martes, 7 de marzo de 2017

El juego de nuestras vidas, Campeonato de España de ajedrez 1964, fragmento. Fotografias.

El juego de nuestras vidas, Campeonato de España de ajedrez 1964, fragmento. Fotografias.


Incluyo un nuevo fragmento del libro "El juego de nuestras vidas" sobre la Historia del ajedrez grancanario, en este caso un fragmento de la parte dedicada al Campeonato de España de 1964, el primero que se disputó en Las Palmas de Gran Canaria.

Enriquezco el texto con fotografías de los participantes, facilitadas por D. José Fabelo Jr., fuerte jugador de los años 60 y 70. Como vemos, están dedicadas por los retratados al club Pérez Galdós, uno de los primeros clubes fundados en Las Palmas bajo la inspiración de Juan Rafael Betancort (no hay mucho misterio, Juan Rafael vivía en la calle Pérez Galdós, donde tenía su peña; el club llegó a participar en campeonatos de España en los años 70 con otros nombres, como cuento en el libro).

Mi agradecimiento a José Fabelo, y a Armando B. Padrón, que hizo de intermediario.... Ambos juegan todavía partidas rápidas en el parque Santa Catalina.

Llegaba el verano de 1964, y mientras los socios del club Naútico tomaban el sol, unos cuantos seres extraños se enfrascaban en sus salones con chaquetas y corbatas a jugar a un juego de madera... ¡Es que era el juego de sus vidas!.

Blas Rodríguez, Las Palmas, campeón provincial varias veces


J.P. Dominguez, Las Palmas, campeón provincial en los años 60 y 70




Campeonato de España de 1964. Las Palmas de G.C. Real Club Náutico.

El juego de nuestras vidas. Ricardo Moyano. Fragmento.

Y con la llegada del verano, da comienzo el gran acontecimiento del año, el XXIX Campeonato nacional individual. Es un torneo muy duro, ya que Antonio Medina ha regresado de Venezuela dos años atrás, y se ha proclamado ya campeón en 1963, si bien en ausencia de Pomar, único gran maestro, por lo que se discute ahora la supremacía del ajedrez nacional, reproduciendo veinte años después el debate que ya existía desde los tiempos de Alekhine, que consideraba al catalán mejor jugador. Pomar había vencido en 1962 en ausencia a su vez de Medina, por lo que era el primer campeonato en que se enfrentarían los dos favoritos.

Faltan a la cita algunos grandes jugadores: no vienen los titulados Román Torán, Farré, que tenían acceso directo, ni otros jugadores fuertes que no han disputado las semifinales, como Jesús Díez del Corral... Los campeonatos de España eran demasiado largos con el sistema de liga, y no tenían mucho atractivo económico, por lo que algunos empezaban a preferir los nuevos torneos internacionales mejor remunerados que se desarrollaban en España, o incluso reservarse para los torneos por equipos que se jugaban poco después.

Dice la revista Ajedrez Español (julio-agosto 1964):  "No es extraño que se produzcan ausencias, porque la prueba resulta demasiado larga, especialmente para los que tienen que disputar semifinales, como Díez del Corral, Lladó, Menvielle, Calvo, o Albareda. Lo que produce el problema de las confrontaciones internacionales, la F.E.D.A. tiene que elegir entre enviar a jugadores desentrenados o seguir el orden del campeonato de España, lo que no es menos peligroso."

Se refería la revista a torneos como el por equipos internacional copa Clare Benedict, recientemente disputado en el que España había obtenido un pobre cuarto puesto.

(…………..)

Pese a las ausencias, de los semifinalistas sólo falta pues en Las Palmas César Estrada, y sí vienen otros jugadores de primera fila, como el MN Pere Puig, el también M.N. Rafael Saborido, que había sido dos veces subcampeón de España y lo sería otras dos, el ex campeón nacional Jaume Lladó -éste ya conocía Las Palmas, como vimos-, o Romá Bordell, que acababa de proclamarse campeón de Cataluña, la región más fuerte y que aportaba más jugadores. Entre estos y los citados Medina y Pomar está realmente el juego, aunque todos consideran que el título se reduce a dos candidatos, los titulados internacionales Medina y Pomar.  Ambos tienen estilos muy diferentes, a Medina le gusta complicar el medio juego donde brilla con luz propia, y Pomar siempre prefiere posiciones sencillas, aparentemente anodinas, de las que emerger con una pequeña ventaja en el final, donde es insuperable. También son distintos los temperamentos, Medina es hombre de mundo, de amplia cultura, dicharachero y seductor. Pomar, hombre familiar, armoniosamente casado, ya con varios hijos, y que aunque nunca ha estudiado demasiado ajedrez, vive para el juego y para su familia. Los dos coinciden sin embargo en su exquisita educación y sencillez de trato.












Antonio Medina era ya cuarentón en el torneo de 1964: "Es catalán, pero no ejerce, ha conocido demasiado países, ciudades...tiene cierto aire de galán de los años veinte, espíritu caballeresco del medievo y pasión por las novelas policiacas. Ama la belleza femenina, es tranquilo, reposado, ameno conversador, y con una mente muy lógica...Hubiera convencido a Sócrates de que la cicuta es una tontería habiendo hermosas mujeres a las que admirar y adversarios a los que batir...Nunca le he visto lamentarse de una derrota o engrandecer una victoria. Siempre busca belleza en nuevas variantes, nuevos golpes inesperados...".


Cierran la nómina de 18 jugadores, donde destaca el peso catalán, algunos más o menos veteranos, como Eduardo Pérez el cuñado de Pomar, que ya había jugado también el torneo Cairasco en 1959, o Eduardo Franco, Ingelmo y Sicilia, fuertes jugadores de esos años, y jóvenes que por ahora tienen relativo menos lustre, como el joven e irregular sevillano Ernesto Palacios -campeón juvenil nacional en 1961, y que se proclamaría campeón en 1970-, o el también joven, pequeño y simpático Fernando Visier, campeón de Castilla -también futuro bicampeón nacional-, de estilo muy tablífero, pero peligroso cuando se le buscan complicaciones; el navarro Leuza, que fue premiado con el trofeo de la combatividad; el juvenil catalán Tejero; los gallegos Merino y Prada, y Alonso de Sevilla, etc.. Un buen plantel. Realmente no hay apenas jugadores flojos. Por parte canaria, compiten los aún jóvenes pero ya experimentados Juan Pedro Domínguez, campeón regional, con 29 años, y el campeón provincial Blas Rodríguez, ya en la treintena, aunque menos rodado que Juan Pedro.

Las Palmas se ha tomado como un desafío la perfecta organización del torneo, y al frente se han colocado los más idóneos: el propio Pierre Dumesnil, el nuevo secretario de la federación Luis Molist, Pírez y Tomás Valido (dos de los árbitros), Pedro Lezcano y Eligio Quinteiro. Sobre todo es Pedro quien asume el peso tanto de la atención a los jugadores como la confección diaria del boletín y toda la cartelera del certamen, utilizando su propia imprenta. Pedro Lezcano se muestra orgulloso de la organización, que luego el escritor y ajedrecista Pablo Morán considerará de las más perfectas hasta ese momento. Confeccionar boletines diarios del torneo no era frecuente, y la verdad es que era una tarea muy latosa. Lezcano se queja en carta a su hermano de Ricardo de la enorme tarea que le supuso: "No puedes imaginarte... además de resolver múltiples follones a venticinco tíos, se me ocurrió editar un boletín diario con todas las partidas, total veinte días acostándome a las tres de la mañana y levantándome a las siete. Y aunque el importe de los impresos del campeonato asciende a 40.000 ptas., no he hecho ningún gran negocio. No niego que el sacrificio lo he hecho con gusto, y he tenido la experiencia de levantar un tinglado deportivo que costó cerca del medio millón. Han sido, sin comparación, los mejores campeonatos de ajedrez hechos en España".   Quinteiro por su parte colabora redactando  las crónicas para el diario deportivo madrileño Marca -aunque aparecerán firmadas por Ramón Mariño-, mientras que la prensa local es atendida por los propios Dumesnil y Lezcano, a veces bajo pseudónimos. Gregorio Rodríguez Vera, el jugador tinerfeño tan querido, no sólo hace de árbitro sino además de cronista para Diario de Las Palmas. Otro integrante del equipo organizador hubiera podido ser el joven Juan Rafael Betancort, pero en ese tiempo estaba en Lanzarote. En la isla conejera, al igual que en Gran Canaria, empezaba también a desarrollarse el turismo, con sus beneficios e inconvenientes, que en el caso de la isla conejera no eran todavía de masas, y se amortiguaron gracias a la impagable labor de preservación de la naturaleza que promovió el artista Cesar Manrique. Junto al turismo, en Lanzarote arrancaban también los torneos de ajedrez y empezaba a considerarse la creación de una Delegación Insular. Fuerteventura, en cambio, tenía un desarrollo muy incipiente, aunque consta ya algún torneo no federativo organizado por un puñado de entusiastas.










Otra de las labores que asume Pedro Lezcano junto a Dumesnil es entrenar al joven Blas, tan fogoso e imprevisible por entonces. Las clases no solo son técnicas, sino de disciplina. Nada de alcohol... "Le preparamos de forma soviética" recordaría Pedro muchos años después. Pero en realidad, como luego veremos, era mejor otra táctica con el joven "animal de barra" de Schamann...

El torneo se desarrolló entre el 19 de julio y el 6 de agosto, con el apoyo del Ayuntamiento y el Cabildo, en el emblemático Real Club Náutico, con excepción de tres rondas intermedia, que se jugaron en el Círculo Mercantil. El apoyo institucional al juego era ya un hecho. Los jugadores se alojaron en el Hotel Fataga, recién inaugurado, según me ha comunicado recientemente Fernando Visier. Juan Marrero pronuncia unas emotivas palabras en la apertura en el Náutico. En la primera ronda, Blas juega con el desconocido Bayarri, que le supera. Domínguez también pierde... no va a ser fácil para los canarios.  No obstante, en la segunda ronda, Domínguez bate de forma brillante al catalán Tejero. Bayarri, que empata con Pomar y luego con Saborido, es la sorpresa, con dos puntos de tres. En la cuarta el joven catalán logra también tablas con Puig. En la quinta al fin pierde Bayarri con Eduardo Pérez, y Domínguez vence en gran forma a Visier. Blas prácticamente no está puntuando. En la sexta, Bayarri de nuevo al ataque parece que va a imponerse a su paisano Medina con la española... cuando de pronto firman tablas ¿de salón? El público, decepcionado pero educado, marcha hacia los demás murales...

Mientras los jugadores se concentran cada tarde en sus duras partidas, el estío se adueña del club Náutico: El público, siempre numeroso, se mezcla con los bañistas de la piscina que aprovechan el soleado día. Domínguez se repone de su tropiezo con el sevillano Palacios ganando a Ingelmo. Bayarri, el jugador sorpresa, entabla de nuevo, ahora con Sicilia; demasiadas tablas o respeto... El torneo avanza, Blas logra tablas contra pronóstico contra Medina, en un difícil final de torres. Medina también cede puntos enteros: pierde con Franco... El torneo se desplaza en la novena ronda al Mercantil, el centro más relevante del ajedrez desde fines de los 50. Ahí se va a disputar la partida cumbre Medina-Pomar, que tras muchas horas acaba en unas disputadas tablas. Bayarri pierde con el también juvenil Tejero y va perdiendo posiciones. Bordell encabeza provisionalmente la clasificación, gracias a los descansos y aplazadas. Pero en realidad es una larga liga a dieciocho rondas, cuyos máximos protagonistas fueron los previstos, un duelo cerrado hasta la ronda quince entre Pomar y Medina, con los demás favoritos a su sombra. El mallorquín, más tranquilo, cedía más tablas, que se compensaban con las dos derrotas de Medina, que por contra arriesgaba y ganaba más partidas. Bordell, el campeón de Cataluña, era el que más inquietaba al dúo favorito, eso sí. La partida Medina-Domínguez fue muy competida, pero en realidad Domínguez dejó escapar un fuerte...Ah2+ que hubiera refutado la combinación de Medina. También fue electrizante la partida Saborido-Medina, con una posición extremadamente compleja y el negro al borde del k.o. por tiempo, ya que tenía que realizar quince jugadas en pocos segundos. El extremo "blitz" le impide sellar la jugada secreta, que realiza sobre el tablero. Pero en la reanudación consolida la ventaja, y aunque la partida se aplaza nuevamente, Saborido rinde sin continuar. El punto permite a Medina no despegarse de Pomar, el cual había acudido con Marrero Portugués y Ramón Mariño a una de las típicas revistas habladas "Palabras" de Educación y Descanso. También se aprovechó la pausa para las típicas sesiones de simultáneas, como había sucedido en el llamado "Torneo Pomar" o "Torneo Cairasco" en 1959: Arturo ofrece por ejemplo una simultánea en Gáldar.

Finalmente, en la ronda quince se iba a producir el distanciamiento de Bordell, quedando Medina y Pomar frente a frente para las tres últimas rondas. Medina tenía una partida clave contra el propio Bordell, y tras perder calidad y asomarse al abismo, el juego pasivo de Romá le lleva a una situación igualada y tras un grave error, a caer en una red de mate.

Medina tiene la suerte de cara, porque por su parte, Pomar no puede pasar del empate frente al joven castellano Visier, después de haber estado incluso inferior. De la ronda sale sorprendentemente como líder del torneo el irregular Antonio Medina, con medio punto de más y la ventaja de que a igualdad de puntos como campeón vigente retiene el título, lo que parece fácil, máxime cuando en la siguiente ronda Pomar pierde por sorpresa con el emergente Palacios, y Medina se sitúa a punto y medio sobre Pomar y Borrell. Sin embargo, las cosas se aprietan otra vez tras la ronda dieciséis, pues ahora es Medina quien pierde con el navarro Leuza, y Pomar se sitúa otra vez a solo medio punto, con Saborido tercero a un punto.

La decimoséptima y penúltima ronda enfrenta a Domínguez con Pomar. La partida no es difícil esta vez para Pomar, a diferencia de lo ocurrido cinco años atrás. Gana el G.M., con lo que aprieta la lucha por el título hasta la última ronda.

Llega el presidente de la federación nacional, Sr. Heras, para asistir a la última ronda y entrega de trofeos. El día 6 de agosto por la mañana se juega la postrera ronda. Aunque a Antonio Medina le bastaban tablas con Visier, que ha batido un record de empates por otro lado, vence el catalán y se corona campeón con  14,5 puntos, medio punto sobre Pomar, y uno y medio sobre Saborido y Borrell. El dominio catalán tanto en número de jugadores como de puestos punteros es claro.

Se ofrece en el emblemático Real Club Náutico el acto de clausura y una florida cena con exhibición de folklore canario, a la que asisten las máximas autoridades políticas. El apoyo de la burguesía local y del régimen al ajedrez, encabezado por Marrero y Dumesnil -para quien se pide la medalla de plata al mérito deportivo, que le fue concedida poco después- es evidente. No sólo a través de la presencia en estos actos formales, sino del apoyo económico prestado por el Ayuntamiento de la capital y el Cabildo, que complementan la aportación de la Caja de Ahorros. Veamos por ejemplo la reseña del Diario de Las Palmas: "El acto estuvo presidido por el Gobernador civil accidental y presidente del Cabildo Insular, don Federico Díaz Bertrana, ocupando la mesa presidencial, el alcalde de la ciudad, don José Ramírez Bethencourt; presidente de la Federación Española de Ajedrez, don Félix Heras Fernández; presidente de la Federación de Las Palmas de Ajedrez, don Juan Marrero Portugués; presidente del Real Club Náutico de Gran Canaria, don Manuel de la Cueva Fernández; presidente de la Federación de Tenerife de Ajedrez, don José Cardona Marcet; vicepresidente de la Federación de Las Palmas de Ajedrez, don Pierre Joly Dumesnil, y sus respectivas esposas. Asimismo asistieron consejeros y concejales de las corporaciones insular y municipal, presidentes de diversas sociedades de nuestra capital, miembros de la Federación de Ajedrez de Las Palmas, representantes de prensa, radio y televisión, jugadores participante y numerosísimos, aficionados. La cena transcurrió en un tono de grata cordialidad, siendo interpretada durante la misma diversas composiciones regionales.".

Marrero Portugués toma la palabra: "A los postres, hizo uso de la palabra... Dijo que lo que hacía muy pocos meses parecía una utopía para los aficionados canarios se había convertido en una admirable realidad...aunque se contaba con la seguridad de una técnica perfecta, de buena experiencia y del apoyo de gran número de aficionados, faltaba el elemento económico que tan gentilmente brindaron las corporaciones locales, por lo que expresaba su agradecimiento y el de todos los miembros de la Federación por esta ayuda inestimable. Lo que era solo cálculo se ha llenado de valor humano. Señaló, asimismo, el esfuerzo de los participantes, quienes habían completado nada menos que 754 horas de juego, durando algunas partidas hasta 12 horas, sin contar, naturalmente, el tiempo de análisis, etc.".

   Heras en su réplica apoya la medalla para el simpático y dinámico Pierre, que se mueve incluso en Madrid por el ajedrez.

Algunos jugadores permanecieron algunos días más en Las Palmas, para desarrollar actividades complementarias, como al menos Arturo Pomar y Jaume Lladó. Y ello porque consta una cena con ambos de un selecto grupo de ajedrecistas teldenses, aunque es posible que la referencia no sea a una cena particular sino a la de clausura en el Náutico: "En las Palmas se celebró una cena con Arturito Pomar para la que Telde disponía de cuatro invitaciones. La de Juanito Galindo y la de su amigo Lucas Arencibia estaba adjudicada, y las otras se la jugaron en un torneo entre: Juan Martín de La Nuez, Juan Francisco Ojeda, Antonio Suárez Macías y Florentino Fleitas. Al final ganaron la invitación Ojeda y Antonio. En la cena participó otro campeón de España, Jaime Lladó" (Lucas Casimiro).

(……………)

  Volvamos a la actuación en el campeonato de los representantes grancanarios. Juan Pedro empezó fuerte, llegó a coquetear con los primeros puestos, pero al final, ya cansado, aflojó y terminó noveno con 9 puntos, en medio de la tabla. Blas, en cambio empezó muy mal, se le había prohibido rigurosamente probar el alcohol, y como resultado, preso de la ansiedad, no hacía más que perder. Al final, visto que era ya el claro farolillo rojo con medio punto, se le levantaron las restricciones y volvió el Blas agresivo y artista de siempre. Adiós a la preparación y las costumbres espartanas. Como diría más tarde Tahl cuando se rumorea que el Estado soviético va a prohibir el vodka, "Pues entonces el Estado va a tener un gran problema de desobediencia civil". Cuando gana su primera partida Blas a Ingelmo es felicitado por todos, y luego gana aún dos más, logrando abandonar "in extremis" el último puesto. 

Ramón Mariño, "Moncho", dedica una de sus célebres cartas radiofónicas de Radio Atlántico de homenaje al ajedrez y a la organización del torneo, que dirige a Marrero Portugués: "Querido amigo: Desde el primer día, y seguiremos hasta el último, vivimos contigo, con tus compañeros, con los participantes y con gran número de espectadores aficionados, la marcha del XXIX Campeonato Nacional de Ajedrez. La verdad es qué nos has sorprendido a todos con lo impecable, con lo redondo, que está saliendo la competición. Ciertamente, y lo decimos porque te conocemos bien, así como a casi todo ese ramillete de buenos amigos que te rodean, no esperábamos otra cosa. Pero, ya sabes lo que pasa a veces, se planifica un asunto con mil detalles, el mejor de los entusiasmos y la máxima entrega, y a la hora de la realidad, te das de narices contra cualquier pequeño imprevisto y te empaña el éxito. Afortunadamente, no es este el caso, pues los campeonatos os están saliendo rodados. Famosas figuras del ajedrez nacional y aun del ajedrez mundial se baten silenciosamente en esta guerra de marfil, reyes, reinas, caballos y castillos, la guerra ordenada, callada, noble, inteligente, paciente, incruenta y metódica, da como en las de verdad, vencedores y vencidos. Pero en ninguna otra de la vida, e incluso, naturalmente, las deportivas, habrá tanta comprensión, hidalguía y compañerismo, como entre el que logra el triunfo y el que sale derrotado. Volviendo a la organización... el detalle de los vistosos y originales tableros murales para seguir cada una de las partidas, es magnífico. Y os habéis "amañado" bien para conseguirles gratis mesas iguales y nuevas, folleto del campeonato, boletín diario sobre el desarrollo de las rondas, servicio de información, relojes nuevos, el mismo hecho de celebrar gran parte del campeonato en el espléndido marco que es el Náutico, y la gentileza de llevar tres rondas al Círculo Mercantil, pregonan por sí, esa inquietud y esos aciertos...Recibe la felicitación del Moncho".

Por cierto que para facilitar la asistencia del público a esos clubes cerrados, la federación había conseguido sin tasa tarjetas de invitación para los aficionados.

La prensa destaca la decepción de Pomar, y menciona a Borrell, Saborido y Puig como los grandes animadores del torneo. (.....)

No hay comentarios: