viernes, 19 de octubre de 2012

Glosando "Burning veneno del rock". Nacho Blanco

Glosando "Burning veneno del rock".-Nacho Blanco, batería. Nueva savia para una banda de leyenda.-



Las secciones rítmicas, y especialmente los baterías, no duraron nunca mucho en Burning…al menos hasta 1987. Tras la marcha del dúo Esteban Cabezos-Arturo Terriza, Nacho Blanco y Carlos Guardado dieron nueva estabilidad metiendo energía y sangre joven en la banda. Nacho estuvo en la batería toda una década, hasta poco antes de la muerte de Pepe Risi. Fue otra de las voces ausentes de “Veneno del rock”; incluso se deslizan en el libro algunas opiniones, como la de Paco Espínola, productor del disco “En directo”, que describen a Nacho como “un coleguilla” o un batería poco experto. Espínola ya ha aclarado que en absoluto es esa su opinión, sino la de algunos en el entorno de Burning que tiraban hacia estilos más blandos que la propuesta rock del batera y estaban distanciados de él…

La opinión de los fan es clara. Por ejemplo hace un tiempo recibí un testimonio de un seguidor de siempre de la banda que acudía a todos los conciertos: “Nacho era cojonudísimo, cuando él se fue se noto muchísimo en el grupo”. Y yo mismo presencié la presentación de Regalos para “mamá” en la sala Zeleste en Barcelona, y la fuerza que le imprimía Ignacio a la banda era arrolladora, sonaba como una banda totalmente stoniana por primera vez en mucho tiempo.

Es pues absolutamente necesario traer a la glosa la voz de Nacho. Nacho, nacido en 1966, tocaba ya la batería con doce años…

- Sí, ya en 1978 me presenté con mi primer grupo Metrópolis en el programa de RNE de Paco Pérez Brian “El búho musical”, luego en 1980 al concurso Villa de Madrid, el año que lo ganó Obús. Y en 1983 ganaría ese mismo concurso con Cráneo, siendo el batería más joven de España, según la encuesta de Popular 1. Más tarde gané otra votación en el programa El Pirata al batería más feo de España, jajaja. Qué tiempos, tío.

-Jajaja. Bueno, vayamos a la historia de Burning. Tú y Carlos entráis en 1987 en una banda ya muy veterana. Erais mucho más jóvenes que ellos, que Risi, Johnny o Mikel: más de diez años. Pepe Risi decía esas cosas de que “Nacho y Carlos son muy jóvenes, no les dejo salir por las noches”. Pero vamos por orden. Aunque lo primero que grabaste fue” regalos para “mamá”” en 1989, ya desde 1987 erais la nueva sección rítmica de Burning, sustituyendo a los gallegos Suso y Lolo, que habían grabado poco antes el disco “Cuchillo”. Un poco después de grabarlo se volvieron a Galicia, según ellos porque Burning tenía muy pocos bolos.

-Había pocos bolos, sí, pero en realidad les echaron, porque eran muy malos músicos.

-Veníais de Cráneo, una banda que hacía un rock más duro que Burning. ¿Cómo entrasteis en Burning? ¿Se pusieron anuncios, hubo algún contacto en bares, etc.? Lo típico, vamos.

-No. En realidad fue de una manera muy casual, yo me encontré en el sitio y lugar oportuno, Expomusica, en Madrid 1987, Casa de campo, Palacio de cristal, una feria que se hacía allí ese día. Total que visitando los stand, me encontré con el Joneras, como le decía Risi: “¿Cómo estás, Nacho? “Bien” Patatin patatán… “Pues Nachito estamos buscando batería y bajista, ¿tú te quieres venir con nosotros?” Me quedé de piedra, “Joder Johnny, pues claro, pero déjame pensarlo”. En realidad lo único que tenía que pensar es como decírselo a Manolo Maestre, el guitarrista de Cráneo. Luego se lo comente a Carlos Guardado, “Yo me voy con Burning, y buscan bajista, ¿tú te vienes?” Guardado tampoco lo dudó. “Pues claro”. Eso hacía más difícil contárselo a Manolo, porque éramos dos los que nos marchábamos, fue de lo más difícil. Pero lo hicimos….


Nacho Blanco en los tiempos de Cráneo

Manuel Maestre recuerda en una entrevista esa situación, que acabó de hecho con Cráneo, aunque atribuye el contacto equivocadamente a Pepe Risi: “Pepe Risi les propuso a Carlos y a Nacho que entrasen en Burning, con lo cual a mi me dejaron ya sin ganas de Cráneo ni de intentarlo. Así que me busqué la vida. Después de Azucena, Carlos y Nacho se piraron y se dedicaron a Burning, yo hablé con la Compañía y seguían con la misma filosofía cutre….Y me piré. Y ya los derroteros me llevaron a Stafas, Ratones, Boleros y Tangos con Raquel Ríos, colaboré con unos y otros… buscándome la vida.”

Continúa Nacho:

-Le dije al Johnny que nos íbamos los dos a Burning. Como acababa de salir el disco “Chueca”, en el que no habíamos tocado, Johnny me entrego una cinta de casette con los temas, para que nos los aprendiéramos. El vivía aun en la calle Pelayo, curiosamente cuatro años después yo también viví ahí.

-A partir de ahí, tocaba rodar el disco “Cuchillo” en los bolos… ¿Había muchos conciertos? En esa época curiosamente la manager era María José Blanco con su oficina “Staroffice”; digo curiosamente porque era la misma manager que había llevado hasta entonces a Cráneo.

-Sí… Los bolos, bastante sufridos, Carlos y yo, aun estábamos ensayando en directo, como quien dice. Lo pasamos chungo durante dos años aproximadamente. La manager Mª José, de “Staroffice” nos daba muy pocas actuaciones. Se unieron a una oficina de Barcelona con un tal Antonio y "El grillo", que para darles de comer aparte. Se pasó literalmente hambre, no teníamos ni para un bocata, ni para una cerveza con una tapa. Solo un paquete de tabaco y esperar que fuese gente al concierto, porque si no, no teníamos ni para el gasoil… Pero ya teníamos una fuerza en directo que se veía venir, el pelotazo tenía que llegar en algún momento, que alguien se diese cuenta que Burning no eran solo drogas, noche, etc. etc., que se trataba de un revés del grupo, y muchos no se creían que sonaba de la hostia. Hasta que salió el doble en directo cuatro años después y claudicaron, entonces todos querían a Burning, claro para forrarse.

-Recuerdo de esos años que ya introducías tu estilo de batería, mucha fuerza, y ese solo largo en Johnny be good al final del concierto.

- Lo del solo ya venía de Cráneo, yo me hacía un solo que te cagabas, inspirado por Ian Paice mi maestro con solos como "La mula", "You fool no one" solos de doce, quince minutos, veníamos del heavy tocando con estilo de los Deep Purple.

-Pero para el éxito del disco en directo faltaba mucho entonces. Ahora más que nada Burning eran la calle, las actuaciones... Recuerdo también esa anécdota que cuentas del carpintero, en la sala Agapo, a principios de 1988.

- Eso fue en la primavera de 1988, fue el tercer concierto con Burning, hay fotos, y el video del concierto incluso. El que montaba el equipo era el “Bodegas”, y en medio de una canción se dedicó a clavar clavos en el escenario para asegurar el bombo, haciendo mucho ruido, así que Pepe paró el tema y le empezó a dar una bulla de puta madre, gritándole “¡A ver ese carpintero!”, los dos discutiendo por los clavitos, que tiempazos coño . El Bodegas abandonó el escenario diciendo “hijosputas”, jajá. El concierto fue grabado en video por mi hermano Jesús.



-En 1989 un par de años después, ya con mucha carretera en Burning, estáis grabando ese nuevo LP, el primero que grabáis tú y Carlos, y a su vez el último de otro de los veteranos de Burning, Mikel Slingluff. ¿Compusisteis los temas antes, en el local de ensayo? ¿Y cómo se grabó, de noche, cómo eran las sesiones? ¿Recuerdas a los invitados, de Mermelada, Fernando a la armónica, etc.?

-Sí, se componía en el local de ensayo, que por entonces era los locales Carabox en Carabanchel. Se grababa de día y de noche, desde las diez de la mañana, al mediodía a comer, y al zulo otra vez, pero la noche anterior al primer día de grabación me atracaron a las una de la madrugada, en una cabina de teléfono, me dieron tal hostia contra el teléfono que en las fotos salgo con el ojo totalmente morado, jajá. Me parece que la grabación duró mes y medio, fue despacio. Yo no estuve todos los días y en concreto no estuve los días que grabaron los invitados.



-“Regalos para ‘mamá’”. Sobre el origen del título hay muchas versiones, que si las fans ya veteranas, que si son los Stones, que si las mamás enfermas…

-Yo lo que oí fue la versión que se dice en el libro. Se dedica a las fans que con el tiempo se han hecho mamás, pero siguen viniendo a los conciertos, y ahora son la chica de la canción de 1979, ya algo mayor, “¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?”. Con cariño, el disco se les dedica a ellas.

-Tras grabar ese disco continuó la época dura. Se cuenta que Pepe Risi quería dejar Burning, que grabó con Guardado y contigo una maqueta que iba destinada a un disco en solitario de Pepe, aunque vosotros no lo sabíais, pensabais que eran temas para un disco de Loquillo.

-Yo no sé nada de eso, ni grabé esa maqueta. Pepe grabó un tema para Loquillo por su cuenta, eso sí, pero no con nosotros.

-Sea como fuere, tras la época dura, con el fichaje por Ariola y la grabación del disco “En directo” en 1990, las cosas mejoran de golpe, como dijiste antes.



- La grabación fue como un sueño hecho realidad para todos, tanto los músicos como invitados, técnicos y demás implicados. Las pruebas de sonido la noche anterior hasta las tantas de la madrugada...Todo emoción, y nervios a la vez para que todo estuviese correcto, sonido, luces, aun que se despistaron con la cena, es cierto lo que ya se dijo en “Veneno del rock” que gracias al "tito Rosen" salvamos la situación, porque no trajeron nada, y de repente Rosendo llegó con tres bolsas con unos bocatas que nos supieron a gloria macho. Por cierto, entre las muchas anécdotas inéditas de ese disco cuento una, la primera noche del concierto, unos tres o cuatro minutos justo antes de salir a escena se puso una alfombra o moqueta en el escenario, tapando el nombre de la sala, se puede medio leer en el suelo visionando el DVD.

-Cosas de la publicidad, supongo, y los derechos. Se ha discutido mucho sobre los invitados…

-De ellos, quisiera solo fijarme en Miguel Ríos, que es verdad que recibió muchos silbidos injustificados, y sin embargo fue el más profesional. Fue puntual a los ensayos y con los deberes bien hechos. Su entrada la tarde que apareció en los ensayos me impresiono: verle en persona, aunque ya le conocía del programa en la TVE “Qué noche la de aquel año”, sus gafitas negras, su faja para los riñones, y el saludo con Jaime Asúa, se plantaron dos besos, de mejilla, eh, de mejilla, jajá. La fama nos vino de puta madre a todos, después de pasarlas tan canutas vino la satisfacción de poder ganar dinero y poder demostrar que el esfuerzo de los tres últimos años de ruina pero con la cabeza bien alta había valido la pena.



-¿Y el público?

- Pues ya ves el DVD, creo que los bares se quedaron medio vacíos, jajajá, fue tanta peña que se quedaron sin entradas oficiales en taquilla, y se vendieron una especie de tickets, para que no se quedaran en la puerta los que no tenían entrada. Lo más gracioso es que de ese dinero, de esas 500.000 ptas., creo que no se vio ni un pavo. Aunque sí del resto del dinero. En el Dvd también puedes detectar los fans del Cocodrilo en la parte izquierda desde el escenario, y los fans de Manivela en medio de la peña como caballos desbocados, que maravilla. Anécdota personal: En el DVD sale una niña morena preciosa en es especial y más adelante, cuando vi el montaje del Dvd con su carpeta, lo comenté en el estudio, y alguna cara de sorpresa y de decir “Me cago en la leche, no jodas”. Ya no se podía quitar. Se llama Vanesa Blanco y es mi sobrina, tenía catorce años en ese concierto… es hija de mi hermano Emilio, que fue batería en los 70' acompañando a los artistas del momento, de hecho la batería del DVD es suya, la primera Yamaha que se vendió en Europa en el año 1980.





-Se habla de que para entonces Pepe Risi estaba ya mal de salud.



- Pepe estaba malito, pero ni él lo sabía aun, no se notaba el deterioro que sufriría en los años posteriores, la energía que tenia este tío, era impresionante, tenia tal carisma, que te daba respeto solo con mirarle, pero eso sí, esa energía te la pasaba a ti sin darte cuenta, ya podías estar con una depre que te cagabas por patas, que cuando te querías dar cuenta estabas dando unas hostias a la batería… porque mi Pepe se volvía hacia mí, con las piernas abiertas, y su Negrita ligeramente colgando, mirándome por encima de sus gafas negras, y se te olvidaban las penas. Fijaros si no en el tema “Muévete en la oscuridad”.

-Tras la salida del disco en directo, producido por Paco Espínola, tenéis nuevo manager, Paco Lucena, de quien tienes algunas quejas.

- Mª José Blanco, es decir “Staroffice”, nos dio la carta de libertad meses antes de grabar el directo. En cuanto a Paco Lucena, si para organizar conciertos y mover contactos es único, eso era muy dictador. Hay que aclarar un error de “Veneno del Rock". Paco es tan dictador y le gusta tanto controlar todo, que en el libro se dice que Paco Espínola quiso cambiar de batería, pero no era Espínola, sino Paco Lucena. Y también quería cambiar a Carlos. ¡La base entera del grupo! Quería echarnos del grupo… ¿Por qué? Por llegar diez minutos tarde a la cafetería del hotel Claridge en la plaza de Conde de Casal, que es desde donde partíamos a las actuaciones. Pero se llevo un cortazo de putamadre, conversación Paco y Burning, “Si hay que cambiar la base se cambia, hay que ser puntuales, yo tengo músicos…”. Risi y Johnny se le plantan: “Mira Paco, esto es un grupo de R&R, no somos Sabina ni Mondragones, aquí estamos todo en el mismo barco y no se cambia a nadie.” La bronca fue monumental, pero nos mantuvieron en la banda. Y es que yo no soy ningún “coleguita” como se dice en el libro, ¡soy un músico! Al año lo volvió a intentar, cuando estábamos en Zaragoza, ofreciéndonos a Carlos y a mí la gira de Sabina para Suramérica, jajaja, Edu Pinilla cuando lo escuchó en la habitación se tiró al charco, dijo “Paco, yo voy, sólo con los gastos pagados yo voy”, pero era una trampa, si decimos que sí, nos quedamos sin Burning y sin Sabina. Por cierto para entonces Maikol no estaba en el grupo, lo había dejado desde finales del 89 o principios del 90.

-Vino el éxito, bolos por toda España. Sí, una época mágica, de muchos conciertos multitudinarios por toda España. Hay uno en Lalín que hemos subido a internet, hay problemas al principio…

-Sí, jajá, y por mi culpa, al volver de la pulpería cuando iba a arrancar con 1, 2, 3,4, ¡¡me doy cuenta de que me había dejado las baquetas en el suelo de la pulpería!! Tuvo que ir el road manager a buscarlas. Por eso empezamos tarde.

-Y en 1992-93, cuando se esperaba como agua de mayo nuevo disco de estudio, “No mires atrás” sale tarde, y ya no con Ariola, sino con la modesta compañía del manager, en Don Lucena. ¿Qué pasó? ¿Culpa de los Burning, del manager, de Ariola?

-Bueno, teníamos nuevos temas y Ariola quiso escuchar el material, de hecho se grabaron unos temas en la misma compañía, en el estudio de grabación que tienen en el sótano, que le llaman “La Cueva”, pero no les gustó el trabajo final, y entonces Burning decide sacarlo con Don Lucena Records. Unos temas muy poderosos par la trayectoria Burning. La producción fue a cargo de Carlos Martos y Burning. Nos pasábamos en el estudio día y noche durante un mes aproximadamente, joder que buen recuerdo con Pepe, en ocasiones me quedaba en su casa a dormir, tres, cuatro horas y vuelta a los corrales. Recuerdo que una madrugada llegamos y no fuimos a dormir, como el sofá era pequeño nos echamos los dos en la cama y joder, eché una vomitona, que si no me da una papelera que tenía en la habitación, le habría puesto el dormitorio cojonudo jajajá. Y a las dos horas, para el estudio en un taxi. Por cierto, que la cuenta del bar al que íbamos durante la grabación fue de medio kilo, más o menos, claro, el grito fue monumental, pero ¡que querían!, si las botellas de Jack Daniels se bebían de dos en dos, con su Jamón, queso y demás. Los gramos de coca volaban, como las visitas de los amigos, eso sí, casi siempre, amigos de ellos, por que los colegas nuestros tenían las puertas cerradas si no llevaban farla, un detalle feo… A Pepe en cambio le daba igual quien fuese, siempre que se comportaran claro, y bueno unas rayitas también, solo que él no era nada egoísta, ni con el tabaco, ni la bebida, ni con las drogas, siempre compartía lo que tenia, era muy generoso en ese aspecto, te cuidaba mucho, yo le hecho mucho de menos. Gracias por todo Risi, tu amistad y maestría.....

-¿Cómo fue la grabación de ese disco de 1993, “No mires atrás”, el último de Pepe en estudio, si descontamos las maquetas de 1996? ¿Colaboraste tú en los temas, por ejemplo en la base de “Jamás te arrepentirás”, como me has dicho en otra ocasión? Se dice que se grababa con todos los instrumentos juntos. También me contaste que el hecho de que no se te acreditaran temas nunca fue un motivo de tu salida del grupo, más tarde.





- Se comenzaba a grabar a las 09:00 - 10:00 de la mañana con las bases, batería, bajo, guitarras base, y piano o teclados. Por las mañanas R&R, y alguna balada, por la tarde lentitas o medios tiempos. De marcha durante la grabación nada, que había que currar, la marcha nos la poníamos nosotros, tío terminábamos agotados. El primer día me grabe del tirón nueve canciones, alguna se repetía por la tarde, quieras o no, ya estabas calentito metido en el trabajo de lleno y hay que aprovechar esos momentos. Os aseguro que, en dos días, dos días y medio me termine las catorce bases. Por la noche se garbaban solos de guitarra, voces, y casi todas las mezclas.

-¿Sobraron temas? Se habló de que sobraban, y que se utilizaron algunos en otros discos.

-No sobró ninguno, esos son los que había, no se puede especular sobre si sobraron, o que si en el disco póstumo entraron los que quedaron, no es cierto. Lo que pasa es que hay muchas contradicciones entre lo que cuentan los propios músicos. Composiciones de “No mires atrás”, pues como dicen en tu libro “Veneno del rock”, casi siempre se tare la idea en pelotas viva, incluso, se sacaban riffs en el mismo ensayo, y a partir de ahí se construían las canciones. Eso en mi tierra en la de todos se llama composición en grupo. Pero claro es muy bonito decir que todos somos una piña, pero luego los derechos de autor eran para los dos, Risi y Joneras como le llamaba Pepe, y ahí empecé a mosquearme un poco. La base del tema "Jamás te arrepentirás" por ejemplo, en cuanto a baterías me refiero, es enteramente mía, es más, es una base de “Stewart Copeland”, batería de "The Police", el tema surgió a partir de esta base, y también intervino Pepe Risi, que de hecho quería que yo figurara en los créditos. El motivo por el que no estoy, ya te lo puedes imaginar. Yo también colaboré en otros temas, y no figuro nunca en créditos.



-Pues vamos llegando al final de tu época con Burning. Estuviste hasta pocos meses antes de la muerte de Pepe Risi, por lo que grabaste en 1996 las maquetas de “Sin miedo a perder” que salieron póstumamente tras la muerte de Pepe, e incluso la versión de Stukas del disco de homenaje, el 7 de febrero de 1997, según la fecha que me ha proporcionado el propio grupo. Háblanos de esas maquetas y de todo eso. Aunque antes, hacia 1995, creo que el grupo pretendía sacar un disco en acústico.

- Bueno, después de sacar “No mires a tras”, hay bolos, pocos pero hay, presentaciones oficiales me parece que cuatro, Madrid, Barcelona las dos principales, luego salen varias, no recuerdo muy bien cuantas y donde, aun que eso sobre eso das más información en tu libro. Sobre el acústico, se pensó en ello luego nos pareció mejor sacar un eléctrico, ya que después del Directo pensamos que un disco y una gira en acústico enfriarían mucho el trabajo y el sabor del directo. La banda sonaba de la ostia en directo, y es por eso que como tú dices “No mires atrás” se grabó tocando todos a la vez.

-¿Cómo andaba Pepe por entonces?

-Pepe le puso un par de huevos al asunto, a pesar de su estado de salud, que estaba empeorando por semanas, y es la primera vez que hablo de su deterioro públicamente, a pesar de tener no solo la voz muy tomada, pone toda la magia en el micro y en su querida Negrita..

-¿Y la grabación de las maquetas?



- Las canciones se traen también aquí en pelotas viva e incluso se sacan en el propio local, sale un riff, y desde ahí se empieza a trabajar. La musicalidad fluía por los cuatro costados, bueno, por los cinco en este caso jajajá. Y como ya he dicho, en este maqueta todo son temas nuevos, exceptuando el tema de Johnny, que se había grabado años antes en estudios Explanada, junto con otros cuatro que no salieron en ningún disco posterior. Estos temas de la maqueta como digo también se trabajaban entre todos, fuese de quien fuese la idea, pero al final solo se registraban a nombre de Pepe y Johnny, lo cual no era justo. Es más, la versión de Miéntelas, en realidad es una versión que yo compuse del tema “Dieron las diez” en “country”, yo la presenté en el local de la Factoría, y Johnny se descojonó de ella, se rió de la idea en mi cara, y no solo eso, sino que viene a la semana siguiente y había utilizado esa versión para la nueva versión de “Miéntelas”, ahí me encare con él, “No solo rechazas una propuesta, si no que la copias en mi cara y delante de todos mis compañeros, eso no se hace”, el resto del grupo no dijo ni mu, se callaron y escucharon todo mi reproche. A partir de ahí no volví a presentar nada más, hasta ahí podíamos llegar.

-Pero todavía en febrero de 1997 grabas el tema de homenaje a Stukas en Avilés, lo último para Burning.

-Yo diría que fue a finales de 1996, pero puede ser que fuera en esa fecha, no se. Sí, se grabó en una buhardilla, uf, que para subir las putas escaleras te cagabas, nadie quería bajar a comprar nada jeje.

-Pepe iba a cantar, pero estaba mal de voz y no pudo…

-Sí, es cierto que pepe no pudo cantar la canción “Reinas de la Noche”, solo pudo cantar unos coros muy roncos.

-Y poco después dejas Burning, ¿quizá en el propio febrero o como mucho en marzo de 1997?, meses antes de la muerte de Pepe Risi. No después de morir él, como se dice en el libro.

- Referente a mi marcha, hay que aclarar que no me fui primero con Pistones, como se ha dicho, si no con otro grupo, “De Pasada” al cual yo estaba produciendo un CD. Yo me fui de Burning en febrero del 97, poco antes de las fallas de Valencia, exactamente una semana antes. Se ha comentado por ahí que por broncas con Risi, eso no es cierto. Me fui por discrepancias entre Johnny y yo. Te lo cuento con más detalle. Me fui a tocar con “De Pasada” porque el batería Oscar les quitaba dinero a sus compañeros, los que le acogieron como un hermano. Johnny nunca quiso que tocásemos con otros grupos, pero yo tengo que comer, y tengo gastos. Entonces coincidió un concierto de Burning con una actuación con "De Pasada y Platero" en la sala Argentina-Madrid, con la cartelería colgada hacia un mes en todo Madrid y todas las entradas vendidas, y justo una semana antes salió el bolo, discutimos claro, Johnny me puso entre la espada y la pared, yo no quería en absoluto dejar Burning, ¿Cómo voy a dejar Burning, y menos por un grupo de barrio?, eso no se lo cree nadie. Pero ante la posición que me puso Johnny de “O Burning o De Pasada” ése fue su ultimátum, y no consentí que pusiesen en duda mi fidelidad y mi palabra, eso es que tu no confiabas en mí, Johnny. Y perdiste no solo un batería, sino también un buen amigo.

-Pues hemos llegado al final. Sólo queda darte la voz, para que añadas lo que desees.

-Que fueron los mejores años musicales de mi vida, y creo que para cualquier músico que pasa por Burning, le ocurre y les ocurrirá lo mismo que a mí, no quiere salir “ni para Dios”. ¡Gracias a Burning por esos maravillosos 10 años de aprendizaje del verdadero rock and roll, y por las personas que conocí a lo largo de esa carretera infinita! Gracias de todo corazón a mi madre Pilar y mi hermano Emilio Blanco, por su apoyo infinito durante 34 años de músico y a mi mujer Mabel por la confianza depositada en mí, para poder desempeñar lo que más me gusta, la música. Y gracias a ti, Ricardo, por darme la oportunidad de participar un pedacito en la historia de estos grandes, Fui, soy y seré un Burning hasta el final. Un beso a todos y todas. ¡¡Rock and roll!!



Ricardo Moyano, octubre de 2012



No hay comentarios: