso ninguno. En cuanto a la prensa nacional, no fue nada complaciente. Jordi Puig, en su crónica para la revista Destino, comentó que había acudido con poca preparación, y se le notó el exceso de responsabilidad. En la misma línea,  Román Torán: "Acudió con la misma preparación del año anterior, y ante los primeros reveses se derrumbó moralmente bajo el peso de la responsabilidad".

En la base de datos puede verse su derrota con Ernesto Palacios.

Puede verse más información y la tabla de resultados del torneo en la excelente web de Javier Cordero:

Campeonato de España de Reus 1968

Tiempo después volvería la vista a estos momentos:


 -Empecé a jugar mal… meditaba las jugadas y pensaba, tiene que ser una jugada digna de un campeón de España… y con tanta responsabilidad cometía muchos errores. Luego me daba cuenta de que la que descarté a menudo era buena...





Algo mejor lo hizo Angel en el posterior campeonato por equipos de Murcia, donde consiguió 6/11 puntos en el primer tablero de la selección grancanaria. En la lucha por equipos, sin competir bajo su propio nombre, haciendo piña, Angelito se relajaba y le iba mejor. En la base figura una derrota con Román Torán.

Cuando Angel regresa tras estos torneos a Las Palmas, el duro varapalo de Reus le ha afectado. Disputa en otoño de 1968 un simbólico provincial donde compiten sólo cuatro jugadores, dos primeras -Francisco Román Páez y el legendario Ramón García alias "el bizco"-, y el preferente Pierre Dumesnil. Y Angel sólo puede entablar las dos partidas con Pierre y compartir el título de campeón "ex aequo". Sigue siendo un ex campeón de España que no logra imponerse a sus amigos grancanarios.

Poco después da comienzo la temporada 1968-1969 y nueva sorpresa y decepción: es eliminado sin remisión en el torneo de pretemporada por Francisco Román Páez. La partida puede verse en la base de datos.

Eso sí, Angel era exquisito en la victoria y en la derrota. Tras su eliminación, no dejó de acudir al club a presenciar la final entre Román y Betancort:


Diciembre 1968 Angel de pie mira la partida del final del pretemporada
En mayo de 1969 pierde también con la selección grancanaria contra Tenerife, con Gregorio Rodríguez Vera.

En el provincial de ese año, con la llegada de Augusto Menvielle, y otros jugadores como el arquitecto J.A. Valcárcel, el ajedrez local se ha endurecido, y resulta otra actuación decepcionante de Angelito, que sólo puede ser sexto: La prensa local empieza a alarmarse:  "Angel sigue sin encontrar su puesta a punto, es muy irregular" -en la base de datos puede verse sin embargo su victoria sobre Pierre Dumesnil-. Angel quedaba en principio descartado del campeonato regional, pero puede ser repescado, pese a lo cual en queda en los últimos puestos. Competir en el campeonato de España de ese año es una ilusión que se esfuma. Tras cuatro años jugando ininterrumpidamente el nacional, Angel se queda fuera, y no regresará hasta 1971. 


Angel con Menvielle y Betancort, a la llegada de Menvielle a Las Palmas en febrero de 1969


En cuanto al plano por equipos, con la creación del equipo del Caja de Ahorros, se incorpora al mismo como segundo tablero. Su actuación es discreta, como la del propio equipo. El Caja gana la clasificación regional, pero en el nacional por equipos de Sevilla el Caja es eliminado en la fase previa, siendo derrotado Angel por Ferrandis -la partida puede verse en la base-, aunque en la repesca  por salvar la categoría logró ganar varias partidas.

Veamos los integrantes de este primer equipo de la Caja de Ahorros en 1969:

Prmer equipo de la Caja de Ahorros en 1969, obsérvese el brazo encogido de Pierre Dumesnil, ya que sufría una lesión


Son muy frecuentes en cambio en este período sus charlas y las simultáneas, la divulgación tanto en los municipios como en el plano escolar, donde participa en la primera Gran Simultánea Escolar de 1969, ante 300 colegiales, en el parque San Telmo.

Temporada 1969-1970: 

En el pretemporada de 1969-70 tuvo mejor actuación, aunque fuera un espejismo. Veamos una foto de su partida con Manuel Fernández Cuartero:


Pretemporada 1969-70 contra Manuel Fernández

En esta foto se observa a Angel de espectador de lujo en una simultánea en Gáldar en diciembre de 1969:




Tras este torneo copero, durante toda la temporada sigue en su tono bajo. En el provincial de ese año sólo puede quedar 6º, siendo derrotado entre otros por Menvielle o Valcárcel -la partida está en la base de datos-, lo que le cerró otra vez la puerta al regional y le dejó por segundo año fuera del campeonato de España individual, que este año jugaría el propio Valcárcel. Y como era habitual, aunque sin mucho brillo, lo hizo mejor en el nacional por equipos de Valencia, con su equipo ya de siempre, el Caja. Hay una victoria sobre el canario Manuel Fernández Cuartero en la base de datos.

En resumen, cuando daba comienzo el período internacional de Las Palmas, con las primeras visitas de Bent Larsen, la creación de la revista Ajedrez Canario,  el fichaje de Fernando Visier, los torneos Ciudad de Las Palmas, etc., Angel se encontraba en una situación extraña. En lo local, era sin duda uno de los mejores jugadores de Las Palmas, pero no había logrado la hegemonía. Y en lo nacional, quedaba lejos aquel aldabonazo del campeonato de España de 1967. A Angel ya sólo se le veía por tierras peninsulares en el campeonato por equipos...

¿Qué le pasaba a Angel? La sucesión de resultados mediocres le sumían en una ansiedad interior cada vez mayor. Llegó a desesperarse y a plantearse dejar de competir, como él mismo reconoció a fines de 1969. Iniciaba los torneos con alegría, pero en cuanto los resultados no acompañaban, se desmoronaba.... 

—Fue algo inexplicable...Cuando me proclamé campeón de España, estaba pletóríco de moral, pues aún recuerdo mi participación en el internacional de Olot, donde obtuve una buena clasificación si tenemos en cuenta la categoría de los participantes. Desde entonces todo ha sido diferente. Iniciaba los torneos con optimismo, pero ya dentro de la competición me desesperaba.  Yo
que siempre he sido de carácter pacífico y tranquilo acusaba estos impactos. Varias veces intenté no participar...

Lo malo es que aunque era consciente del problema, Angel no daba con la solución. Los siguientes años habría que acostumbrarse a ese Angel irregular, imprevisible. Una explicación adicional que ofreció años más tarde fue el poco apoyo que encontró para desarrollar su carrera ajedrecística en su entorno laboral. Tenía la confianza del jefe máximo de la Caja, el presidente federativo Marrero. Pero sus jefes inmediatos no entendían que debiera disfrutar permisos para jugar al ajedrez, para viajar... Angel empezaba a encontrar demasiados obstáculos dentro y fuera de sí para desarrollar todo su enorme talento natural. Cinco años después se decidiría a tirar la toalla. 

Base de datos 1961-1976: Base de datos 1961-1976 Angel Fernandez